Me­jor so­los que es más barato

La Nueva - - EN PRIMER PLANO -

El fút­bol li­guis­ta ana­li­za por es­tas ho­ras si se su­ma o no a la ola afis­ta de que re­tor­ne el pú­bli­co vi­si­tan­te a las can­chas, muy a pe­sar del es­ca­so en­tu­sias­mo que re­ve­lan Bo­ca, Ri­ver, San Lo­ren­zo, In­de­pen­dien­te y Ra­cing.

En reali­dad, en 11 de Abril 77 lo me­jor se­ría ha­cer­se los dis­traí­dos y de­jar to­do tal cual es­tá. O sea, se­guir en ge­ne­ral con par­cia­les lo­ca­les y que ca­da tan­to re­sur­ja el te­ma y ca­da quien re­suel­va en con­se­cuen­cia.

No de­ja de ser en­ten­di­ble la pos­tu­ra que es­gri­men la ma­yo­ría de los clu­bes lo­ca­les.

Es que se ha com­pro­ba­do, y con cre­ces, que más allá de los clá­si­cos en­tre Spor­tin­gRo­sa­rio, los due­los whi­ten­ses en­tre Co­mer­cial-Hu­ra­cán y al­gún par­ti­do de re­le­van­cia en el tra­mo fi­nal de la com­pe­ten­cia, nues­tras can­chas lu­cen se­mi­va­cías. Y co­mo un con­tra­sen­ti­do, son los ope­ra­ti­vos po­li­cia­les que se es­truc­tu­ran pa­ra brin­dar se­gu­ri­dad en esos es­ce­na­rios des­po­bla­dos los que tor­nan in­sos­te­ni­ble el ar­ma­do de los tor­neos. Ha­ya o no es­pec­ta­do­res.

Es allí, en­ton­ces, don­de los clu­bes po­nen el freno de mano con es­ta idea. Si aún en cir­cuns­tan­cias de ar­ma­dos sin vi­si­tan­tes se di­fi­cul­ta en­fren­tar la ero­ga­ción de la fuer­za po­li­cial, ¿de qué ma­ne­ra se po­drán sol­ven­tar ope­ra­ti­vos más sun­tuo­sos por el so­lo he­cho de abrir­les las puer­tas de ac­ce­so a di­chos hin­chas?

Va­le un da­to re­ve­la­dor: en el cer­ta­men Clau­su­ra pa­sa­do de­bían en­fren­tar­se San Fran­cis­co-Li­ber­tad, am­bos sin nin­gu­na chan­ce de cla­si­fi­car a los play-offs. ¡Y se fi­jó un ope­ra­ti­vo con 15 uni­for­ma­dos!

En me­dio de una gran con­fu­sión y te­lé­fo­nos des­com­pues­tos, al mo­men­to del par­ti­do se pre­sen­ta­ron 22 po­li­cías, adu­cien­do que es­ta­ba per­mi­ti­do el in­gre­so del pú­bli­co de Li­ber­tad. O sea, el ope­ra­ti­vo -y su cos­to­se ha­bía ex­ten­di­do en un 50%. A lo que am­bos equi­pos se opu­sie­ron, con la ne­ga­ti­va de ju­gar y con­si­guien­te qui­ta de 3 pun­tos pa­ra am­bas ins­ti­tu­cio­nes.

Ya en el epí­lo­go del tor­neo, Vi­lla Mi­tre -al ca­bo el cam­peón- y Spor­ting pro­ta­go­ni­za­ron dos due­los con am­bas par­cia­li­da­des.

En El For­tín acu­dió una mul­ti­tud. Ga­na­ron los pun­tal­ten­ses, quie­nes for­za­ron un co­te­jo de­fi­ni­to­rio. Y to­do ter­mi­nó en paz.

Ya en can­cha de Li­niers, en el cho­que fi­nal, las tri­bu­nas vol­vie­ron a col­mar­se. No hu­bo in­con­ve­nien­tes se­rios en­tre las hin­cha­das, pe­ro sí un des­ca­la­bro a la ho­ra de los fes­te­jos por el tí­tu­lo con­se­gui­do por los tri­co­lo­res en­tre al­gu­nos in­adap­ta­dos si­tua­dos en la tri­bu­na que da so­bre la ave­ni­da Alem y los uni­for­ma­dos. Des­ma­nes que tam­bién se di­vi­sa­ron en­tre par­cia­les ro­ji­ne­gros y efec­ti­vos po­li­cia­les.

Aque­lla no­che, al ca­bo acia­ga, una pre­gun­ta que­dó flo­tan­do: ¿lo ocu­rri­do re­sul­tó ca­sual? Y tam­bién un se­gun­do in­te­rro­gan­te: ¿Por qué, sa­bien­do que el pro­ble­ma po­dría sur­gir cla­ra­men­te en un sec­tor bien iden­ti­fi­ca­do del es­ta­dio, a la ho­ra de los fes­te­jos no se ins­tru­men­tó una me­di­da de pre­ven­ción pa­ra, por ejem­plo, evi­tar la in­va­sión al cam­po de jue­go?

Es­tá cla­ro que ju­gar con vi­si­tan­tes, en la gran ma­yo­ría de los ca­sos, ya no es ne­go­cio pa­ra na­die.

Y si por allí lo es pa­ra al­gu­nos, és­tos no son jus­ta­men­te los clu­bes...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.