Re­yes, Na­vi­dad y sin­cre­tis­mo

La Voz del Interior - Número Cero - - Lugares Comunes - ANA LLURBA

El pino de plás­ti­co de­co­ra­do con lu­ces ti­ti­lan­tes, los hi­per­ca­ló­ri­cos tu­rro­nes, las guir­nal­das con te­má­ti­ca in­ver­nal, el so­fo­can­te dis­fraz de Pa­pá Noel en el cual al­gún tío o ve­cino se ani­ma­ba a em­bu­tir­se para re­par­tir re­ga­los. Si des­de chi­cos in­tuía­mos el ab­sur­do de que la pa­ra­fer­na­lia na­vi­de­ña no coin­ci­die­ra con las ca­lu­ro­sas con­di­cio­nes cli­má­ti­cas del Cono Sur y em­pe­zá­ba­mos a sos­pe­char del sin­gu­lar pa­re­ci­do fí­si­co en­tre el se­ñor con bar­ba blan­ca y ese ve­cino que se ríe igual, ima­gí­nen­se lo que su­ce­de cuan­do una se po­ne a es­car­bar un po­co en el tras­fon­do cul­tu­ral ori­gi­nal de di­cha tra­di­ción.

Cual­quier his­to­ria­dor de la An­ti­güe­dad pue­de fun­da­men­tar que ha­ce tres mil años no se ce­le- bra­ban los cum­plea­ños, así que has­ta para quie­nes leen la Bi­blia co­mo un do­cu­men­to his­to­rio­grá­fi­co y no co­mo un mi­to fun­da­cio­nal de una de las re­li­gio­nes más po­pu­la­res del mun­do, se­ría di­fí­cil de ar­gu­men­tar por qué se su­po­ne que Je­sús na­ció un 25 de di­ciem­bre.

La Na­vi­dad tal co­mo la co­no­ce­mos se ins­tau­ró en el si­glo IV des­pués de Cris­to. Así lo sos­tie­ne el his­to­ria­dor Art­hur Wei­gall en The Pa­ga­nism in Our Ch­ris­tia­nity. Es­te cé­le­bre des­mon­ta­dor de mi­tos jus­ti­fi­có con ar­gu­men­tos his­to­rio­grá­fi­cos por qué se la hi­zo coin­ci­dir con el sols­ti­cio de in­vierno, la vuel­ta del sol a la Tie­rra, en cu­yo ho­me­na­je se ce­le­bra­ba las “fies­tas de Saturnalia”, un pe­río­do que du­ra­ba del 25 de di­ciem­bre al 6 de enero. Es­ta úl­ti­ma fe­cha coin­ci­día, ade­más, con lo que los egip­cios ce­le­bra­ban co­mo “la epi­fa­nía de Osi­ris” (la­ti­ni­za­do co­mo Dio­ni­sos) y que se ha­ría coin­ci­dir con la vi­si­ta de los Re­yes Ma­gos. Ade­más, en es­tas dos se­ma­nas se con­si­de­ra­ba que se en­con­tra­ban los mun­dos de los vi­vos y los muer­tos. Una épo­ca que el cris­tia­nis­mo pri­mi­ti­vo asi­mi­ló co­mo fe­cha inau­gu­ral de la es­ci­sión del ju­daís­mo: el me­sías ya ha­bía lle­ga­do y de pa­so ca­ña­zo: ¿por qué no ce­le­brar­lo la no­che más lar­ga del año con el re­gre­so del dios Sol a esa par­te del he­mis­fe­rio?

A es­ta fu­sión de fes­ti­vi­da­des, a es­te sin­cre­tis­mo en­tre las re­li­gio­nes gre­co­la­ti­na, egip­cia y ju­deo­cris­tia­na, se le su­ma­rían con los si­glos más tra­di­cio­nes de ori­gen teu­tó­ni­co. Co­mo la fi­gu­ra del Dios Thor (!), cu­yos ras­gos jo­co­sos y di­cha­ra­che­ros coin­ci­den con los de San Ni­co­lás, nues­tro so

ca­lled Pa­pá Noel, en la fes­ti­vi­dad que coin­ci­día con el pe­río­do de Ad­vien­to, pre­vio a la Na­vi­dad.

Así es co­mo cuan­do uno em­pie­za a des­em­pol­var la guir­nal­da na­vi­de­ña del sin­cre­tis­mo de es­ta fes­ti­vi­dad, es­ta nun­ca aca­ba de des­en­ro­llar­se. Por eso só­lo nos que­da la op­ción de dar rien­da suel­ta a la gu­la, al es­pí­ri­tu de de­rro­che co­lec­ti­vo y echar­nos unas ri­sas con­tan­do a nues­tra fa­mi­lia el “Es­pe­cial de Na­vi­dad de Shel­don Coo­per” de The Big

Bang Theory, en el que Shel­don ce­le­bra las Sa­tur­na­lias.

LAS FIES­TAS DE SATURNALIA ERAN EN­TRE EL 25 DE DI­CIEM­BRE Y EL 6 DE ENERO.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.