Sá­ba­do.

La Nueva - - APLAUSOS -

“era al­go se­rio”, aun­que des­ta­có que “era muy di­ver­ti­do ver­los tra­ba­jar”.

“Co­no­cien­do a los Beatles y vien­do a otros ar­tis­tas, cuan­do los co­no­cí me pa­re­cie­ron muy di­ver­ti­dos”, es­pe­ci­fi­có Eme­rick al re­cor­dar su pri­mer en­cuen­tro con los “Fa­bu­lo­so Cua­tro” y su re­la­ción a lo lar­go de los años.

De vi­si­ta por pri­me­ra vez en Bue­nos Ai­res, en don­de ofre­ció una masterclass y una se­rie de char­las, el in­ge­que nie­ro de so­ni­do re­la­tó de pri­me­ra mano mu­chas de las ex­pe­rien­cias vi­vi­das du­ran­te la gra­ba­ción de los dis­cos más re­vo­lu­cio­na­rios en la his­to­ria de la mú­si­ca po­pu­lar, es­pe­cial­men­te por sus in­no­va­cio­nes tec­no­ló­gi­cas.

Ocu­rre que Eme­rick ha si­do par­tí­ci­pe en es­ta his­to­ria des­de los pri­me­ros tiem­pos, cuan­do con ape­nas 16 años asis­tió la pri­me­ra se­sión del gru­po en EMI, al re­gis­trar

co­la­bo­ró en la ges­ta­ción de otros éxi­tos co­mo

y y asu­mió co­mo “in­ge­nie­ro ti­tu­lar” con so­lo 20 años, en 1966, cuan­do la ban­da se apres­ta­ba a gra­bar

Co­mo si fue­ra po­co, en su pri­me­ra se­sión en la con­so­la, an­te unos Beatles que ya eran un fe­nó­meno mun­dial, el in­ge­nie­ro tu­vo que ha­cer fren­te a los alo­ca­dos pe­di­dos de John Len­non, que que­ría que su voz so­na­ra co­mo “el Da­lai La­ma ha­blan­do des­de la ci­ma de una mon­ta­ña”, en

Ade­más de es­te desafío, en los años si­guien­tes Eme­rick es­tu­vo a car­go del re­gis­tro de

en don­de en­tre otras co­sas se lle­vó a ca­bo la fa­mo­sa se­sión de

en la que una or­ques­ta sin­fó­ni­ca gra­bó sin par­ti­tu­ras, con la úni­ca in­di­ca­ción de las no­tas más al­tas y ba­jas que de­bían to­car.

Car­ga­do de gran can­ti­dad de anéc­do­tas y con la au­to­ri­dad de ha­ber im­ple­men­ta­do mu­chas de las in­no­va­cio­nes

A—Em­pe­za­mos jun­tos. Ellos vi­nie­ron a gra­bar su pri­mer dis­co y yo me sen­ta­ba por pri­me­ra vez en una con­so­la, era muy jo­ven. Has­ta en­ton­ces no ha­bía ope­ra­do má­qui­nas, so­lo me ha­cían lim­piar el pi­so y co­sas así en EMI. Así que fue un tra­ba­jo muy im­por­tan­te pa­ra mí. So­lo sa­bía que era una ban­da de Li­ver­pool. Cuan­do los vi por pri­me­ra vez me di cuen­ta que es­ta­ban apren­dien­do en el es­tu­dio, y Geor­ge Mar­tin era co­mo un pro­fe­sor de es­cue­la que les en­se­ña­ba el ofi­cio. Even­tual­men­te, co­no­cién­do­los y vien­do a otros ar­tis­tas, los en­con­tré muy di­ver­ti­dos. Eran al­go se­rio pe­ro era gen­te muy di­ver­ti­da. Nos di­ver­tía­mos co­mo lo ha­cen los chi­cos cuan­do es­tu­dian y van al co­le­gio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.