Www.la­nue­va.com

La Nueva - - ARQUITECTURA -

an­de­nes pa­ra­le­los a las vías da­do que los tre­nes con­ti­nua­ban su re­co­rri­do.

Las es­ta­cio­nes ter­mi­na­les del fe­rro­ca­rril con­for­man una ti­po­ló­gi­ca sin­gu­lar en la his­to­ria de la ar­qui­tec­tu­ra. Con­ju­gan en su ar­ma­do dos pro­pues­tas di­sí­mi­les: la de los ar­qui­tec­tos pa­ra el edi­fi­cio prin­ci­pal, re­suel­to con lí­neas his­to­ri­cis­tas, ins­pi­ra­das en len­gua­jes del pa­sa­do, y la par­te asig­na­da a la má­qui­na, en ma­nos de los in­ge­nie­ros, quie­nes re­cu­rrían a un di­se­ño lim­pio y novedoso, a par­tir del uso del hie­rro y el vi­drio.

Con­for­man uno de los pri­me­ros pun­tos de en­cuen­tro de am­bas pro­pues­tas, una con­vi­ven­cia que bus­ca­ba pres­ti­giar el edi­fi­cio que ofi­cia­ba de puer­ta de in­gre­so a la ciu­dad y, por otra par­te, ser fun­cio­nal al fe­rro­ca­rril.

La ter­mi­nal del Ro­sa­rioPuer­to Bel­grano es de lí­neas sim­ples, con po­ca or­na­men­ta­ción. Cuen­ta con una atrac­ti­va mar­que­si­na de hie­rro, que an­ti­ci­pa­ba la pre­sen­cia de la má­qui­na en su in­te­rior, y un remate de lí­neas ba­rro­cas, con un fron­tis cur­vo que con­tie­ne al re­loj de un cua­dran­te. Gra­ba­do en el fren­te el 1922, año de ter­mi­na­ción de la obra.

La­men­ta­ble­men­te, en una in­ter­ven­ción com­ple­ta­men­te desa­cer­ta­da, al que­dar desafec­ta­da co­mo ter­mi­nal de óm­ni­bus (uso que tu­vo en­tre 1979 y 2010), la mu­ni­ci­pa­li­dad de­ci­dió de­mo­ler dos de sus prin­ci­pa­les com­po­nen­tes co­mo con­jun­to fe­rro­via­rio: la zo­na de an­de­nes y el va­lio­so gal­pón de car­gas, de ar­qui­tec­tu­ra la­dri­lle­ra.

De allí la di­fi­cul­tad pa­ra in­ter­pre­tar el con­jun­to en su to­ta­li­dad, al tiem­po de ha­ber si­do re­or­ga­ni­za­do el in­mue­ble don­de fun­cio­na­ban las bo­le­te­rías y sa­las de es­pe­ra.

Que­da por res­ca­tar el res­pe­to por la fa­cha­da prin­ci­pal, el ar­ma­do que ha­ce del pai­sa­je ur­bano del si­tio y el tes­ti­mo­nio que sig­ni­fi­ca la pre­sen­cia de la obra, más allá de la ne­ce­si­dad de te­ner que ex­pli­car --por fal­ta de ele­men­tos en el si­tio-- sus ca­rac­te­rís­ti­cas ori­gi­na­les.

Una es­ta­ción fe­rro­via­ria se in­ter­pre­ta cuan­do cuen­ta con to­dos sus com­po­nen­tes, co­mo un kit. Sin ellos, es huér­fa­na de sig­ni­fi­ca­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.