Una nue­va ci­ta con los ri­cos y fa­mo­sos

El ca­so del efec­ti­vo Luis Cho­co­bar, pro­ce­sa­do tras ul­ti­mar a un de­lin­cuen­te, plan­tea in­te­rro­gan­tes so­bre los pro­to­co­los de ac­ción. Acon­se­jan eva­luar la si­tua­ción y ac­tuar en con­se­cuen­cia.

La Nueva - - PORTADA - Clau­dio Ro­drí­guez Ki­ser cro­dri­guez@la­nue­va.com

El pa­sa­do 8 de di­ciem­bre Joe Wo­lek, un fo­tó­gra­fo pro­fe­sio­nal es­ta­dou­ni­den­se, ca­mi­na­ba por La Bo­ca cuan­do dos la­dro­nes lo asal­ta­ron. Uno de ellos lo apu­ña­ló 10 ve­ces y re­sul­tó gra­ve­men­te he­ri­do.

El ofi­cial de po­li­cía Luis Cho­co­bar vio to­do. No es­ta­ba de ser­vi­cio, pe­ro sí te­nía su ar­ma re­gla­men­ta­ria. Se iden­ti­fi­có e in­ter­vino.

El efec­ti­vo ul­ti­mó a uno de los de­lin­cuen­tes y lo­gró de­te­ner al res­tan­te.

Cho­co­bar, quien per­ma­ne­ció de­te­ni­do 48 ho­ras, fue pro­ce­sa­do por el juez En­ri­que Ve­láz­quez por el de­li­to de “ho­mi­ci­dio en oca­sión de usar en ex­ce­so la vio­len­cia pa­ra atra­par a los de­lin­cuen­tes”, quien ade­más le tra­bó un em­bar­go por 400 mil pe­sos.

Lo ocu­rri­do pro­vo­có reac­cio­nes y opi­nio­nes di­fe­ren­tes so­bre la for­ma en que ac­tuó el uni­for­ma­do.

Tam­bién plan­teó la dis­cu­sión so­bre los prin­ci­pios de “ra­zo­na­bi­li­dad y pro­por­cio­na­li­dad” den­tro de los cua­les de­ben ac­tuar los po­li­cías, y su apli­ca­ción a los he­chos que se pro­du­cen en for­ma co­ti­dia­na.

Un po­li­cía de nues­tra ciu­dad, quien opi­nó y pre­fi­rió no iden­ti­fi­car­se, afir­mó que no exis­te dis­cu­sión: “uno siem­pre tiene que ac­tuar en el mar­co le­gal vi­gen­te”.

Ex­pli­có la for­ma en que se adies­tra a los efec­ti­vos en el Cen­tro de En­tre­na­mien­to de Bahía Blan­ca de la Po­li­cía de la Pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res y de­ta­lló que “no exis­te un pro­to­co­lo de­fi­ni­do” y la for­ma de re­pri­mir un de­li­to de­pen­de de la si­tua­ción.

“Pue­den ha­ber dis­tin­tas al­ha­ya ter­na­ti­vas, por­que nin­gún he­cho es igual y pue­den ir au­men­tan­do los ries­gos. El efec­ti­vo po­li­cial en­tien­de y to­ma con­cien­cia de es­to”, agre­gó al Nue­va. ser con­sul­ta­do por La

Res­pec­to a la uti­li­za­ción del ar­ma de fue­go, in­di­có que se jus­ti­fi­ca “cuan­do exis­te un pe­li­gro in­mi­nen­te pa­ra la vi­da del pro­pio po­li­cía o de ter­ce­ros, y no hay otra for­ma de ca­na­li­zar el pro­ce­di­mien­to”.

En es­te sen­ti­do, el ofi­cial fue ter­mi­nan­te: “el uso del ar- ma es el úl­ti­mo re­cur­so”.

Al res­pec­to, se­ña­ló que se tra­ba­ja con los efec­ti­vos en la uti­li­za­ción de ma­ne­ra di­sua­si­va.

“Se acon­se­ja que pa­ra de­ter­mi­na­dos pro­ce­di­mien­tos el po­li­cía ten­ga el ar­ma des­en­fun­da­da. Es­to no es un de­li­to pe­nal y la di­fe­ren­cia­ción es cla­ra en­tre ac­cio­nar­la o te­ner­la en la mano”.

Ca­pa­ci­ta­ción

Al­re­de­dor de 2500 efec­ti­vos se ca­pa­ci­tan anual­men­te en el Cen­tro de En­tre­na­mien­to lo­cal.

Du­ran­te el adies­tra­mien­to tra­ba­jan so­bre seis áreas es­pe­cí­fi­cas: ope­ra­cio­nes po­li­cia­les, ti­ro po­li­cial, edu­ca­ción fí­si­ca, de­fen­sa po­li­cial, mar­co le­gal y bio­se­gu­ri­dad de pri­me­ros au­xi­lios.

Los po­li­cías es­tán obli­ga­dos a rea­li­zar es­tas ca­pa­ci­ta­cio­nes dos ve­ces al año.

“Es im­por­tan­te que es­to vuel­to a es­tar en­tre las prio­ri­da­des. Hay que en­ten­der que una per­so­na ca­pa­ci­ta­da es mu­cho me­jor que diez que no lo es­tán pa­ra la re­so­lu­ción de un con­flic­to, sea pa­ra una dis­cu­sión ve­ci­nal has­ta un en­fren­ta­mien­to ar­ma­do. Des­de su pre­pa­ra­ción co­mo pro­fe­sio­nal, el po­li­cía tiene que sa­ber res­pon­der y ahí apun­ta­mos con el en­tre­na­mien­to. De­be sa­ber dis­cer­nir y pa­ra eso es­tá el cen­tro de en­tre­na­mien­to”, ex­pli­có.

Des­cri­bió que an­tes de ac­tuar, el uni­for­ma­do de­be ra­zo­nar res­pec­to de la si­tua­ción por la cual fue con­vo­ca­do, te­nien­do en cuen­ta cues­tio­nes co­mo el lu­gar y la can­ti­dad de per­so­nas pre­sen­tes, en­tre otras co­sas.

“Lue­go es­tán los prin­ci­pios de pro­por­cio­na­li­dad, siem­pre usan­do una ac­ti­tud pre­ven­ti­va y no re­pre­si­va. De­be adap­tar su ac­tua­ción a ca­da una de las le­yes que co­rres­pon­de de acuer­do a los pro­to­co­los y los pro­ce­di­mien­tos que van a rea­li­zar­se”, fi­na­li­zó.

Un po­li­cía de nues­tra ciu­dad, quien opi­nó y pre­fi­rió no iden­ti­fi­car­se, afir­mó que no exis­te dis­cu­sión: “Uno siem­pre tiene que ac­tuar en el mar­co le­gal vi­gen­te”.

ARCHIVO LA NUE­VA.

que pa­ra de­ter­mi­na­dos pro­ce­di­mien­tos el po­li­cía ten­ga el ar­ma des­en­fun­da­da", con­tó el efec­ti­vo con­sul­ta­do. “Se acon­se­ja

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.