“La puer­ta gi­ra­to­ria exis­te, pe­ro no es una cons­tan­te ab­so­lu­ta”

A Gustavo Fe­rra­ri se le pre­gun­tó có­mo re­sol­ver la en­cru­ci­ja­da en­tre la fuer­te po­lí­ti­ca cri­mi­nal y la fal­ta de pla­zas pe­ni­ten­cia­rias. “No va­mos a de­jar li­bres a quie­nes me­re­cen es­tar pre­sos”, ad­vir­tió. Y di­jo que hoy el 70% de los reos tra­ba­ja, es­tu­dia o h

La Nueva - - Portada - Juan Pablo Gor­bal jgor­bal@la­nue­va.com

Co­mo en la eco­no­mía, la sa­lud o la edu­ca­ción, en ma­te­ria ju­di­cial tam­bién se si­gue ha­blan­do de “pe­sa­da he­ren­cia”. No sé si es­tá bien o es­tá mal. Si es cer­te­ro o inexac­to el diag­nós­ti­co. Lo que es­tá cla­ro es que hay más de una ma­ne­ra de ana­li­zar la reali­dad, pe­ro so­lo una reali­dad. Y esa reali­dad mar­ca que la so­bre­po­bla­ción car­ce­la­ria en la pro­vin­cia no pa­ra de ba­tir ré­cords: más de 40 mil pre­sos en 27 mil pla­zas.

El pa­no­ra­ma afec­ta al con­jun­to: a los que es­tán aden­tro y a los que es­ta­mos afue­ra. A la so­cie­dad.

Ca­si to­dos los pre­sos, en al­gún mo­men­to, van a com­ple­tar o cum­plir par­cial­men­te su condena y sal­drán, por­que así lo man­da la ley. El desafío es sa­ber có­mo ba­jar el ín­di­ce de rein­ci­den­cia en es­te mar­co, más aún cuan­do la po­lí­ti­ca en ma­te­ria cri­mi­nal del go­bierno de turno tie­ne un fuer­te sen­ti­do res­tric­ti­vo: hay fi­nes de se­ma­na que se pro­du­cen en­tre 800 y 900 aprehen­sio­nes en to­do el te­rri­to­rio bo­nae­ren­se.

Ca­da vez más de­te­ni­dos y peo­res con­di­cio­nes de alo­ja­mien­to: el re­sul­ta­do pa­re­ce inevi­ta­ble.

¿Qué ha­ce el go­bierno de Ma­ría Eu­ge­nia Vidal pa­ra tra­tar de sor­tear es­ta en­cru­ci­ja­da? Le pre­gun­ta­mos al mi­nis­tro de Jus­ti­cia, Gustavo Fe­rra­ri, en un mano a mano que tam­bién in­clu­yó el pro­yec­to de Re­for­ma al Có­di­go Pro­ce­sal Pe­nal, que bus­ca dar­le ma­yor pro­ta­go­nis­mo a la fi­gu­ra de la víc­ti­ma.

En la me­di­da que cons­truir cár­ce­les -ne­ce­sa­rio pa­ra cu­brir un dé­fi­cit pe­ro no co­mo so­lu­ción de fon­do de la pro­ble­má­ti­ca- re­sul­ta muy cos­to­so, se es­tán am­plian­do y re­fac­cio­nan­do al­gu­nos lu­ga­res de de­ten­ción, se creó un sis­te­ma avan­za­do de mo­ni­to­reo y vi­gi­lan­cia pa­ra pre­sos con sa­li­das o arres­tos do­mi­ci­lia­rios, se ad­qui­rie­ron más to­bi­lle­ras elec­tró­ni­cas y se re­for­zó la se­gu­ri­dad y con­trol en los pe­na­les: me­dian­te las re­qui­sas, en po­co más de un año, se se­cues­tra­ron más de 113 mil ele­men­tos prohibidos, en­tre fa­cas, ob­je­tos con­tun­den­tes, ce­lu­la­res, chips, psi­co­tró­pi­cos y otras dro­gas.

El mi­nis­tro de­jó en cla­ro que, pe­se al cua­dro si­tua­cio­nal, la po­lí­ti­ca no va a cam­biar: “No va­mos a de­jar li­bres a quie­nes me­re­cen es­tar pre­sos”,

ad­vir­tió. De to­das ma­ne­ras, re­co­no­ció que la pro­ble­má­ti­ca car­ce­la­ria se­gu­ra­men­te man­ten­drá el im­pac­to en go­bier­nos fu­tu­ros.

- No es so­lo una sen­sa­ción que co­rre­mos muy de atrás al pro­ble­ma...

- No, cla­ro. Y el te­ma no es so­lo la ta­sa de re­cam­bio (por año en­tran 3.500 pre­sos más de los que sa­len) sino los tiem­pos de cons­truc­ción. Es­te año es­ta­mos ter­mi­nan­do 3 obras, con re­fac­cio­nes y al­cai­días, que su­ma­rán 900 pla­zas al Ser­vi­cio Pe­ni­ten­cia­rio Bo­nae­ren­se, en­tre ellas una cár­cel nue­va, en Cam­pa­na, con unos 600 pla­zas. El rit­mo de­bió ha­ber si­do per­ma­nen­te y cons­tan­te du­ran­te ca­da año. No po­de­mos re­cu­pe­rar en 2, 3, 4 o 5 años lo que no se hi­zo en 10. Es una reali­dad que im­pac­ta­rá ne­ce­sa­ria­men­te so­bre go­bier­nos fu­tu­ros. No­so­tros sin­ce­ra­mos los nú­me­ros, no ocul­ta­mos la reali­dad, de­ci­mos lo que real­men­te pa­sa. Es­ta­mos tra­tan­do de to­mar me­di­das or­di­na­rias y ex­tra­or­di­na­rias, de for­ma tal de po­der dar­le a la ciu­da­da­nía una pro­tec­ción a tra­vés de la po­lí­ti­ca cri­mi­nal que im­ple­men­ta­mos, que tie­ne un sis­te­ma de pre­ven­ción al­to. - ¿Cuán­to sa­le cons­truir una cár­cel gran­de, co­mo pa­ra 1.500 in­ter­nos, al­go que no se ha­ce des­de ca­si 20 años?

- Cer­ca de 3 mil mi­llo­nes de pe­sos. Y el pre­su­pues­to de to­do el mi­nis­te­rio es de 17.287 mi­llo­nes, de los cua­les gran por­cen­ta­je se va en re­cur­sos hu­ma­nos, co­mi­da y me­di­ca­men­tos pa­ra los de- te­ni­dos. Son más de 40 mil de­te­ni­dos, más 1.800 mo­ni­to­rea­dos y 22 mil agen­tes del Ser­vi­cio. En­tre con­su­mo de ali­men­tos, me­di­ca­men­tos de de­te­ni­dos más los suel­dos de los pe­ni­ten­cia­rios, te­nés gran por­cen­ta­je del pre­su­pues­to. Lo im­por­tan­te, ade­más, es que, an­te re­cur­sos es­ca­sos, la pro­vin­cia tam­bién ne­ce­si­ta es­cue­las, hos­pi­ta­les y pa­tru­lle­ros. No es que to­mo los re­cur­sos y cons­tru­yo cár­ce­les.

- ¿No hay un con­tra­sen­ti­do en­tre la po­lí­ti­ca cri­mi­nal que lo­gra mu­chas de­ten­cio­nes y la fal­ta de lu­ga­res pa­ra alo­jar de­te­ni­dos?

- No es un con­tra­sen­ti­do, por­que una co­sa la de­ci­di­mos no­so­tros y la otra la de­ci­die­ron otros, que du­ran­te 20 años no cons­tru­ye­ron. Lo que es­ta­mos ha­cien­do es tra­tar de ver de qué for­ma res­pon­de­mos (Cris­tian) Ri­ton­do (mi­nis­tro de Se­gu­ri­dad) y yo a las ne­ce­si­da­des de es­pa­cio, pe­ro al­go tie­ne que que­dar en cla­ro: no por eso va­mos a de­jar li­bres a per­so­nas que me­re­cen es­tar presas.

- Con tan­tos de­te­ni­dos, có­mo se ex­pli­ca que ha­ya au­to­ri­da­des, in­clu­so po­li-

cia­les, que si­gan ha­blan­do de “puer­ta gi­ra­to­ria”.

- Hay ca­sos de puer­ta gi­ra­to­ria, lo cual no sig­ni­fi­ca que sea una cons­tan­te ab­so­lu­ta. Lo que pa­sa que a ve­ces se per­ci­be que al­guien que co­me­te un de­li­to es­tu­vo en la cár­cel y ese ca­so ge­ne­ra es­ta sen­sa­ción. Pe­ro, hoy por hoy, se es­tán dan­do ca­sos in­ver­sos: per­so­nas que po­drían te­ner pri­sión do­mi­ci­lia­ria, por de­li­tos me­no­res, no son li­be­ra­das. Vos te­nés jue­ces que li­be­ran y que tie­nen una con­cep­ción zaf­fa­ro­nia­na y otros que, por pre­cau­ción, no li­be­ran. Lo que no po­de­mos es ge­ne­ra­li­zar.

- ¿Es al­to el gra­do de preo­cu­pa­ción por la so­bre­po­bla­ción car­ce­la­ria?

- Los ho­mi­ci­dios trau­má­ti­cos en las cár­ce­les han ba­ja­do de ma­ne­ra muy sos­te­ni­da a lo lar­go de es­tos 2 años, con evi­den­cias. El ni­vel de ha­ci­na­mien­to pue­de con­tri­buir pa­ra la li­ti­gio­si­dad, por eso ex­tre­ma­mos los re­cur­sos, que ha­ya más gen­te que sal­ga al pa­tio, que ten­ga tra­ba­jo fue­ra de los pa­be­llo­nes, que es­tu­die. En eso el in­cre­men­to es sus­tan­cial.

(NdeR: No lo di­jo el mi­nis­tro, pe­ro otros fun­cio­na­rios creen que al ha­ber me­jo­ra­do el ser­vi­cio de la co­mi­da y la me­di­ca­ción, el ni­vel de an­sie­dad en la po­bla­ción car­ce­la­ria ba­jó).

- ¿Cuál es el por­cen­ta­je de per­so­nas “ocu­pa­das” en las cár­ce­les pro­vin­cia­les? - Cer­ca del 70% de in­ter­nos ha­ce al­gu­na ac­ti­vi­dad, ya sea la­bo­ral, de es­tu­dio o de­por­tes. Es un nú­me­ro mun­dial­men­te ra­zo­na­ble. Es lo que fo­men­to to­do el tiem­po, por­que ha­ce que dis­mi­nu­ya la li­ti­gio­si­dad. La gen­te que sa­le del pa­be­llón sien­te al­gu­na sen­sa­ción de li­ber­tad y se pe­lea me­nos, me­jo­ra la con­vi­ven­cia. Tam­bién exis­te la ac­ti­vi­dad re­li­gio­sa, lú­di­ca y la mú­si­ca. No pue­do de­cir que ten­ga­mos una si­tua­ción des­con­tro­la­da, al con­tra­rio. Se es­ta­ba pre­pa­ran­do una fu­ga (ha­ce al­gu­nos días, en el pe­nal de Cam­pa­na), pe­ro lo abor­ta­mos; hoy mis­mo (por el miér­co­les) des­cu­bri­mos que una per­so­na se que­ría fu­gar (de la cár­cel de Ol­mos, un de­te­ni­do por ro­bo agra­va­do iba a ser so­me­ti­do a una pe­ri­cia que lo po­dría in­vo­lu­crar en un ho­mi­ci­dio y tra­tó de huir) y tam­bién lo frus­tra­mos.

- ¿En qué con­sis­ten los cam­bios en la po­lí­ti­ca de re­qui­sas? ¿qué mar­can las es­ta­dís­ti­cas?

- Es­ta­mos re­qui­san­do per­ma­nen­te­men­te y te­ne­mos un ré­cord. No re­qui­sa el mis­mo per­so­nal del es­ta­ble­ci­mien­to, sino que se ha­ce de ma­ne­ra cru­za­da, lle­ga per­so­nal de afue­ra, de la fuer­za es­pe­cial que he­mos crea­do. Es­tá muy for­ta­le­ci­da la se­gu­ri­dad de los pe­na­les. His­tó­ri­ca­men­te lo hi­zo la gen­te del lu­gar, de ca­da cár­cel, pe­ro aho­ra cam­bia­mos el sis­te­ma y va­mos a cual­quier ho­ra, cae­mos a las 3 de la ma­ña­na, y la ver­dad es que es­tá yen­do muy bien. Es im­pre­sio­nan­te la can­ti­dad de co­sas que se se­cues­tran, en­tre ele­men­tos con­tun­den­tes, fa­cas, te­lé­fo­nos y dro­ga.

- ¿Y en qué me­di­da cree que in­ci­de en la re­in­ser­ción que 7 de ca­da 10 pre­sos es­tén ocu­pa­dos en pri­sión?

- Eso se no­ta mu­cho, mu­cho, mu­cho en aque­llos que ha­cen for­ma­ción pro­fe­sio- nal. Te­ne­mos ca­si 300 ta­lle­res ac­ti­vos, co­mo por ejem­plo pa­ra re­pa­rar mo­tos, de re­ci­cla­do de compu­tado­ras, de cons­truc­ción de col­cho­nes ig­ní­fu­gos, pa­na­de­ría o pe­lu­cas pa­ra en­fer­mos de cán­cer, más una in­fi­ni­dad de cur­sos de for­ma­ción pro­fe­sio­nal. Y el año que vie­ne lan­za­mos un plan de ter­mi­na­li­dad de es­cue­las pri­ma­ria y se­cun­da­ria. To­do es­to va a ge­ne­rar un efec­to di­rec­to so­bre la rein­ci­den­cia. La in­cor­po­ra­ción de co­no­ci­mien­tos so­bre ofi­cios y há­bi­tos la­bo­ra­les es cla­ve pa­ra la reha­bi­li­ta­ción de los in­ter­nos, una vez re­cu­pe­ra­da la li­ber­tad. El tra­ba­jo, la edu­ca­ción y el de­por­te son com­po­nen­tes fun­da­men­ta­les en la re­duc­ción de la cri­mi­na­li­dad y la reite­ran­cia.

Mue­bles pa­ra jar­di­nes de in­fan­tes, una de las ta­reas de los ta­lle­res de la cár­cel lo­cal.

de Jus­ti­cia bo­nae­ren­se cam­bió la mo­da­li­dad de re­qui­sas en las cár­ce­les y el re­sul­ta­do es sor­pren­den­te: más de 113 mil ob­je­tos se­cues­tra­dos en po­co más de un año.

El mi­nis­te­rio

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.