La Nueva - - ÚLTIMA PÁGINA -

te va a lle­var a los ex­tre­mos del com­por­ta­mien­to hu­mano: a nues­tras má­xi­mas as­pi­ra­cio­nes co­mo hu­ma­nos y a los la­dos más os­cu­ros que te­ne­mos. Ese es el via­je de César en es­ta his­to­ria en la que la gue­rra en­tre hu­ma­nos y si­mios se ha desata­do", ex­pli­ca Matt Ree­ves, que re­pi­te co­mo di­rec­tor en es­ta ter­ce­ra par­te de la pre­cue­la de es­ta sa­ga de cul­to, que se es­tre­nó el pa­sa­do jue­ves en Ar­gen­ti­na y cu­ya con­ti­nui­dad es­tá ase­gu­ra­da.

Y es que han si­do en vano los in­ten­tos rea­li­za­dos por César (Andy Ser­kis), el lí­der de los si­mios, por en­con­trar la paz en­tre hu­ma­nos y mo­nos y con­ver­tir­se en "puen­te" en­tre am­bas es­pe­cies en

Aho­ra, la gue­rra es to­tal y un ejér­ci­to hu­mano, co­man­da­do con mano hie­rro por el co­ro­nel McCu­llough (Woody Ha­rrel­son), bus­ca en el bos­que el es­con­di­te en el que se re­fu­gian los si­mios pa­ra erra­di­car­los "por­que pien­san que es ne­ce­sa­rio pa­ra la su­per­vi­ven­cia de la hu­ma­ni­dad", ase­gu­róRee­ves en una en­tre­vis­ta en Lon­dres con el me­dio es­pa­ñol RTVE.es, en la pre­sen­ta­ción in­ter­na­cio­nal eu­ro­pea de la que pro­me­te ser una de las cin­tas que ha­gan ar­der la ta­qui­lla es­te ve­rano.

El chim­pan­cé que vi­mos cre­cer en

(2011), cria­do con amor por el cien­tí­fi­co Will Rod­man (Ja­mes Fran­co), que se lo lle­vó a ca­sa de be­bé cuan­do se ven obli­ga­dos a sa­cri­fi­car a to­dos los mo­nos de un ex­pe­ri­men­to pa­ra bus­car una cu­ra pa­ra el Alz­hei­mer por­que se vuel­ven vio­len­tos, se con­vier­te en lí­der de to­dos los si­mios in­te­li­gen­tes. En El ama­ne­cer..., con la hu­ma­ni­dad al bor­de de la ex­tin­ción por la gri­pe si­mia y los mo­nos desa­rro­llán­do­se es­con­di­dos en el bos­que, el frá­gil equi­li­brio de co­exis­ten­cia en­tre si­mios y hu­ma­nos se ve frus­tra­do por cul­pa de Ko­ba (Tobby Keb­bell), un si­mio que no pu­do re­sis­tir el de­seo de ven­gan­za res­pec­to de sus an­ti­guos tor­tu­ra­do­res. César no po­día com­pren­der ese sen­ti­mien­to de odio con re­la­ción a los hu­ma­nos por­que él no ha­bía si­do tor­tu­ra­do co­mo Ko­ba, sino cria­do con amor.

“Al prin­ci­pio de la his­to­ria de

ocu­rre un in­ci­den­te que le cam­bia la vi­da a César. Es un per­so­na­je de

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.