Vi­vir des­co­nec­ta­do... por el ce­lu­lar

La Nueva - - PARA EMPEZAR. -

El chi­co si­gue en­fras­ca­do en su ce­lu­lar. Le­jos del mun­do que lo ro­dea, no se per­ca­ta que a dos me­tros su­yo pa­sa ca­mi­nan­do quien hu­bie­ra si­do la mu­jer de su vi­da. So­lo una mi­ra­da, una pa­la­bra, un ges­to, hu­bie­ra si­do su­fi­cien­te para lla­mar la aten­ción de esa jo­ven. Pe­ro el en­cuen­tro no se dio. Y la his­to­ria de amor, la­men­ta­ble­men­te, tam­po­co.

*** Esos apa­ri­ti­tos, es­tá cla­ro, mo­di­fi­ca­ron la vi­da y las re­la­cio­nes del in­di­vi­duo, de­jan­do ca­si sin op­ción a quie­nes no es­ta­ban con­ven­ci­dos del cam­bio. Y aunque tra­je­ron enor­mes be­ne­fi­cios para la vi­da la­bo­ral y so­cial, hoy se pa­ga el pre­cio de al­gu­nos há­bi­tos un tan­to no­ci­vos que es­tán arrai­ga­dos a nues­tra con­duc­ta.

Es­ta ma­nía de no po­der se­pa­rar­nos del mó­vil, in­clu­so tie­ne nom­bre pro­pio: no­mo­fo­bia. ¿Pe­ro a quién le im­por­ta esa de­no­mi­na­ción?

Co­mo la del chi­co que per­dió el tren del gran amor de su vi­da, exis­ten cer­ca de no­so­tros de­ce­nas de his­to­rias ni­mias que, qui­zás, no nos re­sul­tan tan ex­tre­mas co­mo aque­lla. Pe­ro que de­be­rían za­ma­rrear­nos un po­co. Ha­cer­nos en­ten­der que nos di­so­cia­mos del mun­do, de los afec­tos y de los pe­que­ños gra­tos mo­men­tos que nos en­tre­ga la vi­da ta­pa­dos por el in­men­so es­ce­na­rio de apli­ca­cio­nes que emer­gen de ese apa­ra­ti­to.

Es­ta es­pe­cie de adic­ción ha pro­vo­ca­do, in­clu­so, ini­cia­ti­vas co­mo las del go­bierno por­te­ño, que re­sol­vió ins­ta­lar en la es­qui­na de la ave­ni­da Del Li­ber­ta­dor y Ra­mos Me­jía una se­rie de lu­ces LED pe­ga­das al sue­lo, sin­cro­ni­za­das con el se­má­fo­ro co­mún y que fun­cio­nan para los pea­to­nes dis­traí­dos... por el ce­lu­lar. *** Tres mu­je­res. Una abue­la jo­ven, de esas que na­da tie­nen que ver con las "no­nas" de an­tes, su hi­ja ca­si trein­tea­ñe­ra y la nie­ta de unos dos años.

La he­la­de­ría tie­ne más mo­vi­mien­to en esos jue­gos des­ti­na­dos a los chi­cos que en las me­sas pro­li­ja­men­te sub­ya­cen­tes. Ape­nas una lu­ce ocu­pa­da por las dos mu­je­res ma­yo­res, quie­nes no sa­can la mi­ra­da de sus ce­lu­la­res.

Has­ta que la abue­la es­cu­cha bal­bu­cear a su nie­ti­ta. Y acu­de a ella, pe­ro sin des­pren­der­se del "apa­ra­ti­to", que es­ta vez ha­ce las ve­ces de cá­ma­ra fo­to­grá­fi­ca.

Click... Y el en­vío de la fo­to a su hi­ja... ubi­ca­da a dos me­tros. -Mi­ra­la a Ani­ta. ¡Qué her­mo­su­ra! -¡No lo pue­do creer ma­má! ¿Vis­te qué gran­de que es­tá? ¿Qué ha­cía col­ga­da en esa ha­ma­ca? Ani­ta, a tres me­tros si­gue ju­gan­do. So­li­ta­ria. En­tre­gan­do otros men­sa­jes ma­ra­vi­llo­sos que nin­gún ce­lu­lar ni co­ra­zón cer­cano con­ten­drá ja­más.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.