Ra­joy ha­bló fren­te a una Ca­ta­lu­ña de due­lo

La Nueva - - PARA EMPEZAR. -

En pleno con­flic­to con los se­pa­ra­tis­tas ca­ta­la­nes, el je­fe del go­bierno Ma­riano Ra­joy pi­dió ayer a los es­pa­ño­les que par­ti­ci­pen ma­si­va­men­te en la ma­ni­fes­ta­ción del sá­ba­do en Bar­ce­lo­na, para ex­pre­sar su "amor" a una Ca­ta­lu­ña mar­ti­ri­za­da por los aten­ta­dos de la se­ma­na pa­sa­da.

Des­pués de los ata­ques que dejaron 15 muer­tos en Bar­ce­lo­na y Cam­brils, una lo­ca­li­dad cos­te­ra ubi­ca­da 120 km al sur, Ra­joy em­pleó es­te vier­nes un tono inusual­men­te ca­lu­ro­so ha­cia Ca­ta­lu­ña, pi­dien­do la uni­dad de to­dos fren­te a la ame­na­za yiha­dis­ta.

Así, en una con­fe­ren­cia de pren­sa tras el con­se­jo de mi­nis­tros, ani­mó "a to­do el mun­do a par­ti­ci­par en la ma­ni­fes­ta­ción de ma­ña­na (hoy sá­ba­do) en Bar­ce­lo­na".

"Allí, con to­da la so­cie­dad ca­ta­la­na y to­da Es­pa­ña (...) vol­ve­re­mos a dar un men­sa­je cla­ro de uni­dad y de re­pul­sa al te­rro­ris­mo y de amor a la ciu­dad de Bar­ce­lo­na", aña­dió Ra­joy, que es­ta­rá en la mar­cha jun­to con el rey Fe­li­pe VI, el pre­si­den­te re­gio­nal ca­ta­lán Car­les Puig­de­mont, la al­cal­de­sa de Bar­ce­lo­na Ada Co­lau y mu­chos otros di­ri­gen­tes po­lí­ti­cos.

Se­rá la primera vez que un mo­nar­ca par­ti­ci­pa en una ma­ni­fes­ta­ción en Es­pa­ña, un ges­to con el que don Fe­li­pe "va a ex­pre­sar allí su ca­ri­ño a los ciu­da­da­nos de Bar­ce­lo­na, de Cam­brils, de Ca­ta­lu­ña", ex­pli­có el je­fe de go­bierno.

Ra­joy man­tie­ne una ten­sa re­la­ción con el go­bierno na­cio­na­lis­ta ca­ta­lán, de­ci­di­do a con­vo­car el 1 de oc­tu­bre un re­fe­ren­do de au­to­de­ter­mi­na­ción, que se­gún Ma­drid es ile­gal y no ten­drá lu­gar.

En uno de tan­tos cru­ces de de­cla­ra­cio­nes, el pre­si­den­te del go­bierno es­pa­ñol lle­gó a arre­me­ter con­tra los "de­li­rios au­to­ri­ta­rios" de los se­pa­ra­tis­tas, ma­yo­ri­ta­rios en el Par­la­men­to ca­ta­lán.

El Fi­nan­cial Ti­mes re­co­gía es­te vier­nes una en­tre­vis­ta con Puig­de­mont, en la que que­dó cla­ro que el con­flic­to po­lí­ti­co si­gue muy vi­vo pe­se al shock de los aten­ta­dos.

Puig­de­mont acu­só al go­bierno es­pa­ñol de "uti­li­zar la se­gu­ri­dad con fi­nes po­lí­ti­cos", ya que se­gún él blo­queó la con­tra­ta­ción de agen­tes adi­cio­na­les de po­li­cía en Ca­ta­lu­ña.

El di­ri­gen­te ca­ta­lán reite­ró igual­men­te su vo­lun­tad de ce­le­brar la con­sul­ta pro­me­ti­da.

"Te­ne­mos más de 6.000 ur­nas lis­tas. No veo có­mo el Es­ta­do po­dría pa­rar­lo", di­jo al FT.

Pre­ci­sa­men­te, la in­ves­ti­ga­ción po­li­cial de los ata­ques se vio sal­pi­ca­da por el pul­so po­lí­ti­co en­tre Ma­drid y Bar­ce­lo­na.

La ac­tua­ción de la po­li­cía ca­ta­la­na, los Mos­sos dEs­qua­dra, re­ci­bió nu­me­ro­sos elo­gios por su ce­le­ri­dad, aunque tam­bién crí­ti­cas de sin­di­ca­tos de po­li­cía y Guar­dia Ci­vil, que la acu­sa­ron de ex­cluir­los de las pes­qui­sas por mo­ti­vos po­lí­ti­cos.

Ra­joy qui­so es­te vier­nes cal­mar los áni­mos, re­co­no­cien­do el "enor­me tra­ba­jo" de los Mos­sos, y des­ta­can­do que gra­cias a su la­bor, jun­to con otros cuer­pos po­li­cia­les, "el nú­cleo bá­si­co de la cé­lu­la" que­dó "com­ple­ta­men­te des­ar­ti­cu­la­do en ape­nas 100 ho­ras".

"Ello di­ce mu­cho de la pre­pa­ra­ción y ca­pa­ci­dad de los Mos­sos", a los que ex­ten­dió su fe­li­ci­ta­ción jun­to a la po­li­cía y la Guar­dia Ci­vil, dos cuer­pos de ám­bi­to es­ta­tal.

Asi­mis­mo, Ra­joy ase­ve­ró que en la in­ves­ti­ga­ción de los aten­ta­dos ha ha­bi­do una co­la­bo­ra­ción "flui­da y cons­tan­te", tan­to a ni­vel po­lí­ti­co, con el go­bierno ca­ta­lán, co­mo a ni­vel "téc­ni­co" en­tre cuer­pos po­li­cia­les.

Mien­tras tan­to, en Bar­ce­lo­na con­ti­nua­ban los pre­pa­ra­ti­vos para la ma­ni­fes­ta­ción del sá­ba­do, en la que se­gún la al­cal­de­sa ha­brá "mu­chí­si­ma gen­te".

La mar­cha par­ti­rá a las seis de la tar­de (16H00 GMT) del Pa­seo de Gra­cia, y cul­mi­na­rá en la Pla­za de Ca­ta­lu­ña, jun­to a las Ram­blas.

En es­te bu­le­var, fre­cuen­ta­do a dia­rio por de­ce­nas de mi­les de bar­ce­lo­ne­ses y vi­si­tan­tes, 13 per­so­nas mu­rie­ron arro­lla­das el 17 de agos­to por la fur­go­ne­ta con­du­ci­da por el ma­rro­quí You­nes Abou­yaa­qoub, aba­ti­do por los Mos­sos cua­tro días más tar­de.

La mar­cha ten­drá una so­la pan­car­ta en ca­be­za, con el le­ma "No tinc por" ("no ten­go mie­do", en ca­ta­lán).

La en­ca­be­za­rán re­pre­sen­tan­tes de los co­lec­ti­vos que des­de el pri­mer mo­men­to ayu­da­ron a las víc­ti­mas: fuer­zas de se­gu­ri­dad, ser­vi­cios de emer­gen­cias, ve­ci­nos y co­mer­cian­tes, ta­xis­tas que trans­por­ta­ron a he­ri­dos, etc. Y ello para "agra­de­cer des­de lo mas pro­fun­do de nues­tro co­ra­zón es­te ser­vi­cio", co­mo di­jo es­te vier­nes Ada Co­lau.

De­trás de es­tos mar­cha­rán el rey y los de­más re­pre­sen­tan­tes po­lí­ti­cos.

En la Pla­za de Ca­ta­lu­ña se con­clui­rá con la lec­tu­ra de dos tex­tos por par­te de sen­das ac­tri­ces, y una in­ter­pre­ta­ción, a car­go de dos vio­lon­che­lis­tas, del "Cant dels ocells" ("El Can­to de los pá­ja­ros"), una canción tra­di­cio­nal ca­ta­la­na que el mú­si­co Pau Ca­sals po­pu­la­ri­zó mun­dial­men­te co­mo un himno pa­ci­fis­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.