Le­jos de la li­ber­tad in­for­má­ti­ca

Cór­do­ba y la ma­trí­cu­la para ejer­cer co­mo pro­gra­ma­dor A di­fe­ren­cia de otras ciu­da­des del mun­do, en Cór­do­ba es ile­gal ejer­cer la in­for­má­ti­ca sin tí­tu­lo uni­ver­si­ta­rio en compu­tación y sin ma­trí­cu­la pro­fe­sio­nal. ¿Ne­ce­si­ta la pro­fe­sión de una co­le­gia­ción?

La Voz del Interior - Número Cero - - Debate - Fe­de­ri­co Heinz * * Uno de los fun­da­do­res de Fun­da­ción Vía Li­bre. Pro­gra­ma­dor. Actualmente tra­ba­ja para Goo­gle.

La compu­tado­ra ho­ga­re­ña era una ex­tra­va­gan­cia en 1987, cuan­do un gru­po de in­for­má­ti­cos ac­ci­den­ta­les con­ven­ció a los le­gis­la­do­res de la pro­vin­cia de Cór­do­ba de crear el Con­se­jo Pro­fe­sio­nal de Cien­cias In­for­má­ti­cas de la Pro­vin­cia de Cór­do­ba (CPCIPC), en­tre­gán­do­les el con­trol res­pec­to a quié­nes pue­den tra­ba­jar en compu­tación.

Se­gún la ley 7.342/87, es ile­gal ejer­cer la in­for­má­ti­ca en Cór­do­ba sin tí­tu­lo uni­ver­si­ta­rio en compu­tación y ma­trí­cu­la pro­fe­sio­nal (sal­vo para el nú­cleo ori­gi­nal del Con­se­jo, quie­nes ca­re­cían de tí­tu­lo mien­tras se eri­gían en jue­ces de per­so­nas en las mis­mas con­di­cio­nes). Una ca­si­lla de pea­je en una ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca en cre­ci­mien­to rin­de fru­tos. Y el mo­no­po­lio so­bre el ase­so­ra­mien­to para to­das las con­tra­ta­cio­nes in­for­má­ti­cas de la pro­vin­cia, más aún.

Ya en­ton­ces, la idea era ab­sur­da: equi­va­le, si bus­ca­mos una com­pa­ra­ción, a res­trin­gir el ejer­ci­cio de la ma­te­má­ti­ca, de la mú­si­ca, del pe­rio­dis­mo o de la co­ci­na, co­sas que no to­do el mun­do sa­be ha­cer pe­ro que cual­quie­ra pue­de ejer­cer.

Hoy, ta­reas mu­chí­si­mo más com­ple­jas que las que eran con­si­de­ra­das “compu­tación” ha­ce 29 años son co­ti­dia­nas para to­do el mun­do.

La ubi­cui­dad de las compu­tado­ras, su­ma­da a la li­bre circulación del co­no­ci­mien­to en in­ter­net, per­mi­tie­ron que una enor­me va­rie­dad de per­so­nas apren­die­ra a pro­gra­mar y con­tri­bu­ye­ra des­de su ex­pe­rien­cia. El soft­wa­re se ha es­ta­ble­ci­do fir­me­men­te co­mo el ar­te­fac­to cul­tu­ral ca­rac­te­rís­ti­co de nues­tra épo­ca, y en to­do el mun­do es­cri­bir pro­gra­mas es una ha­bi­li­dad bus­ca­da y re­com­pen­sa­da.

En to­do el mun­do, me­nos en Cór­do­ba. En Cór­do­ba es de­li­to.

De­lin­quir co­mo sa­li­da

Cuan­do en 1994 re­gre­sé de Ale­ma­nia, don­de ha­bía tra­ba­ja­do por ocho años desa­rro­llan­do sis­te­mas de co­mu­ni­ca­cio­nes para la in­dus­tria au­to­mo­triz, me en­con­tré con que mis op­cio­nes la­bo­ra­les eran vio­lar la ley o de­di­car­me a otra co­sa. Co­mo mu­chos otros cor­do­be­ses, pre­fe­rí de­lin­quir. Al fin y al ca­bo, quie­nes lo ha­cen es­tán en ex­ce­len­te com­pa­ñía: Ri­chard Stall­man, Do­nald Knuth, Alan Kay, Gui­do van Ros­sum, Tim Ber­ners­Lee… en Cór­do­ba, to­dos los su­pers­tars de la in­for­má­ti­ca se­rían de­lin­cuen­tes.

Me de­di­qué al cri­men con en­tu­sias­mo: tra­ba­jé para gen­te que qui­so em­plear­me, di cur­sos para gen­te que qui­so apren­der, ini­cié Fun­da­ción Vía Li­bre para di­fun­ dir la im­por­tan­cia de pre­ser­var la li­ber­tad en un mun­do in­for­ma­ti­za­do, di­se­ñé en Cór­do­ba la primera im­pre­so­ra 3D pro­du­ci­ble en pe­que­ñas se­ries de Ar­gen­ti­na.

Por 18 años fui una ola de­lic­ti­va uni­per­so­nal, has­ta que un gi­gan­te de in­ter­net me res­ca­tó de mi pe­ca­mi­no­sa vi­da y me tra­jo a Londres don­de, co­mo en el res­to del mun­do, a na­die se le cru­za la idea de exi­gir ma­trí­cu­la para tra­ba­jar en in­for­má­ti­ca.

Vo­to elec­tró­ni­co

CPCIPC in­ter­pre­ta que la ley le per­mi­te ins­ta­lar­se co­mo due­ño ab­so­lu­to del dis­cur­so in­for­má­ti­co. Du­ran­te 2016, un gru­po de pro­gra­ma­do­res in­de­pen­dien­tes in­ves­ti­ga­ron el sis­te­ma de vo­to elec­tró­ni­co pro­pues­to por el Go­bierno nacional, de­jan­do a la vis­ta se­rias ame­na­zas a la in­te­gri­dad del re­cuen­to y el se­cre­to del su­fra­gio.

En­tre ellos se des­ta­có Ja­vier Smal­do­ne, un ex­ce­len­te pro­gra­ma­dor de Río Cuar­to. ¿La reac­ción del CPCIPC? Ame­na­zar­lo con una de­man­da por ejer­ci­cio ile­gal de la pro­fe­sión. No es un ca­so ais­la­do: la mis­ma ame­na­za fue blan­di­da en mi con­tra allá por el año 2000, en un in­fruc­tuo­so in­ten­to de im­pe­dir­me ha­blar so­bre

soft­wa­re li­bre fren­te a la Cá­ma­ra de Dipu­tados de la Na­ción.

Ese mis­mo car­go po­dría apli­car­se a Ni­co­lás Wo­lo­wick, Da­niel Pe­naz­zi y Ja­vier Blan­co, doc­to­res de FaMAF que ad­vir­tie­ron so­bre las mis­mas ame­na­zas. O a De­lia Fe­rrei­ra, una abo­ga­da que de­mues­tra co­no­cer los ries­gos de la tec­no­lo­gía mu­cho me­jor que el CPCIPC. O a cual­quie­ra cu­ya vo­ca­ción de­mo­crá­ti­ca lo im­pul­sa­ra a es­cri­bir so­bre el te­ma.

Para evi­tar pro­ble­mas con in­ves­ti­ga­do­res in­de­pen­dien­tes que por ahí van y des­cu­bren al­go, la le­gis­la­tu­ra de la pro­vin­cia de­ci­dió po­ner a los zo­rros a car­go del ga­lli­ne­ro otor­gan­do al CPCIPC el mo­no­po­lio de la fis­ca­li­za­ción in­for­má­ti­ca de las pró­xi­mas elec­cio­nes, por ley.

La ma­tri­cu­la­ción pro­fe­sio­nal de in­for­má­ti­cos es un bo­chor­no­so in­ven­to cor­do­bés, iné­di­to en el mun­do. Un agra­vio a la cul­tu­ra, a la li­ber­tad de ex­pre­sión y de tra­ba­jo.

LA IDEA EQUI­VA­LE A RES­TRIN­GIR EL EJER­CI­CIO DE­LA MA­TE­MÁ­TI­CA, DE­LA MÚ­SI­CA, DEL PE­RIO­DIS­MO O DE­LA CO­CI­NA.

(PAPERBLOG.COM)

El di­le­ma. ¿Es la pro­gra­ma­ción in­for­má­ti­ca una ac­ti­vi­dad equi­va­len­te a la me­di­ci­na y la abo­ga­cía o a la mú­si­ca y las ar­tes?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.