La es­cue­la pú­bli­ca bahien­se que­dó muy atrás de la pri­va­da

La la­bor ex­hi­bi­da por chi­cos de co­le­gios pú­bli­cos en las Prue­bas Apren­der 2016 fue muy in­fe­rior en re­la­ción con quie­nes van a un ám­bi­to pri­va­do. Mar­ca que la es­cue­la, por tra­di­ción un me­ca­nis­mo cla­ve de igual­dad de opor­tu­ni­da­des, no es­ta­ría pu­dien­do contr

La Nueva - - PORTADA - Fe­de­ri­co Mo­reno Fran­cis­co Ri­nal­di fmo­reno@la­nue­va.com fri­nal­di@la­nue­va.com

La es­cue­la, his­tó­ri­ca­men­te uno de los prin­ci­pa­les me­ca­nis­mos pa­ra lo­grar la igual­dad de opor­tu­ni­da­des, no es­ta­ría pu­dien­do con­tra el círcu­lo ne­ga­ti­vo de la po­bre­za y la ex­clu­sión.

Tan so­lo una mues­tra de ello es que en Bahía Blan­ca, el desem­pe­ño que ex­hi­bie­ron los chi­cos de co­le­gios pú­bli­cos en las Prue­bas Apren­der 2016 fue in­fe­rior con res­pec­to a quie­nes van a un es­ta­ble­ci­mien­to pri­va­do.

Así, en la ciu­dad, un 13,59% de los alum­nos que asis­te a quin­to o sex­to año de la Es­cue­la Se­cun­da­ria de ges­tión pri­va­da ob­tu­vo en Ma­te­má­ti­ca un ni­vel por de­ba­jo del bá­si­co, un 23% bá­si­co, un 48,43% sa­tis­fac­to­rio y el 14,96% res­tan­te avan­za­do.

Di­chos por­cen­ta­jes, pa­ra igual asig­na­tu­ra y años, se re­vier­ten en for­ma preo­cu­pan­te a la ho­ra de con­si­de­rar una de ges­tión pú­bli­ca: el 40,38% de los alum­nos eva­lua­dos mos­tró un ni­vel por de­ba­jo del bá­si­co, un 31,89% bá­si­co, un 24,22% sa­tis­fac­to­rio y ape­nas el 3,52% res­tan­te, avan­za­do.

En el ca­so de Len­gua, en los es­ta­ble­ci­mien­tos pri­va­dos, un 13,51% mos­tró un ren­di­mien­to por de­ba­jo del bá­si­co, un 13,98% bá­si­co, un 55,06% sa­tis­fac­to­rio y un 17,45% avan­za­do. Igual que en el ca­so an­te­rior, los re­sul­ta­dos cam­bian cuan­do se con­si­de­ra una es­cue­la pú­bli­ca, aun­que con me­no­res di­fe­ren­cias: un 20,32% no lle­gó a re­co­no­cer con­cep­tos bá­si­cos de Len­gua, un 25,11% lo­gró un ni­vel bá­si­co, un 45,95% sa­tis­fac­to­rio y un 8,61% avan­za­do.

A ni­vel país, la si­tua­ción es si­mi­lar, ya que mien­tras el 49,2% de los chi­cos que van a es­cue­las es­ta­ta­les ob­tu­vo un desem­pe­ño por de­ba­jo del bá­si­co en Ma­te­má­ti­ca, ese por­cen­ta­je se re­du­ce has­ta el 25,7% pa­ra el ca­so de los que van a los de ges­tión pri­va­da.

De es­ta ma­ne­ra, con­si­de­ran­do que ape­nas el 9% de los alum­nos eva­lua­dos per­te­ne­cien­te al 10% más po­bre de la po­bla­ción asis­tía a es­cue­las pri­va­das en 2016 -se­gún da­tos ofi­cia­les- y, muy por el con­tra­rio, en­tre el 10% de los ado­les­cen­tes más ri­cos, un 74% iba a una pri­va­da, la his­tó­ri­ca­men­te re­co­no­ci­da ca­pa­ci­dad del sis­te­ma edu­ca­ti­vo ar­gen­tino pa­ra re­ver­tir la de­sigual­dad ini­cial de opor­tu­ni­da­des es­ta­ría se­ve­ra­men­te cues­tio­na­da, se­gún ad­vier­ten al­gu­nos ex­per­tos en po­lí­ti­cas edu­ca­ti­vas.

“Es­tos da­tos se agra­van al co­no­cer los del Ob­ser­va­to­rio de la Deu­da So­cial Ar­gen­ti­na de la UCA, que mues­tra que el 49% de los ni­ños ar­gen­ti­nos de en­tre 0 y 14 años de edad es po­bre. Y tam­bién lo es, en un 38%, el gru­po eta­rio si­guien­te, el de los jó­ve­nes de 15 a 29 años. Es­to nos in­di­ca que son mu­chos los ado­les­cen­tes po­bres, sin opor­tu­ni­da­des pre­sen­tes y con po­cas pa­ra el fu­tu­ro, si la he­rra­mien­ta igua­la­do­ra, el co­no­ci­mien­to, se im­par­te de un mo­do tan inequi­ta­ti­vo, se­gún sea el sis­te­ma de ges­tión edu­ca­ti­va al que ac­ce­dan”, con­clu­ye un in­for­me del Cen­tro de Es­tu­dios de la Edu­ca­ción Ar­gen­ti­na (CEA) de­pen­dien­te de la Uni­ver­si­dad de Bel­grano.

“Es­te ti­po de eva­lua­cio­nes se vie­ne to­man­do des­de ha­ce ya vein­te años. Y la­men­ta­ble­men­te, los re­sul­ta­dos son siem­pre igua­les: los chi­cos po­bres tie­nen más di­fi­cul­ta­des que los más aco­mo­da­dos. En con­cre­to, la es­cue­la no dis­mi­nu­ye la de­sigual­dad, sino que la pro­fun­di­za”, re­fle­xio­nó el di­rec­tor del CEA, Alie­to Gua­dag­ni.

El es­pe­cia­lis­ta agre­gó que el sis­te­ma edu­ca­ti­vo de nues­tro país “tie­ne de­bi­li­da­des en los ni­ve­les pri­ma­rio, se­cun­da­rio y uni­ver­si­ta­rio. A ni­vel pri­ma­rio te­ne­mos el ca­len­da­rio es­co­lar más cor­to del mun­do y que en­ci­ma no se cum­ple, a ni­vel se­cun­da­rio exis­te una pro­fun­da de­sigual­dad en­tre los alum­nos que asis­ten a es­cue­las pú­bli­cas y los que asis­ten a pri­va­das, tal co­mo lo re­fle­ja el Apren­der”.

Aler­tó que es­ta de­sigual­dad tam­bién se tras­la­da di­rec­ta­men­te al ni­vel su­pe­rior, la me­jor de las op­cio­nes pa­ra ac­ce­der a un em­pleo pro­te­gi­do, es de­cir, con apor­tes ju­bi­la­to­rios, co­ber­tu­ra de sa­lud y se­gu­ros, en­tre otros be­ne­fi­cios, ya que “en la uni­ver­si­dad, de ca­da 100 nue­vos alum­nos, 70 de los que se van a gra­duar son egre­sa­dos de un se­cun­da­rio pri­va­do, mien­tras que ape­nas se­rán 28 quie­nes pro­ven­gan de un es­ta­ble­ci­mien­to es­ta­tal”.

In­clu­si­ve, com­pa­ran­do con otros paí­ses de la re­gión, nues­tro país es el que tie­ne la ta­sa de gra­dua­ción uni­ver­si­ta­ria más ba­ja de Amé­ri­ca La­ti­na. “Y eso tie­ne que ver con la in­sis­ten­cia que te­ne­mos en se­guir con un mé­to­do inú­til, co­mo lo es el in­gre­so irres­tric­to, por­que se ma­xi­mi­za la can­ti­dad de es­tu­dian­tes y mi­ni­mi­za la can­ti­dad de gra­dua­dos, da­do que in­cen­ti­va la ma­la pre­pa­ra­ción en la es­cue­la se­cun­da­ria”, se­ña­ló Gua­dag­ni.

“Es in­tere­san­te có­mo la iz­quier­da ar­gen­ti­na siem­pre es­tu­vo a fa­vor del in­gre­so irres­tric­to cuan­do cual­quier país so­cia­lis­ta cuen­ta con exá­me­nes de in­gre­so, co­mo Cu­ba, Ecua­dor o Ni­ca­ra­gua. En to­do el mun­do hay exá­me­nes de gra­dua­ción se­cun­da­ria”, ma­ni­fes­tó el es­pe­cia­lis­ta. El ope­ra­ti­vo En to­tal, par­ti­ci­pa­ron 963.470 alum­nos de 6° gra­do de pri­ma­ria y 5°/6° de se­cun­da­ria. Tam­bién res­pon­die­ron pre­gun­tas es­tu­dian­tes de 3º de pri­ma­ria y 2º o 3º de se­cun­da­ria, aun­que es­tas es­ta­dís­ti­cas aún no se co­no­cen. To­dos de­mos­tra­ron sus co­no­ci­mien­tos en Len­gua y Ma­te­má­ti­ca, con ex­cep­ción del 5º/6º de se­cun­da­rio, quie­nes ade­más pu­sie­ron a prue­ba sus sa­be­res en Cien­cias So­cia­les y Na­tu­ra­les.

Las Apren­der, fue­ron rea­li­za­das por el Mi­nis­te­rio de

Edu­ca­ción de la Na­ción (MEN), en 2016 en ca­si 31 mil es­cue­las de to­do el país, tan­to pú­bli­cas co­mo pri­va­das.

Pa­ra rea­li­zar el diag­nós­ti­co se es­ta­ble­cie­ron cua­tro ni­ve­les de desem­pe­ño: de­ba­jo del ni­vel Bá­si­co; Bá­si­co, Sa­tis­fac­to­rio y Avan­za­do. En los dos pri­me­ros ni­ve­les se con­si­de­ra que hay pro­ble­mas se­rios de co­no­ci­mien­tos, aun­que ló­gi­ca­men­te aque­llos es­tu­dian­tes que in­te­gran la ca­te­go­ría más ba­ja per­te­ne­cen al gru­po con me­nor ca­pa­ci­dad de re­fle­jar lo apren­di­do.

Al­gu­nas de las pre­gun­tas pa­ra un exa­men mo­de­lo pa­ra Ma­te­má­ti­ca fue­ron “Un ju­ga­dor de bás­quet con­vir­tió 9 y erró 15 lan­za­mien­tos al aro. ¿Cuál fue el por­cen­ta­je de lan­za­mien­tos erra­dos?” o “El au­to de Ca­ta­li­na car­ga 30 li­tros de com­bus­ti­ble. En­tra a la es­ta­ción de ser­vi­cio con 12 li­tros. El sur­ti­dor arro­ja 1 li­tro ca­da 3 se­gun­dos. ¿En cuán­tos se­gun­dos se lle­na­rá el tan­que si el sur­ti­dor con­ti­núa fun­cio­nan­do al mis­mo ritmo?”. Fuer­tes re­pa­ros gre­mia­les En la vereda gre­mial do­cen­te no hay ha­la­gos pa­ra las prue­bas Apren­der.

El ac­tual se­cre­ta­rio de For­ma­ción Po­lí­ti­ca Sin­di­cal del Su­te­ba -– y has­ta ha­ce un mes se­cre­ta­rio ad­jun­to--, En­ri­que Gan­dol­fo, enume­ró las ra­zo­nes por las cua­les los do­cen­tes des­acre­di­tan es­tos de los alum­nos bahien­ses de quin­to a sex­to año de la edu­ca­ción se­cun­da­ria que asis­ten a un es­ta­ble­ci­mien­to es­ta­tal ob­tu­vo un desem­pe­ño bá­si­co o por de­ba­jo del bá­si­co en la prue­ba Apren­der de Ma­te­má­ti­ca. En el ca­so de los pri­va­dos, fue del 37%. exá­me­nes es­tan­da­ri­za­dos.

“Ya an­ti­ci­pa­mos el año pa­sa­do que la for­ma en la que iba a ser uti­li­za­do el ope­ra­ti­vo Apren­der es jus­ta­men­te la que apa­re­ció aho­ra a la luz pú­bli­ca: res­pon­sa­bi­li­zar a los do­cen­tes de los su­pues­tos ba­jos apren­di­za­jes y po­ner el fo­co en que los mis­mos se pro­du­cen ma­yo­ri­ta­ria­men­te en la es­cue­la pú­bli­ca, po­nien­do a la pri­va­da en otro es­ca­lón”, di­jo Gan­dol­fo.

“No­so­tros sos­te­ne­mos que no ne­ce­si­ta­mos de nin­gu­na eva­lua­ción ex­ter­na, pre­ci­sa­men­te lo que la Apren­der es, una prue­ba es­tan­da­ri­za­da que con­sis­te en un gran negocio, por­que son com­pra­das a em­pre­sas in­ter­na­cio­na­les, que ya las han ven­di­do a otros paí­ses de La­ti­noa­mé­ri­ca en los que se ha im­ple­men­ta­do una re­for­ma edu­ca­ti­va que apun­ta al mer­can­ti­lis­mo”, agre­gó el di­ri­gen­te.

Pa­ra Gan­dol­fo, al­go muy im­por­tan­te pa­ra se­ña­lar es el hecho de que es­te ti­po de eva­lua­cio­nes a jó­ve­nes de la se­cun­da­ria de­jan fue­ra de con­si­de­ra­ción fac­to­res fun­da­men­ta­les de su con­tex­to so­cial.

“Los ba­jos apren­di­za­jes que se pue­den dar en al­gu­nas es­cue­las pú­bli­cas tie­nen que ver con tres cosas que es­tas prue­bas no re­gis­tran en nin­gún mo­men­to y ha­cen al con­tex­to en el que se tra­ba­ja y apren­de en la es­cue­la: en pri­mer lu­gar las con­di­cio­nes de há­bi­tat en que los chi­cos vi­ven –vi­vien­da, sa­lud, ali­men­ta­ción, etc.-, en se­gun­do lu­gar la es­ta­bi­li­dad la­bo­ral de sus fa­mi­lias,

y fi­nal­men­te el ni­vel cul­tu­ral de la fa­mi­lia en la que el chi­co se cría y desa­rro­lla”, ex­pli­có el do­cen­te.

“Si bien son fac­to­res ex­ter­nos, exó­ge­nos a la es­cue­la, es­tá com­pro­ba­do por di­ver­sos es­tu­dios, que re­per­cu­ten en la ca­pa­ci­dad de apren­di­za­je de los chi­cos. Lo que de­ci­mos es que pe­se a ello, a es­tas cues­tio­nes que la es­cue­la no pue­de so­lu­cio­nar, en la es­cue­la pú­bli­ca se apren­de, hay enor­mes es­fuer­zos por par­te de pa­dres, do­cen­tes y au­xi­lia­res pa­ra que la es­cue­la pú­bli­ca si­ga sien­do un lu­gar de apren­di­za­je pe­se a to­das las cues­tio­nes ad­ver­sas que tie­ne”, ana­li­zó.

“Es­tos re­sul­ta­dos que se pu­bli­ca­ron ha­ce po­co, ma­ni­pu­la­dos y pre­sen­ta­dos con ma­ña, no con­tem­plan to­dos los fac­to­res pre­via­men­te men­cio­na­dos y se uti­li­zan pu­ra y ex­clu­si­va­men­te pa­ra res­pon­sa­bi­li­zar al do­cen­te que da cla­ses en con­di­cio­nes mu­chas ve­ces muy ad­ver­sas”, agre­gó el sin­di­ca­lis­ta.

“Pe­ro acla­ro, no es que que­ra­mos ha­cer una de­fen­sa cor­po­ra­ti­va y de­cir que to­dos los do­cen­tes tra­ba­ja­mos bien. No nos ne­ga­mos a ser eva­lua­dos, de hecho, lo somos to­dos los años. Se­gu­ra­men­te to­dos te­ne­mos al­go ma­lo pa­ra de­cir de al­gún do­cen­te o co­no­ce­mos a uno que no se desem­pe­ña bien en sus fun­cio­nes, pe­ro no es a es­te as­pec­to que apun­ta el ope­ra­ti­vo Apren­der”, sub­ra­yó pos­te­rior­men­te.

Des­pres­ti­gio

Pa­ra Gan­dol­fo, la idea de la ad­mi­nis­tra­ción ma­cris­ta con la rea­li­za­ción de los exá­me­nes Apren­der es muy cla­ra. “La in­ten­ción del Go­bierno es en­su­ciar a los do­cen­tes de la es­cue­la pú­bli­ca, por­que es­to trae de la mano una con­se­cuen­cia ul­te­rior, que de hecho ya se es­tá vi­sua­li­zan­do, que es in­ten­tar re­for­mar el ré­gi­men la­bo­ral de los do­cen­tes, fle­xi­bi­li­zar sus con­di­cio­nes de tra­ba­jo, avan­zar sobre sus de­re­chos es­ta­tu­ta­rios y sobre las con­di­cio­nes en las cua­les se in­gre­sa a la do­cen­cia, en­tre otras cues­tio­nes”, ex­pre­só.

“Ya lo di­jo la go­ber­na­do­ra (Ma­ría Eu­ge­nia) Vidal el año pa­sa­do, aun­que des­pués el asun­to sa­lió de la agen­da pú­bli­ca: se apun­ta a im­ple­men­tar el sa­la­rio por mé­ri­to, al que ellos lla­ma­ban 'sa­la­rio por pro­duc­ti­vi­dad'. Pe­ro, ¿có­mo se de­mues­tra la pro­duc­ti­vi­dad de un do­cen­te? Yo por ejem­plo, que tra­ba­jo en el Ci­clo Bá­si­co, con to­das las con­di­cio­nes, mis alum­nos pro­ba­ble­men­te apren­de­rán muy bien. Pe­ro, ¿có­mo com­pa­rar mi desem­pe­ño con el de un do­cen­te que tra­ba­ja en una es­cue­la de El Sa­la­de­ro? Se­gu­ra­men­te él ten­drá ma­yo­res di­fi­cul­ta­des. Eso es po­ner

Alie­to Gua­dag­ni es di­rec­tor del Cen­tro de Es­tu­dios de la Edu­ca­ción Ar­gen­ti­na, de­pen­dien­te de la Uni­ver­si­dad de Bel­grano (UBE).

Es­tu­dio­so de la cues­tión edu­ca­ti­va des­de ha­ce ya va­rios años, na­ció en la Ciu­dad de Bue­nos Ai­res el 27 de febrero de 1932.

Es eco­no­mis­ta gra­dua­do en la Uni­ver­si­dad de Bue­nos Ai­res y doctor en Eco­no­mía de la Uni­ver­si­dad de Ber­ke­ley, Ca­li­for­nia, Es­ta­dos Uni­dos.

Gua­dag­ni, más allá del diag­nós­ti­co de las Apren­der, a com­pe­tir a to­dos con­tra to­dos y ge­ne­rar con­di­cio­nes ne­ga­ti­vas de tra­ba­jo”, la­men­tó el di­ri­gen­te.

Con­sul­ta­do sobre el por­que del su­pues­to ope­ra­ti­vo de des­pres­ti­gio al que re­fie­re, el di­ri­gen­te del Su­te­ba ex­pli­có: “Cuan­do es­cu­cha­mos a ase­gu­ra que es­tos re­sul­ta­dos no sor­pren­den. Pa­ra peor, las de­man­das so­cia­les no se orien­tan a exi­gir una so­lu­ción de la cues­tión edu­ca­ti­va.

"La so­cie­dad no tie­ne in­te­rés en re­sol­ver­la. Pre­gún­te­le a cual­quier pa­dre que co­noz­ca si con­sul­tó la no­ta que ob­tu­vo el co­le­gio al que en­vía a su hi­jo en el Apren­der, a la que pue­den ac­ce­der fá­cil­men­te, con­sul­tan­do al di­rec­ti­vo del es­ta­ble­ci­mien­to. Ha­ga la prue­ba y va a ver, ca­si na­die lo hi­zo", desafía el aca­dé­mi­co.

Se­ña­ló que, al fin y al ca­bo, los úni­cos per­ju­di­ca­dos ter- Fi­noc­chia­ro –-mi­nis­tro de Edu­ca­ción-- en Bahía ha­ce unas se­ma­nas sa­can­do in­me­dia­ta­men­te el te­ma de los re­sul­ta­dos de Apren­der y de los mu­chos o po­cos pa­ros del Su­te­ba pro­vin­cial y lo­cal, se no­ta cla­ra­men­te que es­tá cul­pa­bi­li­zan­do. El men­sa­je mi­nan sien­do los pro­pios chi­cos.

"Es­te año le va­mos a ne­gar el de­re­cho a la edu­ca­ción a tres millones de chi­cos, que se­ría que 'hay mu­cho au­sen­tis­mo do­cen­te y de­ma­sia­das huel­gas, es eso lo que hay que so­lu­cio­nar'. Pe­ro mien­tras tan­to, el Es­ta­do no so­lu­cio­na que el edi­fi­cio se cai­ga a pe­da­zos, que fal­te de to­do en las es­cue­las, sino que pre­fie­re po­ner el fo­co en la per­so­na no cum­pli­rán con los días de cla­se per­di­dos por los pa­ros. Más días de cla­se no ase­gu­ran una bue­na edu­ca­ción, pe­ro me­nos días de cla­se si ase­gu­ran una ma­la", ad­vier­te.

Sin em­bar­go, hay mu­chos bue­nos ejem­plos, co­mo por ejem­plo, el de los in­mi­gran­tes de paí­ses li­mí­tro­fes, co­mo pa­ra­gua­yos, bo­li­via­nos o pe­rua­nos.

"Un es­tu­dio que rea­li­za­mos con la Unes­co en el co­nur­bano bo­nae­ren­se arro­jó que los me­jo­res desem­pe­ños es­co­la­res co­rres­pon­dían a los chi­cos bo­li­via­nos, se­gui­dos de pe­rua­nos y pa­ra­gua­yos, y re­cién des­pués ve­nían los ar­gen­ti­nos.

"Las fa­mi­lias de in­mi­gran­tes tie­nen un enor­me sen­ti­do de la res­pon­sa­bi­li­dad que de­be­ría­mos imi­tar, y le dan un gran va­lor a la edu­ca­ción. Tal co­mo ha­cían nues­tros abue­los". que va a tra­ba­jar to­dos los días”.

El do­cen­te sos­tu­vo, ade­más, que el hecho de que es­tas eva­lua­cio­nes se ha­yan rea­li­za­do en otros paí­ses de La­ti­noa­mé­ri­ca en los que ya se im­ple­men­tó una re­for­ma edu­ca­ti­va no es una ca­sua­li­dad. “Ya se dio en Chi­le, Ecua­dor, Mé­xi­co... son re­for­mas pro­mer­ca­do.

"En Ar­gen­ti­na ya se en­vió el pro­yec­to a la cámara de Dipu­tados, al que pom­po­sa­men­te lla­man Plan Maes­tro y cu­yo avan­ce no­so­tros de­nun­cia­mos co­mo un ca­mino a mer­can­ti­li­zar aún más el ac­ce­so al co­no­ci­mien­to.

A fin de mes, jus­ta­men­te, ha­re­mos un en­cuen­tro con es­pe­cia­lis­tas po­nien­do el eje en la crí­ti­ca al Plan Maes­tro”, an­ti­ci­pó.

La pre­sión no re­cae so­lo en la edu­ca­ción pú­bli­ca en ge­ne­ral, sino en ca­da es­ta­ble­ci­mien­to de ma­ne­ra in­di­vi­dua­li­za­da. “Si bien no se ha ex­pli­ci­ta­do, ya exis­te un rán­king de es­cue­las en el que se in­di­ca en cuál se pue­de apren­der bien y en cuál no.

Co­mo con­se­cuen­cia, pa­ra te­ner una me­jor po­si­ción en ese rán­king, se ge­ne­ra que bue­na par­te de la pre­sión va­ya di­ri­gi­da a que los alum­nos se­pan res­pon­der el ti­po de prue­ba que va a ser pre­sen­ta­da.

En­ton­ces el pro­gra­ma va di­ri­gi­do a que los chi­cos pue­dan res­pon­der es­pe­cí­fi­ca­men­te eso, lo que con­lle­va una pre­ca­ri­za­ción de los co­no­ci­mien­tos, por­que las prue­bas co­mo las Apren­der en mu­chos ca­sos eva­lúan cosas que no son pa­ra na­da sig­ni­fi­ca­ti­vas pa­ra el apren­di­za­je”, de­nun­ció.

Pa­ra con­cluir, Gan­dol­fo sos­tu­vo que las crí­ti­cas a es­te ti­po de exá­me­nes a los que se so­me­te al alum­na­do no na­cie­ron con el ac­tual go­bierno, sino que años an­te­rio­res ya se lo ha­cía con las de­no­mi­na­das PI­SA --tam­bién in­ter­na­cio­na­les--, aun­que con la sal­ve­dad de que “esas acla­ra­ban que fac­to­res im­por­tan­tes co­mo el con­tex­to so­cial no eran te­ni­dos en cuen­ta”.

“Lo que no­so­tros re­sal­ta­mos es que aun en con­di­cio­nes ad­ver­sas, en la es­cue­la pú­bli­ca se apren­de y se apren­de bien. Si no, ¿có­mo se ex­pli­ca que chi­cos de es­tas es­cue­las ga­nen olim­pia­das de ma­te­má­ti­ca, bio­lo­gía u otras ma­te­rias?. Ese co­no­ci­mien­to no se pro­du­ce en otro lu­gar que no sea la es­cue­la. Lo que es­ta no pue­de re­me­diar son las de­sigual­da­des so­cia­les, fac­to­res muy im­por­tan­tes a la ho­ra de apren­der”.

“Más días de cla­se no ase­gu­ran una bue­na edu­ca­ción, pe­ro me­nos días de cla­se si ase­gu­ran una ma­la”, ad­vier­te el es­pe­cia­lis­ta de la UBE Alie­to Gua­dag­ni.

FO­TOS: FA­CUN­DO MO­RA­LES Y EM­MA­NUEL BRIANE

Se­gún Gan­dol­fo, las prue­bas Apren­der no tie­nen en cuen­ta las di­fi­cul­ta­des so­cia­les que atra­vie­san mu­chos chi­cos.

72%

His­tó­ri­ca­men­te, la edu­ca­ción pú­bli­ca ar­gen­ti­na fue el me­ca­nis­mo más efi­caz pa­ra ni­ve­lar las di­fe­ren­cias so­cio­eco­nó­mi­cas.

Pa­ra Gua­dag­ni, las fa­mi­lias in­mi­gran­tes de los paí­ses li­mí­tro­fes le dan un ma­yor va­lor a la edu­ca­ción que las ar­gen­ti­nas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.