El hom­bre que quie­re mo­rir en la An­tár­ti­da

Fa­cun­do Fio­ra­mon­ti Co­mo fo­tó­gra­fo, in­te­gró la pa­tru­lla So­be­ra­nía, pio­ne­ra en abrir una pis­ta de ate­rri­za­je que sir­vió para la fun­da­ción de la ba­se Ma­ram­bio. Aho­ra vi­ve en­tre Un­qui­llo y Cór­do­ba.

La Voz del Interior - Número Cero - - Retrato - Be­ni­ta Cue­llar Es­pe­cial

¿Qué se sien­te aven­tu­rar­se en un te­rreno don­de só­lo im­pe­ran el frío y la nie­ve eter­na? La res­pues­ta la tie­nen aque­llos que lo ex­pe­ri­men­ta­ron. Los que se ani­ma­ron al desafío de des­cu­brir el so­li­ta­rio con­ti­nen­te blan­co. Los in­te­gran­tes de la pa­tru­lla So­be­ra­nía, un gru­po de mi­li­ta­res de la Fuer­za Aé­rea Ar­gen­ti­na, ex­plo­ra­ron ese sue­lo y lo­gra­ron re­ve­lar el pai­sa­je he­la­do.

El cor­do­bés Luis Fa­cun­do Fio­ra­mon­ti fue uno de ellos. In­te­gró la pa­tru­lla que a pi­co y pa­la abrió un sur­co de tie­rra para crear la primera pis­ta de ate­rri­za­je, una puer­ta de en­tra­da al con­ti­nen­te an­tár­ti­co, y fun­dar de es­te mo­do la ba­se Ma­ram­bio, el 29 de oc­tu­bre de 1969.

“Amo la na­tu­ra­le­za en su es­ta­do vio­len­to. En San Luis, cuan­do ha­bía tor­men­tas so­lía po­ner­me un pi­lo­to, me iba a una pla­za que se lla­ma­ba La­fi­nur y veía có­mo arran­ca­ba las ra­mas el remolino. No sé qué es la adre­na­li­na pe­ro la ne­ce­si­to. Eso me pa­sa­ba en la An­tár­ti­da. Mi ver­da­de­ro mo­ti­vo era ir ha­cia allá, por lo agres­te, por lo pe­li­gro­so”, di­ce Fio­ra­mon­ti.

Via­je al con­ti­nen­te blan­co

En su via­je inau­gu­ral te­nía 26 años y ha­cía cin­co que ha­bía egre­sa­do de la Es­cue­la de Sub­ofi­cia­les de la Fuer­za Aé­rea Cór­do­ba. Su pri­mer des­tino fue la Quin­ta Bri­ga­da Aé­rea de San Luis. Des­de allí, y con un hi­jo muy pe­que­ño, par­ti­ría rum­bo al mis­mo sue­ño que ca­si sin pen­sar­lo lo lle­vó ser fo­tó­gra­fo de vue­lo y te­rres­tre. Con una me­mo­ria y un hu­mor ad­mi­ra­bles aún re­cuer­da el nú­me­ro de la cam­pa­ña an­tár­ti­ca, el 6869.

“Fue en 1968. El ope­ra­ti­vo se lla­ma­ba Skúa, co­mo un ave de la An­tár­ti­da. Era el ini­cio para la fun­da­ción de la ba­se Ma­ram­bio, en la is­la del mis­mo nom­bre. La pa­tru­lla So­be­ra­nía es­ta­ba con­for­ma­da por la gen­te que es­ta­ba en la ba­se Ma­tien­zo y en la Es­ta­ción Ae­ro­na­val Pe­trel, éra­mos 23. La par­ti­da fue des­de el puer­to de Bue­nos Ai­res en el rom­pehie­los ARA Ge­ne­ral San Martín”, re­la­ta.

Lo pri­me­ro que lo im­pre­sio­nó al lle­gar fue la fal­ta de un ca­nal en­tre el con­ti­nen­te y los hie­los. El rom­pehie­los era el úni­co me­dio de trans­por­te. Cuan­do lle­gó un tém­pano pe­gó al ARA y rom­pió las ama­rras. “Yo di­je: ¡qué co­sa más lin­da!”, cuen­ta, co­mo si re­vi­vie­ra la ha­za­ña.

“Lle­vá­ba­mos co­sas para un año. Des­de el rom­pehie­los se ba­ja­ba el com­bus­ti­ble por la man­gue­ra. Ha­bía que mo­ver un tam­bor de 200 li­tros ha­cia la ba­se Ma­tien­zo. El bar­co se iba y que­dá­ba­mos so­los. Car­gá­ba­mos las co­sas en los vehícu­los o tri­neos. An­dá­ba­mos y de pron­to se cu­bría to­do de nie­ve y no se veía ni la mano. Te­nía­mos que pa­rar o ir des­pa­cio para no pi­sar una grie­ta”, re­me­mo­ra.

Las ta­reas dia­rias iban des­de la lim­pie­za del lu­gar, pro­du­cir agua o ser­vir el desa­yuno has­ta li­diar con la fal­ta de luz cuan­do se ter­mi­na­ba el ga­soil que abas­te­cía la usi­na. “A la ho­ra de co­mer íba­mos muy abri­ga­dos. Aga­rrá­ba­mos el pla­to, lo po­nía­mos de­ba­jo del abri­go y el cu­bier­to en los bol­si­llos. Na­die se sen­ta­ba has­ta que ve­nía la so­pe­ra. Co­mía­mos rá­pi­do y nos me­tía­mos en la ca­ma. Y para ir al ba­ño ha­bía que pen­sar­lo va­rias ve­ces, ba­jar­se los pan­ta­lo­nes po­día oca­sio­nar que te con­ge­la­ras”, na­rra.

Otros de los gran­des in­con­ve­nien­tes era la co­mu­ni­ca­ción, ha­blar con sus fa­mi­lia­res era una odi­sea tan ar­dua co­mo lu­char con la nie­ve. “Ha­bía que ro­gar que no hu­bie­ra vien­to ni des­car­ga. A ve­ces, no se en­ten­día na­da”, re­cuer­da.

La fun­da­ción de la pis­ta

Fio­ra­mon­ti te­nía que rea­li­zar un re­le­va­mien­to para tra­zar la fu­tu­ra pis­ta de ate­rri­za­je. Lle­vó una cá­ma­ra nue­va que no co­no­cía pe­ro se pa­só días es­tu­dián­do­la. Cuan­do lle­gó el mo­men­to, vo­ló y fo­to­gra­fió el agres­te sue­lo. “Las pie­dras eran im­pre­sio­nan­tes y se las qui­ta­ba con pi­co y pa­la, o con ex­plo­si­vos. Te­nía­mos que pi­car y pi­car. Si he pa­lea­do en mi vi­da, ha si­do ahí”, evo­ca.

Para tras­la­dar las pro­vi­sio­nes, equi­pa­mien­tos, car­pas y he­rra­mien­tas a la is­la, se usó el avión Bea­ver, con es­quíes, que ate­rri­za­ba so­bre el mar con­ge­la­do. “To­das las ma­ña­nas íba­mos a des­en­te­rrar­lo con pa­las, es­ta­ba me­ti­do de co­la. Se acu­mu­la­ba nie­ve de un día para otro. Cuan­do ve­nía un tem­po­ral el vien­to era muy fuer­te”, cuen­ta.

Lue­go de las du­ras jor­na­das de tra­ba­jo bus­ca­ban la ma­ne­ra de di­ver­tir­se. “Para las fe­chas pa­trias ha­cía­mos con­cur­sos. Un 9 de ju­lio, en una co­rri­da de sor­ti­ja en esquí, se me da por sa­car­me los guan­tes para aga­rrar me­jor la bi­ro­me. Em­pe­cé a sen­tir un do­lor en las ma­nos, es­ta­ban con­ge­la­das. Es co­mo si te cla­va­ras mil al­fi­le­res. Te­nés que aguan­tar el do­lor has­ta que se ca­lien­ten”, des­cri­be.

Cuan­do la pis­ta tu­vo una ex­ten­sión de 300 me­tros ate­rri­zó el Bea­ver. El tra­ba­jo du­ró al­re­de­dor de tres me­ses, y el 29 de oc­tu­bre de 1969 fue inau­gu­ra­do el Dou­glas C-47 con 900 me­tros. “Sa­qué fo­tos de la ce­re­mo­nia de la fun­da­ción. Ve­nía la tem­po­ra­da de ve­rano ‘69- ‘70, se ar­ma­ron las edi­fi­ca­cio­nes con pa­ne­les ator­ni­lla­dos, lo pri­me­ro que se hi­zo fue la co­ci­na y una sala de ra­dio”, des­ta­ca. Lue­go se ex­ten­dió la pis­ta has­ta los 1200 me­tros.

La vi­da des­pués de la nie­ve

Fa­cun­do, co­mo le gus­ta que lo lla­men, vol­vió du­ran­te va­rias cam­pa­ñas de ve­rano para se­guir re­tra­tan­do el pai­sa­je in­hós­pi­to. En to­tal, pa­só cua­tro años en la An­tár­ti­da. “Aho­ra la ba­se es otra co­sa. A mi hi­jo le de­jo de he­ren­cia la ex­pe­rien­cia que vi­ví allá”, cuen­ta.

A los 75 años re­par­te su tiem­po en­tre Un­qui­llo y el ba­rrio Gran­ja de Fu­nes en Cór­do­ba. Allí vi­ve con su no­via, en me­dio del can­to de los pá­ja­ros, sus pe­rros y ár­bo­les. Va al gim­na­sio y bai­la fol­klo­re. Cree en el nú­me­ro 13, ya que va­rios acon­te­ci­mien­tos en su vi­da su­ce­die­ron en esa fe­cha. Es tam­bién el nú­me­ro de ami­gos con los que se fue a Es­ta­dos Uni­dos en mo­to a re­co­rrer la ru­ta 66, des­de Las Ve­gas has­ta Los Án­ge­les.

Ja­más ol­vi­da al con­ti­nen­te blan­co. “Qui­sie­ra mo­rir allí. Me en­can­ta ¿Se­rá que me atrae el si­len­cio? A ve­ces aga­rra­ba la al­moha­da y me iba a dor­mir la sies­ta le­jos de la ba­se. No que­ría es­cu­char el ron­ro­neo de la usi­na”. Y ase­gu­ra que no tie­ne po­si­bi­li­da­des de vol­ver. “Me que­dan los re­cuer­dos”, con­clu­ye.

(MARTÍN BAEZ)

En Un­qui­llo. Fa­cun­do Fio­ra­mon­ti po­sa en el ca­lor cor­do­bés y ex­tra­ña el frío.

(LA VOZ / AR­CHI­VO)

An­tár­ti­da. Primera cons­truc­ción de ba­se Ma­ram­bio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.