For­ta­le­zas y fla­que­zas del puer­to an­te el “boom Va­ca Muer­ta”

La Nueva - - PORTADA - Por Ma­rio Mi­ner­vino mmi­ner­vino@la­nue­va.com

Se re­pi­te mucho. El puer­to de Bahía Blan­ca es­tá llamado a ser la ter­mi­nal na­tu­ral de ope­ra­cio­nes del gi­gan­tes­co ya­ci­mien­to de Va­ca Muer­ta en Neu­quén, y los ex­per­tos con­si­de­ran que apro­ve­char es­ta opor­tu­ni­dad po­dría po­ner a la ciu­dad en una es­ca­la de cre­ci­mien­to sin pre­ce­den­tes.

Pe­ro tam­bién se re­pi­te que la ta­rea aho­ra es po­ner to­do en con­di­cio­nes pa­ra que es­ta si­tua­ción no so­bre­pa­se las ca­pa­ci­da­des de puer­to y de la ciu­dad.

¿Cuá­les son las for­ta­le­zas y las fa­len­cias que exis­ten en es­te sen­ti­do? En pri­me­ra ins­tan­cia, el puer­to se en­cuen­tra mucho me­jor que su en­torno. Luz ama­ri­lla.

En 2011 la em­pre­sa YPF pa­teó el ta­ble­ro en el ma­pa de hi­dro­car­bu­ros al ini­ciar la ex­plo­ra­ción del ya­ci­mien­to de Va­ca Muer­ta, en la pro­vin­cia de Neu­quén, y bas­tó pa­ra que las au­to­ri­da­des del puer­to bahien­se en­ten­die­ran el im­pac­to fa­vo­ra­ble que la obra po­dría ge­ne­ral en los mue­lles lo­ca­les.

Pe­se a la efi­cien­cia de la es­ta­ción marítima lo­cal, esa po­ten­cial de­man­da de ser­vi­cios pu­so en evi­den­cia ade­más, la gran de­bi­li­dad que arras­tra el puer­to des­de ha­ce dé­ca­das más allá de sus lí­mi­tes: el pé­si­mo es­ta­do de los ac­ce­sos y la com­ple­ta de­ca­den­cia de las co­mu­ni­ca­cio­nes te­rres­tres (ca­mi­ne­ras y fe­rro­via­rias) con el área.

Esa es pre­ci­sa­men­te la si­tua­ción más com­pli­ca­da a re­me­diar en los pró­xi­mos años si se pre­ten­de que Bahía pue­da po­si­cio­nar­se co­mo la respuesta más con­ve­nien­te a la ho­ra de aten­der los mu­chos re­que­ri­mien­tos de la cuen­ca neu­qui­na, en­tre ellos la re­cep­ción y trans­por­te de la are­na especial uti­li­za­da en el pro­ce­so de ex­trac­ción de pe­tró­leo y gas.

Con más vida que nun­ca

A pe­sar de su nom­bre, que pue­de su­ge­rir un si­tio in­hós­pi­to y ári­do, Va­ca Muer­ta es un lu­gar con más vida que nun­ca. Se tra­ta de uno de los em­pren­di­mien­tos más des­ta­ca­dos de los úl­ti­mos tiem­pos en el mun­do en ma­te­ria de hi­dro­car­bu­ros, una suer­te de pa­na­cea pa­ra un país don­de la si­tua­ción ener­gé­ti­ca es una de las más se­ve­ras preo­cu­pa­cio­nes.

Des­cu­bier­to en la dé­ca­da del 30 por la Stan­dard Oil Of Ca­li­for­nia (ac­tual Che­vron), pa­sa­ron 70 años pa­ra que la pe­tro­le­ra YPF con­fir­ma­ra, en 2011, la exis­ten­cia de gas y pe­tró­leo en vo­lú­me­nes ex­tra­or­di­na­rios y de­ci­die­ra su ex­plo­ra­ción y ex­plo­ta­ción. Va­ca Muer­ta es el se­gun­do de­pó­si­to en su ti­po más gran­de del mun­do, de­trás de uno exis­ten­te en Chi­na.

El por qué de la “re­pen­ti­na” aten­ción en el ya­ci­mien­to es con­se­cuen­cia del ago­ta­mien­to en el mun­do de los de­no­mi­na­dos ya­ci­mien­tos con­ven­cio­na­les, aque­llos que per­mi­ten una ex­trac­ción bas­tan­te sim­ple del pe­tró­leo y del gas.

Va­ca Muer­ta con­tie­ne es­tos ma­te­ria­les de­ba­jo de una con­for­ma­ción geo­ló­gi­ca dis­tin­ta, ba­jo un man­to im­permea­ble de ro­cas, que obli­ga a apli­car téc­ni­cas más cos­to­sas pa­ra su ex­plo­ta­ción. Sin em­bar­go, ya no que­dan mu­chas al­ter­na­ti­vas: el mun­do ha ago­ta­do los si­tios con­ven­cio­na­les y es ca­si utó­pi­co pen­sar en en­con­trar nue­vos ya­ci­mien­tos de es­te ti­po.

En ese con­tex­to es que las em­pre­sas ini­cia­ron la ex­plo­ra­ción del lu­gar, a par­tir de lo cual Bahía Blan­ca pa­só a te­ner un pro­ta­go­nis­mo ines­pe­ra­do, por su con­di­ción por­tua­ria, co­mo si­tio ade­cua­do pa­ra cap­tar la gran va­rie­dad de ma­te­ria­les e in­su­mos re­la­cio­na­dos con la nue­va obra.

Aho­ra, la cues­tión a res­pon­der es si el puer­to, con su in­fra­es­truc­tu­ra pro­pia y com­ple­men­ta­ria, es­tá en con­di­cio­nes de dar respuesta a la de­man­da de Va­ca Muer­ta, así co­mo tam­bién a las con­se­cuen­cias de­ri­va­das de la fu­tu­ra dis­po­ni­bi­li­dad de gas, lo cual per­mi­ti­ría un im­por­tan­te cre­ci­mien­to pro­duc­ti­vo del Po­lo Pe­tro­quí­mi­co.

Cuál es el ta­lón de Aqui­les

Las ne­ce­si­da­des ope­ra­ti­vas de Va­ca Muer­ta en es­ta eta­pa ex­plo­ra­to­ria plan­tean al puer­to bahien­se dar res­pues­tas a esa de­man­da y con­for­mar una ofer­ta su­pe­ra­do­ra a las de quie­nes hoy atien­den esos re­que­ri­mien­tos.

La si­tua­ción es cla­ra: Va­ca Muer­ta ne­ce­si­ta ser abas­te­ci­do de va­rios ma­te­ria­les, por ca­so are­na, mi­ne­ra­les, ca­ñe­rías y ac­ce­so­rios, mu­chos de ellos pro­ve­nien­tes de dis­tin­tos lu­ga­res del pla­ne­ta. Pa­ra re­sol­ver esa pro­vi­sión se ne­ce­si­ta una ru­ta de lle­ga­da --marítima-- y una puer­ta de ac­ce­so: el puer­to. Pe­ro lue­go esa mer­ca­de­ría ne­ce­si­ta tras­la­do a Va­ca Muer­ta, pa­ra lo cual es me­nes­ter dis­po­ner de un trans­por­te ade­cua­do, se­gu­ro y efi­cien­te. Allí es­tá, des­de ha­ce mu­chas dé­ca­das, el ta­lón de Aqui­les del puer­to bahien­se.

Su in­fra­es­truc­tu­ra vial y fe­rro­via­ria, tan­to en es­ca­la lo­cal co­mo re­gio­nal, es ca­si inexis­ten­te. Se pue­de plan­tear un puer­to con de­ce­nas de hec­tá­reas de tie­rra asig­na­das al aco­pio de ma­te­rial des­ti­na­do a Va­ca Muer­ta y otras de­ce­nas de bu­ques car­ga­dos de mer­ca­de­ría en sus mue­lles. Pe­ro la pa­ra­do­ja es no es­tar en con­di­cio­nes de dar­le con­ti­nui­dad al trans­por­te de los mis­mos.

Va­ca Muer­ta ha he­cho vi­si­ble esas limitaciones ope­ra­ti­vas en ma­te­ria de in­fra­es­truc­tu­ra vial, ca­ren­cia ya co­no­ci­da y que tam­po­co pue­de ha­cer fren­te al cre­ci­mien­to ope­ra­ti­vo de la ter­mi­nal con sus pro­duc­tos tra­di­cio­na­les.

Por eso el Con­sor­cio de Ges­tión del Puer­to (CGPBB) ha con­tra­ta­do a Port Con­sul­tants Rot­ter­dam (PCR) --con­sul­to­ra que ha pro­yec­ta­do puer­tos de re­le­van­cia mun­dial-- pa­ra que desa­rro­lle, jun­to con un equi­po de téc­ni­cos ar­gen­ti­nos, un nue­vo plan es­tra­té­gi­co.

“La pers­pec­ti­va es te­ner una vi­sión al año 2040, con las opor­tu­ni­da­des y desafíos que se pre­sen­ten, pa­ra ad­mi­nis­trar ca­da opor­tu­ni­dad de desa­rro­llo”, in­di­can des­de el Con­sor­cio de Ges­tión.

El puer­to sa­be que el plan de 2008 ya no sir­ve pa­ra afron­tar el cre­ci­mien­to in­ter­na­cio­nal que se vi­sua­li­za. La mo­di­fi­ca­ción apun­ta a ge­ne­rar ma­yor ca­pa­ci­dad de al­ma­ce­na­mien­to, me­jo­rar la in­ter­ac­ción con Va­ca Muer­ta, su­mar ca­pa­ci­dad pa­ra re­ci­bir ae­ro­ge­ne­ra­do­res e in­cu­so me­jo­rar la re­la­ción con la co­mu­ni­dad a tra­vés de ac­ti­vi­da­des re­crea­ti­vas. PCR tra­ba­ja­rá en tres fa­ses: una de diag­nós­ti­co, otra de or­de­na­mien­to te­rri­to­rial y, por úl­ti­mo, un plan de ac­ción.

Las in­ver­sio­nes a rea­li­zar pa­ra dar al puer­to una ca­pa­ci­dad ope­ra­ti­va acor­de a las nue­vas de­man­das son in­cier­tas. De­pen­de­rán del pro­nós­ti­co que se acep­te pa­ra de­fi­nir la in­fra­es­truc­tu­ra ne­ce­sa­ria y es­ti­mar los in­gre­sos, de mo­do de po­der plan­tear su fac­ti­bi­li­dad fi­nan­cie­ra.

Las ca­ren­cias es­tán en tie­rra

Hoy el puer­to su­fre un enor­me atra­so en in­fra­es­truc­tu­ra co­mu­ni­ca­cio­nal te­rres­tre, prin­ci­pal tra­ba pa­ra aten­der, por ejem­plo, las ne­ce­si­da­des de Va­ca Muer­ta. Así co­mo "el la­do ma­rí­ti­mo" no tie­ne ma­yo­res pro­ble­mas, sí lo tie­ne el res­to de los mo­dos de tras­la­do. Pa­ra aten­der

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.