Las con­ta­mi­na­das aguas del Na­pos­tá, un pe­li­gro la­ten­te

Más con­ta­mi­na­do de lo que se pue­de ima­gi­nar

La Nueva - - PORTADA - Sergio Prie­ta sprie­ta@la­nue­va.com

Las úl­ti­mas me­di­cio­nes so­bre la con­ta­mi­na­ción del arro­yo Na­pos­tá se rea­li­za­ron en 2016 con re­fe­ren­cias que evi­den­cian su pe­li­gro. Por entonces se de­tec­ta­ron co­lo­nias de Sal­mo­ne­lla y Es­che­ri­chia co­li que su­pe­ran los límites es­ta­ble­ci­dos por la Au­to­ri­dad del Agua. Sin pers­pec­ti­vas de una me­jo­ra, en los pró­xi­mos días se da­rán a co­no­cer los da­tos re­co­lec­ta­dos en 2017.

Si bien es un es­pa­cio con­so­li­da­do y uno de los más atrac­ti­vos de la ciudad, las man­sas aguas del arro­yo Na­pos­tá se en­cuen­tran con­ta­mi­na­das. Y mu­cho más de lo que to­dos ima­gi­na­mos.

Es­tu­dios pu­bli­ca­dos en 2016 por el Comité Téc­ni­co Eje­cu­ti­vo (CTE) del Mu­ni­ci­pio en el mar­co del Pro­gra­ma In­te­gral de Mo­ni­to­reo (PIM) de­ter­mi­na­ron que se en­cuen­tra pe­li­gro­sa­men­te afec­ta­do.

Las co­lo­nias de Sal­mo­ne­lla y Es­che­ri­chia co­li su­pe­ran los pa­rá­me­tros que es­ta­ble­ce la Au­to­ri­dad del Agua.

Otro pro­ble­ma es que no pa­re­ce ha­ber me­di­das de fon­do pa­ra dar so­lu­cio­nes a ese cur­so de agua, que ter­mi­na con­ta­mi­nan­do el es­tua­rio de In­ge­nie­ro Whi­te.

Al mis­mo tiem­po po­nen en ries­go a los cientos de bahien­ses que ha­bi­tan en sus zo­nas ale­da­ñas o a quie­nes du­ran­te los fi­nes de se­ma­na apro­ve­chan la ve­ra del arro­yo a la al­tu­ra de Pa­so Va­no­li, Puen­te Ca­ne­sa, la zo­na de Ur­qui­za o el Parque de Ma­yo pa­ra to­mar ma­te o in­clu­so pes­car.

Pre­ci­sa­men­te en ese es­pa­cio pú­bli­co, ya ni si­quie­ra exis­te el car­tel que has­ta ha­ce al­gu­nos me­ses ad­ver­tía so­bre la con­ta­mi­na­ción del lí­qui­do y la prohi­bi­ción pa­ra ba­ñar­se.

Du­ran­te el ve­rano es co­mún en­con­trar a chi­cos y gran­des su­mer­gi­dos en esas aguas, bus­can­do un po­co de re­fres­co an­te las ele­va­das tem­pe­ra­tu­ras.

En los úl­ti­mos me­ses, a raíz de que se ob­ser­van es­pe­cies de ba­gres y otros pe­ces, al­gu­nos apro­ve­chan el Pa­so Va­no­li y el tra­mo de arro­yo que va des­de el par­ti­dor del parque de Ma­yo has­ta Ca­sa­no­va pa­ra des­pun­tar su gusto por la pes­ca.

El in­con­ve­nien­te es que el úl­ti­mo es­tu­dio da­do a co­no­cer so­bre la ca­li­dad del lí­qui­do que flu­ye des­de Sie­rra de la Ven­ta­na ha­cia In­ge­nie­ro Whi­te de­tec­tó que las man­sas aguas del Na­pos­tá y que las que se de­ri­van por el ca­nal Mal­do­na­do son los afluen­tes que ma­yor apor­te de bac­te­rias fe­ca­les rea­li­zan al es­tua­rio.

“Las ele­va­das con­cen­tra­cio­nes de Es­che­ri­chia co­li en am­bos cur­sos son re­fle­jo del impacto que re­ci­ben a lo lar- go de sus re­co­rri­dos, ya que atra­vie­san la ciudad de Bahía Blan­ca”, es­cri­bie­ron des­de el CTE tras las mues­tra que se to­ma­ron en 2016 en cer­ca­nías al es­tua­rio.

El pro­ble­ma no em­pie­za en nues­tra ciudad. Es­tu­dios de años an­te­rio­res de­ter­mi­na­ron que los pri­me­ros in­di­cios de con­ta­mi­na­ción pro­vie­nen de campos y cha­cras que se en­cuen­tran fue­ra de Bahía por las he­ces de ani­ma­les.

Una re­so­lu­ción de la Au­to­ri­dad del Agua es­ta­ble­ce que pa­ra arro­yos con fi­nes re­crea­ti­vos co­mo el Na­pos­tá, los co­li­for­mes fe­ca­les no de­be­rían so­bre­pa­sar los 126 UFC (Uni­da­des For­ma­do­ras de Co­lo­nias) ca­da 100 mi­lí­me­tros de agua.

Las mues­tras re­co­lec­ta­das por el CTE en la desem­bo­ca­du­ra del Na­pos­tá van des­de los 1.500 UFC ca­da 100 mi­lí­me­tros de agua a las 9.600 co­lo­nias, lo que su­pera con cre­ces los límites es­ta­ble­ci­dos.

Las mues­tras tam­bién de­tec­ta­ron la pre­sen­cia de Sal­mo­ne­lla en ele­va­das con­cen­tra­cio­nes.

“Den­tro de los me­ta­les pe-

SEBASTIÁN COR­TÉS-LA NUEVA.

En la zo­na de Vi­lla Ro­sa­rio el año pa­sa­do la co­mu­na in­vir­tió 10 mi­llo­nes de pe­sos pa­ra su lim­pie­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.