“Nos cam­bió la vi­da por lo que res­ta por vi­vir”

Lo afir­mó Mar­ce­la Mo­ri­ni, ma­dre de Ma­tías Strei­ten­ber­ger, el jo­ven que fa­lle­ció tras ser atro­pe­lla­do.

La Nueva - - SEGURIDAD. -

Los po­cos días del nuevo año son vi­vi­dos co­mo “un ho­rror” pa­ra la fa­mi­lia de Ma­tías Strei­ten­ber­ger, el jo­ven de 18 años que en la ma­dru­ga­da del pa­sa­do lunes 1 fa­lle­ció tras ser atro­pe­lla­do por un au­to­mo­vi­lis­ta, en in­me­dia­cio­nes del ba­rrio Pa­ta­go­nia.

Mar­ce­la Mo­ri­ni, ma­dre de la víc­ti­ma, ase­gu­ra que “pa­ra no­so­tros to­da­vía es to­tal­men­te in­creí­ble, pe­ro tra­ta­mos de apo­yar­nos mu­cho. Te­ne­mos con­ten­ción afec­ti­va y pro­fe­sio­nal. Es­to no es­tá en los pla­nos de na­die, por eso apren­de­mos otra vez a vi­vir sin Ma­tías”.

La des­ga­rra­do­ra au­sen­cia re­pre­sen­ta la peor pe­sadi­lla pa­ra los padres del chi­co.

“Vos te le­van­tás a la ma­ña­na y no lo po­dés creer cuan­do to­más con­cien­cia de que te le­van­tas­te y no es­tá. Des­pués lo ves en ca­da lu­gar, en ca­da co­sa. No po­dés de­jar de ver­lo; o es­tás es­pe­ran­do una llama­da o un WhatsApp. Pe­ro te­nés que acep­tar que no es de él”, di­ce Ed­gar­do.

El ma­tri­mo­nio fue con­voen ca­do ayer por el fis­cal Mar­ce­lo Ro­me­ro Jar­dín, quien les co­men­tó de­ta­lles de la cau­sa El chi­co fue em­bes­ti­do por un au­to­mo­vi­lis­ta la ma­dru­ga­da del pa­sa­do 1 de enero, en el sec­tor de la ave­ni­da Al­fon­sín y Mi­lún. la que se en­cuen­tra detenido Galo Ochoa (41), quien es­tá impu­tado de ho­mi­ci­dio sim­ple con do­lo even­tual.

El acu­sa­do se mo­vi­li­za­ba en un ro­da­do mar­ca Subaru que, se­gún las pe­ri­cias, cir­cu­la­ba a una ve­lo­ci­dad su­pe­rior a los 120 ki­ló­me­tros por ho­ra.

Ca­be des­ta­car que en el sec­tor de ave­ni­da Al­fon­sín y Mi­lún, don­de se pro­du­jo el trá­gi­co su­ce­so, el má­xi­mo per­mi­ti­do es de 60.

Por otra par­te, el con­trol de al­coho­le­mia al que fue so­me­ti­do Ochoa arro­jó un re­sul­ta­do de 1,97 gra­mos de al­cohol en san­gre.

“Es­tá avan­za­da y agra­de­ce­mos a to­dos los tes­ti­gos que se han pre­sen­ta­do. To­do sir­vió pa­ra ar­mar el cua­dro de cómo fue el accidente. Aho­ra que­da por de­fi­nir la pri­sión pre­ven­ti­va (que se­rá so­li­ci­ta­da en lo in­me­dia­to). Es­ta­mos muy sa­tis­fe­chos con el tra­ba­jo de to­dos, tan­to de la fis­ca­lía, co­mo del juez y de los tes­ti­gos que han apor­ta­do”, agre­gó la mu­jer.

Ase­gu­ra que “pa­ra no­so­tros, la con­de­na es sim­ple­men­te na­da. Nos cam­bió la vi­da por lo que res­ta vi­vir. Vi­vir sin Ma­tías es to­da­vía in­creí­ble. Hoy vi­vo por mis hi- jos que es­tán con no­so­tros, pe­ro es muy do­lo­ro­so que te arran­quen un hi­jo sin nin­gún jus­ti­fi­ca­ti­vo. Só­lo pe­di­mos que la jus­ti­cia se en­car­gue de Ochoa; no­so­tros no nos va­mos a en­car­gar de él”.

El len­gua­je ges­tual ra­ti­fi­ca sus ex­pre­sio­nes ver­ba­les cuan­do Mar­ce­la ase­gu­ra que “es­ta­mos to­dos muy con­mo­cio­na­dos, muy do­li­dos, muy per­tur­ba­dos. Es un mo­men­to de mucha con­fu­sión, en el que uno pien­sa que es­to no pa­só. Y ca­da uno en su me­di­da y en su for­ma lo ex­pre­sa... lo va­mos lle­van­do día a día y ho­ra a ho­ra, co­mo po­de­mos”.

EM­MA­NUEL BRIANE-LA NUE­VA.

Ed­gar­do Strei­ten­ber­ger y Mar­ce­la Mo­ri­ni se reunie­ron con el fis­cal que lle­va ade­lan­te la cau­sa por la muerte del jo­ven.

EM­MA­NUEL BRIANE-LA NUE­VA.

Ro­me­ro Jar­dín di­jo que me­dian­te pe­ri­cias y tes­ti­mo­nios re­cons­tru­ye­ron lo ocu­rri­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.