No­roes­te: otro de­li­to que casi ter­mi­na en tra­ge­dia

Adán To­le­do sor­pren­dió a dos de­lin­cuen­tes en el in­te­rior de su ca­sa. “Da­le, sa­cu­di­le”, le di­jo uno de los la­dro­nes a su cóm­pli­ce, se­gún su mu­jer.

La Nueva - - PORTADA -

Los in­di­vi­duos ha­bían pre­pa­ra­do pa­ra lle­var­se va­rios ar­tícu­los elec­tró­ni­cos y otros ele­men­tos, aun­que fi­nal­men­te de­bie­ron huir con las ma­nos va­cías.

LE QUEBRARON UNA PATA A SU PE­RRO

Cuan­do aún per­ma­ne­ce a flor de piel el tris­te re­cuer­do del cri­men de Ra­mi­ro Ba­rra­gán, ba­lea­do por de­lin­cuen­tes du­ran­te un asal­to en su co­mer­cio, otro ve­cino del ba­rrio No­roes­te atra­ve­só an­te­ano­che un di­fí­cil mo­men­to, cuan­do regresó a su ca­sa y se en­fren­tó con dos la­dro­nes que se en­con­tra­ban en el lu­gar.

“Fue la mano de Dios que cui­dó de su vida, por­que si no hoy no la es­ta­ría con­tan­do”, co­men­tó Es­ter Es­pi­no­za al des­cri­bir la trau­má­ti­ca ex­pe­rien­cia que el úl­ti­mo sá­ba­do, mi­nu­tos des­pués de las 20, le to­có vi­vir a su ma­ri­do Adán Eze­quiel To­le­do.

Es que apa­ren­te­men­te uno de los in­di­vi­duos se en­con- tra­ba armado y fue alen­ta­do por su cóm­pli­ce pa­ra dis­pa­rar contra el pro­pie­ta­rio del lu­gar. Afor­tu­na­da­men­te el des­co­no­ci­do no lo hi­zo y To- le­do só­lo re­sul­tó con al­gu­nos ras­gu­ños su­fri­dos du­ran­te el for­ce­jeo.

La mu­jer des­cri­bió que am­bos son pas­to­res de la Igle­sia Wes­le­ya­na y se ha­lla­ban rea­li­zan­do su ac­ti­vi­dad re­li­gio­sa cuan­do los la­dro­nes ac­ce­die­ron por la par­te tra­se­ra de la vi­vien­da ubi­ca­da en Pa­tri­cios 1581.

“Mi ma­ri­do es­ta­ba en un dis­ci­pu­la­do con un gru­po de jó­ve­nes y yo me en­con­tra­ba el tem­plo (en Pa­tri­cios al 1700) con mu­je­res de la igle­sia. A eso de las 20.15 él vol­vió y pa­só to­do es­to”, co­men­zó des­cri­bien­do Es­ter.

Agre­gó que “siem­pre de­jo la luz en­cen­di­da en la co­ci­na y en un ba­ño que da a un pa­si­llo. Cuan­do mi ma­ri­do en­tró fue a ese ba­ño y al sa­lir sin­tió que al­guien ha­bla­ba, y eran es­tas per­so­nas que es­ta­ban en el la­va­de­ro”.

Tam­bién men­cio­nó que pa­ra ac­ce­der al in­mue­ble des­tro­za­ron re­jas y puer­tas.

“Hi­cie­ron un desas­tre. Te­nía ro­pa col­ga­da y to­ma­ron una cam­pe­ra pa­ra en­vol­ver­se la mano y romper el vi­drio sin las­ti­mar­se”.

Vio­len­tos

Del mis­mo mo­do, se­ña­ló que los de­lin­cuen­tes ac­tua­ron de una ma­ne­ra muy vio­len­ta y las­ti­ma­ron a una de sus mascotas.

“Te­ne­mos dos pe­rros bo­xer, que son pa­dre e hi­jo. Al más chi­co le quebraron una pata gol­peán­do­lo con el tro­zo de un mue­ble o un fie­rro”.

Es­ter co­men­tó que su esen po­so reac­cio­nó e hi­zo fren­te a los des­co­no­ci­dos.

“Los en­fren­tó y les ti­ró la me­sa en­ci­ma. Uno de ellos era un chi­co jo­ven, de es­ta­tu­ra me­dia­na, y no sé qué ca­ra le ha­brá pues­to mi ma­ri­do que uno de ellos le di­jo al otro: `da­le, sa­cu­di­le... por­que si no no po­de­mos sa­lir de acá. Al otro no lo pu­do ver por­que te­nía pues­to un bu­zo con ca­pu­cha´”.

Re­fi­rió que en esa cir­cuns­tan­cia se pro­du­jo un for­ce­jeo y fi­nal­men­te los la­dro­nes es­ca­pa­ron por los te­chos.

“No al­can­za­ron a lle­var­se na­da, aun­que te­nían to­do pre­pa­ra­do. Ha­bían de­ja­do los ar­tícu­los elec­tró­ni­cos y co­sas que hay en una ca­sa”.

Tras un lla­ma­do al te­lé­fono de emer­gen­cias 911, per­so­nal del Co­man­do de Pa­tru­lla con­cu­rrió al si­tio, aun­que los efec­ti­vos no lo­gra­ron dar con los su­je­tos.

“Por suer­te la po­li­cía vino en­se­gui­da. Que­dé muy shoc­kea­da por lo ocu­rri­do, por­que nun­ca nos ha­bía pa­sa­do al­go así".

Di­jo que pre­vio al he­cho ob­ser­vó la pre­sen­cia de va­rios jó­ve­nes en una es­qui­na, los cua­les pa­re­cían es­tar observando los mo­vi­mien­tos del lu­gar.

“Cree­mos en Dios y en que nos va a pro­te­ger. Hu­bie­ra si­do mu­cho peor si ha­bía al­guien cuan­do en­tra­ron, por­que no tie­nen pie­dad y no les im­por­ta na­da”, fi­na­li­zó.

SE­BAS­TIÁN CORTÉS-LA NUE­VA.

El he­cho ocu­rrió en Pa­tri­cios 1581, a me­tros del lo­cal en el que días atrás fue ase­si­na­do el co­mer­cian­te Ra­mi­ro Ba­rra­gán.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.