Los es­pe­cia­lis­tas alertan so­bre el au­men­to es­ta­fas en las com­pras rea­li­za­das por In­ter­net

La Nueva - - Sociedad. -

Es­pe­cia­lis­tas en se­gu­ri­dad in­for­má­ti­ca alertan por una es­ta­fa ca­da vez más co­mún en si­tios de com­pra y ven­ta por In­ter­net que en las úl­ti­mas ho­ras se co­bró co­mo víc­ti­mas a usua­rios que pen­sa­ron que es­ta­ban an­te un au­to en ofer­ta, en­tre­ga­ron va­rios mi­les de pe­sos co­mo par­te de pa­go y fi­nal­men­te no re­ci­bie­ron el vehícu­lo.

El abo­ga­do es­pe­cia­lis­ta en De­li­tos In­for­má­ti­cos, Daniel Mo­nas­tersky, aler­tó que es­ta far­sa elec­tró­ni­ca es con­cre­ta­da gra­cias a la fal­ta de cam­pa­ñas de pre­ven­ción en com­pras por me­dios di­gi­ta­les, ya que en es­tos ca­sos “los de­lin­cuen­tes no bus­can, sino que las víc­ti­mas los eli­gen a ellos”.

Pa­ra lo­grar­lo, los es­ta­fa­do­res uti­li­zan una téc­ni­ca de- no­mi­na­da “ty­pos­quat­ting”.

“Cam­bian al­gu­na le­tra del nom­bre de la pá­gi­na o di­rec­ción de mail y la gen­te cree que es la real”, ex­pli­có.

Una de las víc­ti­mas re­sul­tó Clau­dio, a quien lo de­ri­va­ron al co­rreo in­fo@mer­ca­do­sen­vios.com, pre­sun­ta­men­te ha­bi­li­ta­do pa­ra trans­fe­rir el vehícu­lo, y des­de ahí le en­via­ron un ta­lo­na­rio pa­ra efec­tuar el pa­go.

Las que­jas por es­te ti­po de de­li­to se acu­mu­lan en la Jus­ti­cia y en las re­des so­cia­les.

Al res­pec­to, Mo­nas­tersky se­ña­ló que los de­lin­cuen­tes “se apro­ve­chan de la ne­ce­si­dad: apun­tan a quien tiene in­te­rés so­bre el pro­duc­to, en­ton­ces es la víc­ti­ma la que los eli­ge a ellos”.

El es­pe­cia­lis­ta ad­vir­tió que “lo pri­me­ro que hay que ha­cer an­te es­tas es­ta­fas es no en­viar di­ne­ro sin te­ner los pa­pe­les, ha­blar por te­lé­fono con él ven­de­dor o en­con­trar­lo per­so­nal­men­te” y agre­gó que “cuan­do man­dan una di­rec­ción, hay que che­quear que sea la real, sin fal­tas de or­to­gra­fía”.

“Hay que te­ner sen­ti­do co­mún. Cuan­do se com­pra al­go por pla­ta­for­mas hay que mi­rar los pre­cios. Si va­rían, por ejem­plo, en­tre 100.000 y 130.000 y apa­re­ce uno a 20.000 es evi­den­te que al­go ra­ro hay en ese pre­cio irri­so­rio”, di­jo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.