En pri­mer plano.

La Nueva - - EN PRI­MER PLANO. IN­FOR­ME ES­PE­CIAL -

sa­dos ana­li­za­dos se com­pro­bó la pre­sen­cia de mer­cu­rio en muy ba­ja con­cen­tra­ción”, se in­for­mó des­de el or­ga­nis­mo mu­ni­ci­pal que se en­car­ga del mo­ni­to­reo de las aguas y de las em­pre­sas del Po­lo.

Los da­tos son pú­bli­cos y se pue­den ver en la web de ese or­ga­nis­mo mu­ni­ci­pal. Des­de la sub­se­cre­ta­ría de Ges­tión Am­bien­tal con­fir­ma­ron que por es­tas ho­ras tra­ba­jan pa­ra su­bir los da­tos re­co­lec­ta­dos du­ran­te 2017.

Pi­le­ta en la dé­ca­da del 30

An­te es­te pa­no­ra­ma a na­die se le ocu­rri­ría re­crear la idea que tu­vo en 1933 el in­ten­den­te Agus­tín de Arrie­ta, que man­dó a cons­truir un di­que pa­ra ge­ne­rar una pis­ci­na na­tu­ral en la in­ter­sec­ción del arro­yo y ca­lle Dar­win.

Sin em­bar­go, no pa­só mu­cho tiem­po pa­ra que apa­re­cie­ran en­fer­me­da­des por el agua es­tan­ca­da y se de­ci­dió clau­su­rar el lu­gar.

A pe­sar de to­do, co­mo ocu­rre en la ac­tua­li­dad, los más in­cré­du­los --o arries­ga­dos-se­guían dis­fru­tan­do de la “pi­le­ta”.

Al fi­nal, en di­ciem­bre de 1941, el Mu­ni­ci­pio de­mo­lió el di­que y la pis­ci­na de­jó de exis­tir. Hoy esa zo­na del arro­yo se en­cuen­tra en­tu­ba­da.

Lo cier­to es que ese no fue el úni­co pro­yec­to re­crea­ti­vo que pros­pe­ró allí en to­da la his­to­ria bahien­se.

Al asu­mir co­mo in­ten­den­te en 2015, Héc­tor Gay re­flo­tó un vie­jo an­he­lo de dé­ca­das y men­cio­nó el de­seo de mon­tar una pis­ta de ca­no­ta­je en cer­ca­nías al par­que de Ma­yo y Casanova.

"Ten­go un vie­jo sue­ño que es es­ta­ble­cer un tra­mo del arro­yo Na­pos­tá pa­ra prac­ti­car es­te de­por­te. En­san­chan­do un po­co el cur­so y po­nien­do una com­puer­ta se pue­de ha­cer y así con­ver­ti­ría­mos el Par­que en un lu­gar pa­ra ha­cer de­por­te. Se su­ma­ría al Po­li­de­por­ti­vo y a Las Tres Vi­llas", re­co­no­ció el je­fe co­mu­nal.

Si bien las pa­la­bras del in­ten­den­te die­ron a co­no­cer un pro­yec­to des­co­no­ci­do pa­ra mu­chos jó­ve­nes que dis­fru­tan de esa zo­na, la pro­me­sa de una pis­ta de ca­no­ta­je vie­ne des­de ha­ce va­rios años.

En 2003 se hi­zo un am­plio y di­fun­di­do es­tu­dio con la idea de sa­near los 90 ki­ló­me­tros del arro­yo.

Pa­ra ello se to­ma­ron mues­tras de agua en di­fe­ren­tes pun­tos, se ha­bló de ha­cer con­ve­nios con el Mu­ni­ci­pio de Torn­quist y fi­nal­men­te con­ver­tir el arro­yo –-por lo me­nos en el tra­mo bahien­se-en un lu­gar pa­ra la prác­ti­ca de de­por­tes náu­ti­cos y di­ver­sión.

En ese en­ton­ces se de­tec­tó que los pri­me­ros in­di­cios de con­ta­mi­na­ción ocu­rren por la ma­te­ria fe­cal de los ani­ma­les que exis­ten en los cam­pos ale­da­ños al cur­so de agua, fue­ra de los lí­mi­tes de nues­tra ciu­dad.

“Con re­fe­ren­cia al arro­yo Na­pos­tá, nues­tros re­sul­ta­dos mues­tran que, a me­di­da que el arro­yo atra­vie­sa Bahía, se con­ta­mi­na aún más por la lle­ga­da de desechos cloa­ca­les y di­fe­ren­tes asen­ta­mien­tos po­bla­cio­na­les ri­be­re­ños” de­cían des­de el Mu­ni­ci­pio.

En aque­lla opor­tu­ni­dad se afir­mó que los ex­cre­men­tos de ori­gen animal eran la prin­ci­pal fuen­te de con­ta­mi­na­ción, aun­que no des­car­ta­ban apor­tes de ma­te­ria fe­cal hu­ma­na u otros fo­cos in­fec­cio­sos.

Pe­ro le­jos de ma­ni­fes­tar un de­seo, los en­ton­ces fun­cio­na­rios mu­ni­ci­pa­les pu­sie­ron fe­cha pa­ra que el arro­yo se con­vir­tie­ra en un cen­tro de es­par­ci­mien­to más pa­ra los bahien­ses.

Pro­me­tie­ron que en 2004 co­men­za­rían con el sa­nea­mien­to de las aguas y que, ese mis­mo año, el arro­yo po­dría ser uti­li­za­do con fi­nes re­crea­ti­vos o pa­ra el ca­no­ta­je.

“Se com­ple­ta­rán los aná­li­sis ini­cia­dos so­bre la ca­li­dad mi­cro­bio­ló­gi­ca, se rea­li­za­rán es­tu­dios fi­si­co­quí­mi­cos del agua y se ela­bo­ra­rán dos pro­yec­tos de or­de­nan­za, uno con ni­ve­les-guía de ca­li­dad de agua pa­ra uso re­crea­cio­nal y otro pa­ra re­gu­lar el ser­vi­cio de desago­te de lí­qui­dos cloa­ca­les” se di­jo.

Tam­bién se im­pul­sa­ría la crea­ción de un pro­gra­ma de edu­ca­ción, un con­ve­nio con Torn­quist pa­ra coor­di­nar ac­cio­nes ten­dien­tes a pre­ser- var el cur­so de agua li­bre de con­ta­mi­nan­tes, y has­ta la crea­ción de un co­mi­té de cuen­ca.

Las ta­reas que­da­rían a car­go de un equi­po de tra­ba­jo in­ter­dis­ci­pli­na­rio formado por re­pre­sen­tan­tes de las dis­tin­tas se­cre­ta­rías mu­ni­ci­pa­les, or­ga­ni­za­cio­nes no gu­ber­na­men­ta­les y es­cue­las.

El 2004 era un año cla­ve

Por aquel en­ton­ces se de­cía que se tra­ba­ja­ba en la con­so­li­da­ción del men­cio­na­do gru­po y en el re­le­va­mien­to de da­tos so­bre las ac­ti­vi­da­des que se desa­rro­llan en pre­dios lin­de­ros al arro­yo.

Tam­bién, en la iden­ti­fi­ca­ción de los pro­pie­ta­rios de in­mue­bles del sec­tor ru­ral lin­dan­tes con el cur­so de agua y en el mo­ni­to­reo pa­ra de­ter­mi­nar la ca­li­dad bac­te­rio­ló­gi­ca del agua.

Asi­mis­mo, se pi­die­ron in­for­mes so­bre las ins­ta­la­cio­nes sa­ni­ta­rias de las ins­ti­tu­cio­nes ubi­ca­das a lo lar­go del cur­so y se no­ti­fi­có al di­rec­to­rio de la Au­to­ri­dad del Agua so­bre la con­ta­mi­na­ción or­gá­ni­ca de­tec­ta­da y las ac­cio-

ARCHIVO LA NUE­VA.

Las aguas trans­cu­rren tur­bias en di­rec­ción a su desem­bo­ca­du­ra, en la zo­na del es­tua­rio. El pro­ble­ma da­ta de mu­chos años.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.