Elo­fi­cio­del BIÓ­GRA­FO

Las bio­gra­fías se ga­na­ron un lu­gar en la ofer­ta edi­to­rial ar­gen­ti­na. Có­mo se ha­ce pa­ra re­tra­tar las vi­das de los per­so­na­jes más in­tere­san­tes del pre­sen­te y del pa­sa­do.

La Voz del Interior - Número Cero - - Vidas Contadas - Ri­car­do Mos­so Es­pe­cial

“Las bio­gra­fías no son sino la ro­pa y los bo­to­nes del hom­bre; la bio­gra­fía del hom­bre mis­mo no se pue­de es­cri­bir”, sen­ten­ció el es­cri­tor nor­te­ame­ri­cano Mark Twain. Sin em­bar­go, con­tra la opi­nión del au­tor de Las aven­tu­ras de Tom Saw­yer, en la Ar­gen­ti­na los li­bros bio­grá­fi­cos se des­ta­can en­tre los tex­tos de ti­po pe­rio­dís­ti­co o de ac­tua­li­dad en el mer­ca­do edi­to­rial lo­cal.

Sean so­bre po­lí­ti­cas o po­lí­ti­cos in­flu­yen­tes, de­lin­cuen­tes, ar­tis­tas o de­por­tis­tas po­pu­la­res, quie­nes apa­re­cen en la ta­pa de un li­bro al­can­zan a nues­tros ojos una es­ta­tu­ra ma­yor.

No im­por­ta si los ama­mos o los odia­mos: el re­la­to de sus vi­das no nos re­sul­ta in­di­fe­ren­te. ¿Se­rá un re­fle­jo de ese de­seo ca­si nun­ca sa­tis­fe­cho de sa­ber quié­nes so­mos? Aun­que nun­ca po­da­mos, ni que­ra­mos, ha­cer lo que han he­cho las per­so­na­li­da­des de las bio­gra­fías, des­cri­ben vi­das que en al­go se pa­re­cen a las nues­tras.

Una prue­ba de es­ta pul­sión ar­gen­ti­na ha­cia a las his­to­rias bio­grá­fi­cas es Ga­lim­ber­ti. De Pe­rón a Su­sa­na. De Mon­to­ne­ros a la CIA, de los pe­rio­dis­tas Mar­ce­lo La­rra­quy y Ro­ber­to Ca­ba­lle­ro, que ago­tó diez edi­cio­nes des­de su pu­bli­ca­ción en 2000.

En 2002 se lan­zó en Es­pa­ña, y ocho años des­pués se re­edi­tó en la Ar­gen­ti­na. “En to­tal de­be ha­ber ven­di­do al­re­de­dor de 60 mil o 70 mil ejem­pla­res, y to­da­vía se si­gue ven­dien­do”, cuan­ti­fi­ca La­rra­quy, que se gra­duó en His­to­ria, en la Uni­ver­si­dad de Bue­nos Ai­res.

El li­bro re­cons­tru­ye la ca­si in­ve­ro­sí­mil vi­da de Ro­dol­fo Ga­lim­ber­ti (1947-2002), pri­me­ro gue­rri­lle­ro de Mon­to­ne­ros y lue­go so­cio de su se­cues­tra­do más fa­mo­so, el em­pre­sa­rio Jorge Born.

Co­no­ce­dor del pa­ño, La­rra- quy sos­tie­ne que hoy se ven­den mu­chas me­nos bio­gra­fías que las que se des­pa­cha­ban en los años 1990, co­mo las que es­cri­bió con mano maes­tra la pe­rio­dis­ta María Seoa­ne (ver re­cua­dro, en pá­gi­na 8). Otro hi­to del in­te­rés

bio­grá­fi­co re­cien­te es Cris­ti­na Fer­nán­dez. La ver­da­de­ra his­to­ria, de Lau­ra di Mar­co, pu­bli­ca­do en 2014, cuan­do la en­ton­ces pre­si­den­ta in­ter­ve­nía en la pri­me­ra cam­pa­ña elec­to­ral en años en que no era can­di­da­ta.

Di Mar­co le di­jo a Nú­me­ro Ce­ro que su li­bro si­gue te­nien­do de­man­da a ca­si tres años de edi­ta­do –lle­va unas 40 mil co­pias ven­di­das– “a pe­sar de los otros tex­tos que hu­bo en el mer­ca­do so­bre ella. Tie­ne mu­cha in­ves­ti­ga­ción y cuan­do lo leés fue­ra de la grie­ta apor­ta pa­ra com­pren­der el fe­nó­meno”. Pa­ra la pe­rio­dis­ta de Ra­dio Mi­tre, en otros li­bros so­bre la ex­pre­si­den­ta pre­va­le­ció la idea edi­to­rial de “una Cris­ti­na muy ma­la o de una Cris­ti­na muy bue­na. El pun­to es có­mo uno pien­sa una bio­gra­fía al es­cri­bir­la: si pa­ra que que­de, o só­lo co­mo pa­ra ven­der en ese mo­men­to”.

La cu­rio­si­dad

An­tes de la in­tui­ción mer­can­til de las edi­to­ria­les y de las ci­fras de ven­tas, lo pri­me­ro que exis­te de una bio­gra­fía es la in­ten­ción del o de los au­to­res de sa­ber al­go más so­bre al­guien.

La­rra­quy di­ce que le atra­je­ron los “años de clan­des­ti­ni­dad de Ga­lim­ber­ti, que fue­ron 18, prác­ti­ca­men­te des­co­no­ci­dos”. “Lo mis­mo –agre­gó– me su­ce­dió con mi li­bro so­bre (el fun­da­dor de la Tri­ple A Jo­sé) Ló­pez Re­ga. Su eta­pa pre­via al po­der era prác­ti­ca­men­te des­co­no­ci­da, y una bio­gra­fía exi­ge una pro­fun­di­za­ción que ex­ce­de el sim­ple re­pa­so de ar­tícu­los pe­rio­dís­ti­cos: se re­quie­ren fuen­tes di­rec­tas”.

Pa­ra la pe­rio­dis­ta Mara Lau­do­nia, que cu­bre te­mas de po­lí­ti­ca en la agen­cia de no­ti­cias Té­lam y publicó La go­ber­na­do­ra. La bio­gra­fía de María Eu­ge­nia

Vidal, en 2016, la chis­pa ini­cial se en­cen­dió por la cer­ca­nía de edad.

“Vidal es una mu­jer de mi ge­ne­ra­ción, ten­go 42 años –afir­ma Lau­do­nia– y me sor­pren­dió mu­cho que, sin te­ner con­tac­tos po­lí­ti­cos ni ser al­guien de abo­len­go, ha­ya lle­ga­do al círcu­lo de con­fian­za de Mau­ri­cio Ma­cri y ha­ya al­can­za­do en tan po­co tiem­po una po­pu­la­ri­dad al­ta”.

“Me dio va­rias en­tre­vis­tas lar­gas –cuen­ta–, pe­ro nun­ca su­po del con­te­ni­do del li­bro, lo cual pa­ra mí ha­bla bien de ella. Por eso di­go que es una bio­gra­fía no au­to­ri-

za­da que cuen­ta con la par­ti­ci­pa­ción de María Eu­ge­nia Vidal”.

En el ca­so de su co­le­ga Juan Cruz Sanz, au­tor de Mas­sa x Mas­sa. Re­ve­la­cio­nes del hom­bre que quie­re cam­biar el rum­bo po­lí­ti­co de la Ar­gen­ti

na (2013), la idea fue con­tar una par­te del “per­so­na­je de Ser­gio Mas­sa” que es­ta­ba ocul­to: “Es el que vi cuan­do ha­bla­mos de fút­bol o de cual­quier co­sa, diez ve­ces más ri­co que el que se ve en TV”.

“A mí me acu­san de ha­ber he­cho una ‘bio­gra­fía au­to­ri­za­da’, –se sin­ce­ró Sanz, pe­rio­dis­ta del dia­rio In­fo­bae y Ra­dio la Red–. Pe­ro mi li­bro es­ta­ba pen­sa­do pa­ra que él ha­bla­ra, y te­nía que pres­tar­se a ha­blar. Tam­bién es­tá el planteo: ‘Ah, pe­ro no ha­blas­te de la de­cla­ra­ción ju­ra­da, de las mu­gres...’. Las tie­ne. Tie­ne mil, ¡pe­ro yo no que­ría ha­blar eso! Eso lo he con­ta­do en no­tas”.

Cer­ca o le­jos

Pro­ta­go­nis­ta vi­vo o muer­to, esa es una cues­tión que con­di­cio­na las bio­gra­fías. Cuan­do el su­je­to vi­ve y se avie­ne a ha­blar con quien pre­ten­de sacarle la ficha, lo más di­fí­cil es no caer en la tram­pa de su se­duc­ción y es­cri­bir una his­to­ria que no de­je de la­do sus som­bras. Y cuan­do el bio­gra­fia­do ya mu­rió, lo com­pli­ca­do es que el mo­sai­co que for­man las mi­ra­das de los que lo tra­ta­ron pre­sen­te una ima­gen cer­te­ra.

No hay so­lu­cio­nes fá­ci­les, di­cen los au­to­res. “Me apa­sio­na en­con­trar ru­tas de per­so­na­jes que ta­lla­ron en la his­to­ria pe­ro que fue­ron des­di­bu­ja­dos por la his­to­rio­gra­fía. Sa­ber qué pa­só con los que tu­vie­ron una par­ti­ci­pa­ción con­tro­ver­ti­da y no se pres­tan ni a la apo­lo­gía ni al re­cha­zo con­tun­den­te”, ex­pli­ca el pe­rio­dis­ta de

Cla­rín y po­li­tó­lo­go Fa­bián Bo­soer, que publicó en 2013 De­trás de Pe­rón. His­to­ria y le­yen­da del al­mi­ran­te Tei­sai­re.

El li­bro bu­cea en la vi­da del ma­rino men­do­cino Al­ber­to Tei­sai­re, que fue alia­do po­lí­ti­co y vi­ce­pre­si­den­te de Juan Do­min­go Pe­rón. Y que, tras el gol­pe mi­li­tar de 1955, se avino a ser fil­ma­do acu­san­do a su ex­je­fe de crí­me­nes y co­rrup­ción. Es­tu­vo pre­so en la is­la Mar­tín Gar­cía y mu­rió ol­vi­da­do en 1963.

“De ba­se, al es­cri­bir una bio­gra­fía –abun­da Bo­soer– hay una ins­crip­ción en una de dos fi­lo­so­fías: una, que los lí­de­res son los que for­jan la his­to­ria. La otra, que a tra­vés de los lí­de­res se pue­de re­cons­truir un con­tex­to his­tó­ri­co. En esa ten­sión, se jue­ga el co­no­ci­mien­to his­tó­ri­co”.

Pa­ra el pe­rio­dis­ta, aun­que se tra­te de per­so­na­li­da­des fa­lle­ci­das, “bio­gra­fías de­fi­ni­ti­vas nun­ca hay”. Y opi­na que to­das las his­to­rias de per­so­na­jes li­ga­dos al pe­ro­nis­mo es­tán le­jos de ha­ber­las ago­ta­do.

Pe­ro tam­bién hay cues­tio­nes le­ga­les que in­flu­yen en la ta­rea de es­cri­bir so­bre per­so­nas vi­vas. Lo cuen­ta Sanz: “El día que se man­da­ba el li­bro a im­pre­sión, yo ne­ce­si­ta­ba un acuer­do fir­ma­do por Mas­sa. Pri­me­ro no lo sa­bía, pe­ro cuan­do en un li­bro una per­so­na ha­bla más de un 30 por cien­to del tex­to, se ne­ce­si­ta su au­to­ri­za­ción. Y Mas­sa no me la que­ría dar. En el me­dio es­ta­ba lo que él me ha­bía di­cho de Scio­li, y sin eso no se po­dían pu­bli­car mu­chas co­sas, el li­bro se caía. Eran co­mo las 6 de la tar­de y... me lar­gué a llo­rar en el me­dio de la Edi­to­rial Sud­ame­ri­ca­na, de la im­po­ten­cia que te­nía”.

Fi­nal­men­te, en­tra­da la ma­dru­ga­da, el mis­mo Sanz fue en mo­to a bus­car el pa­pel fir­ma­do a la ca­sa de po­lí­ti­co y el li­bro pu­do pu­bli­car­se.

Jorge Luis Bor­ges es­ta­ba con­ven­ci­do de que to­da bio­gra­fía, sea de un per­so­na­je real o in­ven­ta­do, es fic­ti­cia en tan­to que al­guien la cuen­ta. Pe­ro, co­mo lo prue­ban los biógrafos ar­gen­ti­nos más tra­ba­ja­do­res, qui­zá con­tar una vi­da re­le­van­te pa­ra la his­to­ria sea tan di­fí­cil co­mo es­cri­bir una bue­na no­ve­la.

Se di­ce que so­bre gus­tos no hay na­da es­cri­to, pe­ro na­da es más fal­so. Y lo prue­ba el en­sa­yo de Os­car Wil­de El crí­ti­co co­mo ar­tis­ta.

Con al­gu­nos co­men­ta­rios so­bre la im­por­tan­cia de no ha­cer na­da y de dis­cu­tir to­do, en el que el áci­do ir­lan­dés ha­bla de se­pa­rar el buen ar­te del ma­lo. “An­te­rior­men­te, so­lía­mos ca­no­ni­zar a nues­tros hé­roes –afir­ma Wil­de–. El mé­to­do mo­derno es vul­ga­ri­zar­los. Las edi­cio­nes ba­ra­tas de gran­des li­bros po­drán ser de­li­cio­sas, pe­ro las edi­cio­nes ba­ra­tas de gran­des hom­bres son ab­so­lu­ta­men­te de­tes­ta­bles”.

No in­cu­rren en ese pe­ca­do mu­chos li­bros so­bre per­so­na­jes re­le­van­tes en la Ar­gen­ti­na del úl­ti­mo me­dio si­glo, en­tre ellos es­tas mi­ra­das al in­te­rior de las vi­das de, res­pec­ti­va­men­te, un pa­trón me­diá­ti­co, un gui­ta­rris­ta de rock, una car­to­ne­ra que se vol­vió lí­der so­cial, un mer­ce­na­rio, un po­li­cía ase­sino y un em­pre­sa­rio co­mu­nis­ta.

Ti­mer­man. El pe­rio­dis­ta que qui­so ser par­te del po­der, de Gra­cie­la Moch­kofsky. 2013 (Pla­ne­ta). La his­to­ria del po­lé­mi­co di­rec­tor del dia­rio La Opi­nión.

El bur­gués mal­di to, de María Seoa­ne. 1998 (Pla­ne­ta). La vi­da Jo­sé Ber Gel­bard, el úl­ti­mo mi­nis­tro de Eco­no­mía de Juan Do­min­go Pe­rón y di­ri­gen­te co­mu­nis­ta.

Pap­po. El hom­bre sub­ur­bano, de Ser­gio Mar­chi. 2011 (Pla­ne­ta) Norberto Na­po­li­tano, fi­gu­ra esen­cial del blues y del rock pe­sa­do en la Ar­gen­ti­na, y gui­ta­rris­ta vir­tuo­so.

Mar­ga­ri­ta Ba­rrien­tos. Una cró­ni­ca so­bre la po­bre­za, el po­der y la so­li­da­ri­dad, de Lu­cia­na Man­te­ro. 2011 (Ca­pi­tal Intelectual). Re­tra­to de una car­to­ne­ra so­li­da­ria.

Ga­lim­ber­ti. De Pe­rón a Su­sa­na. De Mon­to­ne­ros a la CIA, de Mar­ce­lo La­rra­quy y Ro­ber­to Ca­ba­lle­ro. 2010 (Agui­lar). Un fi­gu­ra cla­ve de la re­cien­te his­to­ria ar­gen­ti­na.

El she­riff. Vi­da y le­yen­da del Ma le­vo Fe­rrey­ra, de Si­bi­la Camps. 2009 (Pla­ne­ta). El co­mi­sa­rio tu­cu­mano, una es­pe­cie de le­yen­da ne­gra de las pá­gi­nas po­li­cia­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.