Las can­ti­ni­tas de Whi­te, con un des­tino ca­da vez más in­cier­to

La co­mu­na pu­so en va­lor a la calle Gui­ller­mo To­rres y eso po­ten­cia­ría a los pin­to­res­cos lo­ca­les. Sin em­bar­go, no es­tá cla­ro si re­cu­pe­ra­rán bri­llo.

La Nueva - - PORTADA - Mmi­ner­vino@la­nue­va.com

POR EL MO­MEN­TO, SI­GUEN CE­RRA­DAS Ma­rio Mi­ner­vino

A ca­si 20 años de inau­gu­ra­das, en sep­tiem­bre de 1997, con su sin­gu­lar pre­sen­cia en el pai­sa­je urbano y cla­ra­men­te re­co­no­ci­das por quie­nes con­cu­rren a In­ge­nie­ro Whi­te, las "can­ti­ni­tas" pro­pie­dad de la Mu­ni­ci­pa­li­dad se man­tie­nen ce­rra­das y en pri­ni­ci­pio le­jos de una po­si­ble reac­ti­va­ción.

Con la re­cien­te pues­ta en va­lor de calle Gui­ller­mo To­rres --se am­plia­ron sus ve­re­das y se me­jo­ró de ma­ne­ra no­ta­ble su equi­pa­mien­to urbano--, es­tas cons­truc­cio­nes pa­sa­ron a te­ner una nue­va "vi­si­bi­li­dad" co­mo po­ten­cial pun­to gas­tro­nó­mi­co, aun­que su es­ta­do ge­ne­ral no es cla­ro y es di­fí­cil aven­tu­rar si re­sul­ta fac­ti­ble una rea­per­tu­ra.

Con su ha­bi­tual her­me­tis­mo, des­de la Se­cre­ta­ría de In­fra­es­truc­tu­ra de la co­mu­na sim­ple­men­te se ma­ni­fes­tó que exis­te "una in­quie­tud" por con­si­de­rar el es­ta­do edi­li­cio de las mis­mas y rea­li­zar un diag­nós­ti­co de si­tua­ción, aun­que no es cla­ro de qué área de la co­mu­na de­pen­de­ría su pues­ta en ope­ra­ti­vi­dad.

Des­de el área del Ins­ti­tu­to Cul­tu­ral, Ri­car­do Mar­go men­cio­nó no te­ner re­la­ción di­rec­ta con el te­ma, aun­que ma­ni­fes­tó su idea per­so­nal de que lo ideal se­ría pen­sar en su ter­ce­ri­za­ción --en­tre­gar­las al ma­ne­jo de par­ti­cu­la­res--, con el co­bro de un ca­non que po­dría des­ti­nar­se a en­ti­da­des de bien pú­bli­co.

Tam­bién ha­bría que re­sol­ver qué ti­po de ser­vi­cios pres­ta­ría, de mo­do de no afec­tar el fun­cio­na­mien­to de co­mer­cios si­mi­la­res que ya se en­cuen­tran en el lu­gar.

En sep­tiem­bre de 1997 el en­ton­ces in­ten­den­te Jai­me Linares dio el vis­to bueno pa­ra la cons­truc­ción de los tres mó­du­los al que se men­cio­nó co­mo "can­ti­ni­tas", si­guien­do las lí­neas de la ar­qui­tec­tu­ra po­pu­lar whi­ten­se.

Las uni­da­des fue­ron pen­sa­das pa­ra di­fun­dir las co­mi­das tra­di­cio­na­les --dos de ellas-- y ser aten­di­das por ex­per­tos en el te­ma.

Se pin­ta­ron de co­lo­res vi­vos --ro­jo, ver­de, ama­ri­llo y azul--, se cons­tru­ye­ron con es­truc­tu­ra de hie­rro, cie­rre de cha­pa y te­chos a cua­tro aguas.

Dos mó­du­los al­ber­gan can­ti­nas y el ter­ce­ro, el del cen­tro, se pen­só pa­ra la ex­po­si­ción y ven­ta de ar­te­sa­nías.

Ca­da una tie­ne una su­per­fi­cie de 49 me­tros cua­dra­dos y, se es­ti­ma, per­mi­ten la aten­ción de unas 30 per­so­nas. En­tre ca­da uni­dad se ubi­can pér­go­las, las cua­les fue­ron cons­trui­das por el Cen­tro de For­ma­ción Pro­fe­sio­nal 401, con la idea de alen­tar la es­ta­día al ai­re li­bre.

Jun­to con es­ta obra se pu­so en va­lor a la pla­za ale­da­ña, con par­qui­za­ción, jue­gos in­fan­ti­les y car­te­les del fe­rro­ca­rril.

SE­BAS­TIÁN COR­TÉS - LA NUE­VA.

Los lo­ca­les fue­ron pen­sa­dos pa­ra pro­mo­ver la gas­tro­no­mía tra­di­cio­nal, así co­mo las ar­te­sa­nías. Se inau­gu­ra­ron dos décadas atrás.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.