Dis­tan­cia en­tre su­per­mer­ca­dos: de­nun­cian un in­te­rés sec­to­rial

Una fac­ción de los co­mer­cian­tes asiá­ti­cos cree que el ver­da­de­ro mo­ti­vo de la or­de­nan­za que apro­bó el Con­ce­jo De­li­be­ran­te es cui­dar el in­te­rés de los su­per­mer­ca­dis­tas na­cio­na­les que no quie­ren com­pe­tir con­tra ellos.

La Nueva - - La Ciudad - Fe­de­ri­co Mo­reno fmo­reno@la­nue­va.com

La or­de­nan­za mu­ni­ci­pal que es­ta­ble­ció una dis­tan­cia mí­ni­ma pa­ra la ins­ta­la­ción de nue­vos su­per­mer­ca­dos tra­jo co­la.

La nor­ma, que di­ce que los nue­vos co­mer­cios no po­drán es­tar a una dis­tan­cia me­nor de 500 me­tros en­tre sí –-o 700, se­gún su ca­te­go­ría--, es­tu­vo mo­ti­va­da por la re­cien­te dis­mi­nu­ción en las ven­tas, prin­ci­pal­men­te de los co­mer­cios más pe­que­ños, con la po­si­bi­li­dad de cie­rre o la pér­di­da de fuen­tes de tra­ba­jo que la mis­ma trae apa­re­ja­da.

Des­de un sec­tor de los co­mer­cian­tes chi­nos creen que la me­di­da en reali­dad res­pon­de a otra ra­zón, ni más ni me­nos que el in­te­rés de los co­mer­cian­tes bahien­ses de no com­pe­tir con­tra los asiá­ti­cos, que pro­li­fe­ra­ron en los úl­ti­mos años “a fuer­za de bue­nos pre­cios y tra­ba­jar en ho­ra­rios en que otros no lo ha­cen”.

“Lo que hi­ci­mos los úl­ti­mos años pun­tual­men­te fue tra­tar de 'ven­der' a Bahía Blan­ca a la co­mu­ni­dad chi­na que vi­ve en Ar­gen­ti­na y en al­gu­nos ca­sos has­ta di­rec­ta­men­te en Chi­na. Siem­pre ob­tu­vi­mos res­pues­ta, es muy nor­mal que nos lla­men des­de Bue­nos Ai­res pa­ra in­terio­ri­zar­se en pro­fun­di­dad en las po­si­bi­li­da­des que ofre­ce nues­tra ciu­dad”, sos­tu­vo San­tia­go Vec­chi, pro­vee­dor de ser­vi­cios in­mo­bi­lia­rios y co­mer­cia­les a co­mer­cian­tes chi­nos.

Se­gún Vec­chi, más allá de la me­di­da en sí que pu­so fin a la lle­ga­da ma­si­va de pro­yec­tos co­mer­cia­les a nues­tra ciu­dad, lo re­pro­cha­ble fue la for­ma y la ce­le­ri­dad con que se tra­tó el asun­to en el Con­ce­jo De­li­be­ran­te.

“Nun­ca se nos no­ti­fi­có a los re­pre­sen­tan­tes del ru­bro, nos po­drían ha­ber in­vi­ta­do y per­mi­tir­nos ex­po­ner nues­tro pun­to de vis­ta. Es­to nos con­ges­tio­nó un pro­ce­so de crea­ción de cua­tro nue­vos co­mer­cios, con im­por­tan­tí­si­mas in­ver­sio­nes que aho­ra po­si­ble­men­te queden trun­cas. La reali­dad es que el ne­go­cio se rom­pió”, afir­mó el abo­ga­do.

“No­so­tros te­ne­mos la con­vic­ción de que lo im­por­tan­te es el va­lor de la mer­ca­de­ría y a qué pre­cio le lle­ga a la gen­te, sin im­por­tar tan­to si el que la ven­de es chino, ar­gen­tino, bahien­se o si lle­va mu­chos años en es­to. Des­de el pun­to de vis­ta sen­ti­men­tal a na­die le gus­ta lle­gar a un lu­gar y rom­per­le el ne­go­cio a un co­mer­cio de mu­chos años, pe­ro los ba­rrios por al­go res­pon­die­ron tan bien an­te los chi­nos, y es por la al­ter­na­ti­va de pre­cios que ofre­cen”, ana­li­zó quien lle­va más de 10 años tra­ba­jan­do con asiá­ti­cos.

“El mo­dus ope­ran­di del ofi­cia­lis­mo, pa­san­do por el Con­ce­jo co­mo es­cri­ba­nía, es dar res­pues­ta in­me­dia­ta a un sec­tor de co­mer­cian­tes que lo úni­co que bus­ca­ba es no com­pe­tir. No se aten­dió a los que es­ta­mos tra­ba­jan­do ha­ce mu­chí­si­mos años pa­ra que ca­pi­ta­les ex­tran­je­ros ven­gan a Ar­gen­ti­na".

Y am­plíó: "La or­de­nan­za no lo di­rá ex­plí­ci­ta­men­te, pe­ro acá los úni­cos que re­sul­tan per­ju­di­ca­dos de he­cho son los chi­nos. Tam­bién me gus­ta­ría sa­ber con qué re­gla se va a me­dir lo de los 500 me­tros, que en al­gu­nos ca­sos pue­den ser ape­nas tres cua­dras”, la­men­tó San­tia­go Vec­chi.

Se­gún el abo­ga­do, en la ac­tua­li­dad en nues­tra ciu­dad hay al­re­de­dor de 80 su­per­mer­ca­dos chi­nos, de los cua­les 30 se ins­ta­la­ron en los úl­ti­mos dos años.

“Es cier­to que den­tro de los chi­nos tam­bién hay co­mer­cian­tes que apo­ya­ron la or­de­nan­za, pe­ro es por­que ya tie­nen un mer­ca­do cau­ti­vo y no quie­ren más com­pe­ten­cia. Pe­ro pa­ra la ciu­dad, te­ner más com­pe­ten­cia es te­ner me­jo­res pre­cios, y si bien es cier­to que di­rec­ta­men­te es­tos su­per­mer­ca­dos no ge­ne­ran tan­to em­pleo lo­cal, me­jo­ran el mer­ca­do e in­di­rec­ta­men­te hay mu­chas dis­tri- bui­do­ras que fun­cio­nan ex­clu­si­va­men­te gra­cias a ellos”, ex­pli­có.

RO­DRI­GO GAR­CÍA-LA NUE­VA.

de su­per­mer­ca­dos chi­nos po­dría ver­se afec­ta­da con la de­ci­sión del Con­ce­jo De­li­be­ran­te bahien­se.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.