Otro mal pa­so de Olim­po ante Co­lón, en San­ta Fe

Olim­po vol­vió a per­der con el Sa­ba­le­ro. 2-1 en una can­cha em­ba­rra­da. Fue el 6º co­te­jo de pre­tem­po­ra­da.

La Nueva - - PORTADA - Ser­gio Daniel Peys­sé speys­se@la­nue­va.com En­via­do es­pe­cial a San­ta Fe

An­tes de que em­pie­ce el tor­neo, Olim­po sen­ti­rá en lo más pro­fun­do de su ser que de­be­rá ju­gar otro co­te­jo amis­to­so. No im­por­ta con­tra quién. Tam­po­co le de­be in­tere­sar dón­de. Pe­ro es im­pe­rio­sa una re­van­cha. En lo aními­co y en lo fut­bo­lís­ti­co. Por­que de al­gu­na ma­ne­ra, y ya con la mi­ra en el de­but fren­te a Bo­ca, tie­ne que de­jar atrás, en­te­rrar y des­ha­cer­se de la do­ble pesadilla que le hi­zo vi­vir Co­lón en San­ta Fe, con el que per­dió el miér­co­les en el es­ta­dio Bri­ga­dier Es­ta­nis­lao López, y tam­bién ayer, 2-1 en el com­ple­jo del Sa­ba­le­ro.

Sí, us­ted di­rá: es un par­ti­do in­for­mal, no hay que dra­ma­ti­zar. Yo con­tes­to: una de­rro­ta, en cual­quier otro deporte, no es tan do­lo­ro­sa co­mo en un en­cuen­tro de fút­bol, sea en el ni­vel que sea.

Y Ma­rio Sciac­qua, el DT au­ri­ne­gro, pue­de dar fe de eso. Se fue preo­cu­pa­do otra vez, pe­ro bas­tan­te más con­for­me con el ren­di­mien­to de su equi­po que ha­ce tres días atrás.

Sí o sí hay que se­pa­rar el aná­li­sis en dos par­tes. En la pri­me­ra, de 35 mi­nu­tos, ju­ga­ron los po­si­bles ti­tu­la­res de Olim­po fren­te a un mix del ro­ji­ne­gro san­ta­fe­sino.

El de Bahía, con el ca­rac­te­rís­ti­co 4-1-4-1, en una can­cha mo­ja­da, rá­pi­da y con bas­tan­te ba­rro, mo­no­po­li­zó el ba­lón, usu­fruc­tuó el tra­ba­jo de los vo­lan­tes in­ter­nos (Blan­co y Te­lle­chea) co­mo des­car­gas y man­tu­vo ac­ti­va su úni­ca va­rian­te de ata­que: bo­las al va­cío pa­ra Ca­ba­llu­ci y Man­ci­ne­lli; y cen­tros a la olla.

Des­de los cos­ta­dos, la vi­si­ta vol­có al área in­fi­ni­da­des de pe­lo­tas, aun­que no to­das pa­sa­ron cer­ca de don­de es­ta­ba Vila.

Hay una ca­rac­te­rís­ti­ca que no pue­de pa­sar por al­to: el des­plie­gue de Olim­po es des­co­mu­nal. Pe­ro exis­te la otra par­te, la fal­ta de coor­di­na­ción en el re­tro­ce­so, lo que pro­vo­ca lo que an­tes no su­ce­día: una o dos si­tua­cio­nes de se­rio pe­li­gro le al­can­zan al ad­ver­sa­rio pa­ra des­ni­ve­lar el mar­ca­dor.

En la se­gun­da eta­pa, tam­bién de 35 mi­nu­tos, Sciac­qua cam­bió a los on­ce ju­ga­do­res y ese equi­po, con He­rranz de me­dio­cam­pis­ta cen­tral y La­cun­za de "6", fue más com­pac­to, in­ci­si­vo y agre­si­vo que el due­ño de ca­sa.

Sin em­bar­go, a Tro­yansky y a Axel Rodríguez no le sa­lió na­da de na­da en el área enemi­ga y la chan­ce de po­der igua­lar no es­tu­vo a mer­ced de nin­gún otro fut­bo­lis­ta.

El re­fres­co de Olim­po se apro­ve­chó de un can­sa­do elen­co sa­ba­le­ro y lo des­bor­dó por to­dos los flan­cos, aun­que la fal­ta de sor­pre­sa, pro­fun­di­dad y va­rian­tes hi­cie­ron que el ar­que­ro Chic­co se ten­ga que em­ba­rrar po­co y na­da en bus­ca de ba­lo­nes pe­li­gro­sos.

"Me gus­tó la ac­ti­tud de es­te equi­po en sa­lir a bus­car el par­ti­do pe­se a có­mo es­ta­ba el te­rreno. Por suer­te no hu­bo que la­men­tar le­sio­nes", co­men­tó Ma­rio Sciac­qua.

Ma­ña­na, día de elec­cio­nes, si Olim­po tie­ne que ele­gir un ri­val pa­ra otro amis­to­so y con­ti­nuar con su pues­ta a pun­to, se­gu­ra­men­te no se­rá Co­lón. Se lo pue­do ase­gu­rar…

No le da tre­gua. El Po­la­co Bas­tía si­gue de cer­ca los mo­vi­mien­tos de Emi­li­ano Te­lle­chea, en los pri­me­ros 35 mi­nu­tos don­de ju­ga­ron los ti­tu­la­res de Olim­po.

Fran­co Tro­yansky lle­ga tar­de ante el achi­que de Chic­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.