Uti­li­zan in­hi­bi­do­res de alar­mas pa­ra ro­bos en au­tos

Des­de la De­le­ga­ción De­par­ta­men­tal de In­ves­ti­ga­cio­nes apor­ta­ron in­for­ma­ción pa­ra to­mar pre­cau­cio­nes y evi­tar re­sul­tar damnificado.

La Nueva - - Portada -

Si bien no hu­bo ca­sos de­nun­cia­dos en nues­tra ciu­dad, la po­li­cía aler­tó so­bre una mo­da­li­dad que los la­dro­nes pu­sie­ron en prác­ti­ca úl­ti­ma­men­te en otros lu­ga­res de la pro­vin­cia. Se tra­ta del uso de un apa­ra­to elec­tró­ni­co que im­pi­de la ac­ti­va­ción de la alar­ma y el cie­rre cen­tra­li­za­do de los au­tos es­ta­cio­na­dos en la vía pú­bli­ca. Des­de la DDI apor­ta­ron da­tos pa­ra im­pe­dir los ro­bos.

Si bien en nues­tra ciu­dad aún no se han re­ci­bi­do de­nun­cias por es­te ti­po de ro­bos, la po­li­cía aler­tó a los bahien­ses so­bre una mo­da­li­dad que se ha re­pe­ti­do en los úl­ti­mos me­ses en otros lu­ga­res de la pro­vin­cia, don­de la­dro­nes uti­li­zan in­hi­bi­do­res de alar­mas pa­ra sus­traer ele­men­tos de va­lor del in­te­rior de vehícu­los.

Es­tos dis­po­si­ti­vos elec­tró­ni­cos blo­quean las se­ña­les im­pi­dien­do la ac­ti­va­ción de la alar­ma y el cie­rre cen­tra­li­za­do de las uni­da­des es­ta­cio­na­das en la vía pú­bli­ca o en pla­yo­nes de cen­tros co­mer- cia­les.

El equi­po in­hi­be la se­ñal del con­trol re­mo­to y el re­cep­tor del au­to­mo­tor, que que­da con sus puer­tas abier­tas sin se­gu­ro, si­tua­ción que los de­lin­cuen­tes apro­ve­chan pa­ra con­su­mar el de­li­to.

El apa­ra­to es de cor­to al­can­ce y de­be es­tar pró­xi­mo al au­to­mó­vil cu­yo pro­pie­ta­rio desea ac­ti­var el sis­te­ma de se­gu­ri­dad de la uni­dad, se­gún se in­di­có en un co­mu­ni­ca­do di­fun­di­do por la De­le­ga­ción De­par­ta­men­tal de In­ves­ti­ga­cio­nes (DDI) bahien­se.

En es­te sen­ti­do, el sub­co­mi­sa­rio Pablo Ra­cos­ta, quien cum­ple fun­cio­nes en la re­par­ti­ción ubi­ca­da en la pri­me­ra cua­dra de ca­lle Puey- rre­dón, di­jo que se de­tec­ta­ron he­chos de es­te ti­po en la costa atlán­ti­ca, Gran Bue­nos Ai­res y Ca­pi­tal Fe­de­ral.

“Por aho­ra no hu­bo nin­gún ca­so en Bahía Blan­ca. El de­lin­cuen­te se apro­xi­ma a un vehícu­lo y man­tie­ne en­cen­di­do el dis­po­si­ti­vo mien­tras el con­duc­tor ac­ti­va la alar­ma. El due­ño del ro­da­do se va del lu­gar con­fia­do, por­que cree que se ac­ti­vó, pe­ro en reali­dad no por­que el la­drón in­hi­bió la se­ñal”, ex­pli­có.

Ra­cos­ta co­men­tó que “si la víc­ti­ma no es­tá aten­ta y no ad­vier­te que no se pro­du­jo el so­ni­do co­rres­pon­dien­te a la ac­ti­va­ción, el au­to­mo­tor que­da abier­to y le sus­traen las per­te­nen­cias que tie­ne aden­tro”.

“El apa­ra­to se ase­me­ja a una ra­dio chica con una an­te­na, y tie­ne la fre­cuen­cia de la alar­ma del ro­da­do. An­tes y des­pués de esa fre­cuen­cia, in­hi­be la se­ñal, no la anu­la”, con­ti­nuó di­cien­do.

En los úl­ti­mos me­ses se re­gis­tra­ron una gran can­ti­dad de hur­tos con es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas en Mar del Pla­ta, Ne­co­chea, Mar de las Pam­pas y Ju­nín, en­tre otras lo­ca­li­da­des.

“Mu­chas per­so­nas de­nun­cia­ron que de­ja­ron el ma­le­tín en su vehícu­lo y des­pués les fal­tó la no­te­book, pe­ro las puer­tas no es­ta­ban for­za­das ni los vi­drios ro­tos. No se lle­van el au­to­mo­tor, por­que les in­tere­san los efec­tos que hay en su in­te­rior. Si la alar­ma no se ac­ti­va, los la­dro­nes se aho­rran el pa­so de rom­per un cris­tal o vio­len­tar la ce­rra­du­ra, y rá­pi­da­men­te des­va­li­jan el ro­da­do”, pre­ci­só.

“La gen­te pien­sa que un vehícu­lo es se­gu­ro, por eso de­ja di­ne­ro y otros bie­nes en su in­te­rior”, aña­dió.

Opi­nio­nes

Al ser con­sul­ta­do por el te­ma el in­ge­nie­ro Ma­rio Per­man, a car­go de una em­pre­sa de se­gu­ri­dad elec­tró­ni­ca, re­la­ti­vi­zó la ma­nio­bra de­lic­ti­va.

“Có­mo te van a in­hi­bir la se­ñal si vos es­tás ce­rran­do el auto. El con­duc­tor tie­ne que cer­cio­rar­se de que el vehícu­lo quede ce­rra­do”, re­fle­xio­nó.

Gustavo Gor­za, co­mer­cian­te del ru­bro alar­mas, se­ña­ló que al pa­re­cer hay dos mo­de­los del dis­po­si­ti­vo pe­ro “son muy cos­to­sos y de di­fí­cil ac­ce­so pa­ra un la­drón co­mún”.

“Los usan pa­ra ro­bar au­tos de al­ta ga­ma, no pa­ra un co­che cual­quie­ra. No se ven­de en el mer­ca­do y lo tie­ne que fa­bri­car al­guien que se­pa mu­cho, co­mo un in­ge­nie­ro”, fi­na­li­zó.

EM­MA­NUEL BRIANE-LA NUE­VA.

EM­MA­NUEL BRIANE-LA NUE­VA.

in­di­ca­ron que los due­ños de vehícu­los de­ben pres­tar aten­ción y con­fir­mar que el ro­da­do que­dó ce­rra­do an­tes de ale­jar­se del si­tio en el que es­ta­cio­na­ron.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.