Sá­ba­do.

La Nueva - - ÚLTIMA PÁGINA -

que ha­bían vuel­to a tra­ba­jar des­pués de sen­tir­se mal del es­tó­ma­go y tam­bién son ellos los que me­nos se la­van las ma­nos con re­gu­la­ri­dad.

“Las en­fer­me­da­des trans­mi­ti­das por los ali­men­tos im­po­nen una enor­me car­ga a la po­bla­ción bri­tá­ni­ca, y es­tos re­sul­ta­dos in­di­can una al­ta pre­va­len­cia de com­por­ta­mien­tos, que pue­den dar in­to­xi­ca­ción ali­men­ta­ria per­so­nas”, di­jo Dan Rigby, uno de los prin­ci­pa­les in­ves­ti­ga­do­res del tra­ba­jo.

Pe­ro Rigby ofre­ció una ra­zón por la cual los chefs pue­den ter­mi­nar co­me­tien­do es­tos pe­ca­dos de co­ci­na de to­dos mo­dos.

“En­mas­ca­rar el olor y el sa­bor de la car­ne es un vie­jo tru­co del ru­bro gas­tro­nó­mi­co, y sig­ni­fi­ca que los res­tau­ran­tes pue­den re­du­cir los cos­tos”, ex­pli­có.

En cuan­to a los chefs, su mal com­por­ta­mien­to pue­de

El pe­li­gro de no la­var­se bien las ma­nos

pro­ve­nir del "mie­do a per­der un pres­ti­gio­so tra­ba­jo, o un de­seo de man­te­ner su equi­po de tra­ba­jo en pie”.

“Eso --co­men­tó foo­dand­wi­ne.com-es pro­ba­ble­men­te po­co con­sue­lo pa­ra quie­nes es­pe­ran que su pró­xi­ma sa­li­da a ce­nar no los ter­mi­ne de­jan­do en­fer­mos. Ha­ce días una in­ves­ti­ga­ción re­ve­ló que las be­bi­das frías de la po­pu­lar ca­de­na de ca­fe­te­rías Star­bucks tie­nen ni­ve­les “preo­cu­pan­tes” de bac­te­rias que se en­cuen­tran en las he­ces.

Mu­chos pue­den pen­sar que los chefs de los me­jo­res es­ta­ble­ci­mien­tos ja­más cae­rían en ries­gos, pe­ro es­ta­rían equi­vo­ca­dos. La in­ves­ti­ga­ción rea­li­za­da por el pro­gra­ma de te­le­vi­sión Watch­dog, de la BBC, tam­bién en­con­tró una si­tua­ción si­mi­lar en prue­bas rea­li­za­das en las be­bi­das re­fri­ge­ra­das de otras dos gran­des ca­de­nas: Cos­ta Cof­fee y Caf­fe Ne­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.