Fra­se

La Nueva - - Mundo Gremial -

Pa­ra se­guir fa­ci­li­tan­do be­ne­fi­cios y acer­can­do soluciones al afi­lia­do y sus fa­mi­lia­res, el Sin­di­ca­to de Tra­ba­ja­do­res Mu­ni­ci­pa­les de Bahía Blan­ca cuen­ta con al­gu­nas se­cre­ta­rías que tra­ba­jan día a día con es­tos ob­je­ti­vos bien cla­ros.

Tal es el ca­so de la Se­cre­ta­ría de Or­ga­ni­za­ción, a car­go de Juan Pablo Schmidt, y la Se­cre­ta­ría de Ad­mi­nis­tra­ción y Ac­tas, lle­va­da ade­lan­te por Li­lia­na Bea­triz Ca­ña­das, quie­nes nos con­ta­ron so­bre su la­bor.

“Ca­da Se­cre­ta­ría es in­de­pen­dien­te pe­ro des­de la Se­cre­ta­ria de Or­ga­ni­za­ción co­la­bo­ro con ca­da una, a re­que­ri­mien­to de ca­da se­cre­ta­rio”, con­tó Juan.

“So­mos los en­car­ga­dos de aten­der a to­dos los que se acer­quen al sin­di­ca­to, ya sea por te­lé­fono o per­so­nal­men­te. En ca­da si­tua­ción se es­cu­cha el ca­so de ca­da uno y se acom­pa­ña en lo que se ne­ce­si­te. He­mos es­ta­do aten­dien­do to­dos los ca­sos y siem­pre de for­ma per­so­na­li­za­da”, se ex­ten­dió Li­lia­na.

“Ca­da uno –agre­gó- tie­ne su tra­ba­jo y en­tre to­dos nos ayu­da­mos y nos agru­pa­mos. Es aten­der el día a día a ca­da uno de los pro­ble­mas de los afi­lia­dos. Tra­ba­ja­mos mu­cho en con­jun­to con la Se­cre­ta­ría So­cial y la Se­cre­ta­ría de Or­ga­ni­za­ción. Son mu­chas las co­sas que es­ta­mos ha­cien­do, tra­tan­do de es­tar en to­dos los de­ta­lles, y gra­cias a Dios es­tá sa­lien­do to­do bien” se­ña­ló.

En ese sen­ti­do, Juan Pablo re­afir­mó es­to de ser el pri­mer con­tac­to con la pro­ble­má­ti­ca de ca­da afi­lia­do, en bus­ca de guiar­los pa­ra en­con­trar la so­lu­ción.

“Ca­da vez que va el afi­lia­do al sin­di­ca­to ha­ce­mos una aten­ción per­so­na­li­za­da de ca­da uno que se acer­ca, que son más o me­nos 200 por día. So­mos la pri­me­ra re­cep­ción y des­pués los de­ri­va­mos a la se­cre­ta­ria que co­rres­pon­de. Es­to es un apren­di­za­je a dia­rio, es día a día. Nun­ca se sa­be con qué ne­ce­si­dad pue­de cru­zar la puer­ta el afi­lia­do. La idea es siem­pre dar­le una so­lu­ción”, se­ña­ló Schimdt, quien pre­via­men­te tam­bién ocu­pó el car­go de vo­cal den­tro del sin­di­ca­to.

-¿En qué te­ma prin­ci­pal­men­te se es­tá tra­ba­jan­do, Juan?

- Una de las fun­cio­nes prin­ci­pa­les o ex­clu­si­vas, es el con­ve­nio 40-40-20, que es en lo que más en­fo­ca­do es­toy aho­ra. Ya que en­ten­de­mos que es uno de los pi­la­res prin­ci­pa­les pa­ra nues­tros afi­lia­dos: la es­ta­bi­li­dad, que ya es­tá ga­ran­ti­za­da por el con­ve­nio co­lec­ti­vo de tra­ba­jo, ya que a los 11 me­ses y 29 ya son to­dos plan­ta per­ma­nen­te, y la sa­lud. Que es por lo que se creó el con­ve­nio 40-4020 que te nom­bra­ba.

-¿De qué se tra­ta es­te con­ve­nio exac­ta­men­te?

-Sir­ve pa­ra ca­da vez que un afi­lia­do que, por cier­ta pa­to­lo­gía que no pue­de ser tra­ta­da en Bahía Blan­ca, la obra so­cial lo de­ri­va a Bue­nos Ai­res ma­yor­men­te, o a otra ciu­dad. DOSEM (Di­rec­ción Obra So­cial de los Em­plea­dos Mu­ni­ci­pa­les), que es una ex­ce­len­te Obra So­cial, cu­bre el 100% pe­ro de la puer­ta del hos­pi­tal ha­cia aden­tro. Por eso, pa­ra el res­to de los gas­tos se creó es­te con­ve­nio que es pa­ra el trans­por­te, que el afi­lia­do pue­de ele­gir có­mo ir, pa­ra la co­mi­da y la ho­te­le­ría. Una vez que el afi­lia­do re­gre­sa, ha­ce­mos la ren­di­ción de los gas­tos y cuan­do es­tá la li­qui­da­ción he­cha, un 40% de esos gas­tos lo cu­bre la obra so­cial, el otro 40% el sin­di­ca­to y, va­rios me­ses des- "En ca­da si­tua­ción se es­cu­cha el ca­so de ca­da uno y se acom­pa­ña en lo que se ne­ce­si­te. He­mos es­ta­do aten­dien­do to­dos los ca­sos y siem­pre de for­ma per­so­na­li­za­da. Ca­da uno tie­ne su tra­ba­jo y en­tre to­dos nos ayu­da­mos y nos agru­pa­mos. Es aten­der el día a día a ca­da uno de los pro­ble­mas de los afi­lia­dos", ex­pli­có Li­lia­na Bea­triz Ca­ña­das de­la Se­cre­ta­ría de Ad­mi­nis­tra­ción y Ac­tas.

pués, se le des­cuen­ta al afi­lia­do so­lo el 20%. Es un con­ve­nio que es­ta­ba ha­ce un tiem­po pe­ro se pro­fun­di­zó mu­cho aho­ra.

-¿De qué otra co­sa se en­car­ga ca­da se­cre­ta­ría du­ran­te el año?

Nor­mal­men­te nos en­car­ga­mos mu­cho de la di­fu­sión, por ejem­plo: pa­ra el Día del Ni­ño, que lo or­ga­ni­za la Se­cre­ta­ria de Ju­ven­tud, lo que ha­ce­mos no­so­tros es la di­fu­sión ma­si­va por dis­tin­tos me­dios.

De plas­mar en los li­bros ca­da reunión que te­ne­mos. Lle­vo el li­bro de de­le­ga­dos, don­de se po­ne so­bre to­dos los te­mas que se tra­tan en las reunio­nes de de­le­ga­dos. Se fir­ma el li­bro pa­ra la asis­ten­cia. Ade­más lle­vo el li­bro de in­ven­ta­rio, don­de es­tán to­das las pro­pie­da­des del sin­di­ca­to. El li­bro de me­mo­ria y ba­lan­ce don­de se lle­va un re­cuen­to de to­do el año: so­bre lo que se gas­tó, se in­vir­tió y de­más. Des­pués es­tá el li­bro de las asam­bleas, por ejem­plo en las de es­te año cuan­do se hi­cie­ron las asam­bleas pa­ra lle­gar a un acuer­do con Eje­cu­ti­vo por las pa­ri­ta­rias to­do se plas­ma­ba ahí. Fue la pri­me­ra vez en tan­tos años que en tres o cua­tro me­ses, se hi­cie­ron tres asam­bleas.

Juan Pablo Schimdt

Li­lia­na Ca­ña­das

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.