Una con­ver­sa­ción a mano al­za­da

La Voz del Interior - Número Cero - - Columna - DEMIÁN OROSZ

Mien­tras ob­ser­va a una mu­jer que va a de­vol­ver li­bros a una bi­blio­te­ca mu­ni­ci­pal, John Ber­ger es­cri­be: “La gen­te aga­rra los li­bros de una ma­ne­ra es­pe­cial, di­fe­ren­te de co­mo aga­rran cual­quier otro ob­je­to. No los su­je­tan co­mo los ob­je­tos in­ani­ma­dos que son, sino, co­mo si se hu­bie­ran que­da­do dor­mi­dos. A ve­ces los ni­ños su­je­tan los ju­gue­tes del mis­mo mo­do”.

La ano­ta­ción es­tá en El cua­derno de Ben­to (Al­fa­gua­ra), uno de los úl­ti­mos li­bros del es­cri­tor, en­sa­yis­ta y crí­ti­co de ar­te in­glés fa­lle­ci­do ha­ce dos se­ma­nas, a los 90 años. Se tra­ta de un li­bro atí­pi­co, una cua­li­dad que po­see bue­na par­te de la obra de Ber­ger, ins­pi­ra­do en el pen­sa­mien­to y en la fi­gu­ra del fi­ló­so­fo ho­lan­dés Ba­ruch Spi­no­za, co­no­ci­do tam­bién co­mo Be­ne­dict, Be­ne­dic­to o Benito (en por­tu­gués, Ben­to se uti­li­za co­mo di­mi­nu­ti­vo de Benito, de ahí el nom­bre afec­tuo­so uti­li­za­do en el tí­tu­lo).

La le­yen­da so­bre la exis­ten­cia de un cua­derno nun­ca ha­lla­do con di­bu­jos de Spi­no­za (le fas­ci­na­ba la óp­ti­ca y se ga­na­ba la vi­da co­mo pu­li­dor de len­tes) es el dis­pa­ra­dor de es­ta bi­tá­co­ra flui­da, en la que una con­ver­sa­ción a mano al­za­da con las pro­po­si­cio­nes fi­lo­só­fi­cas de la éti­ca spi­no­zia­na se com­bi­na con la de­ri­va mis­ce­lá­nea, los re­la­tos au­to­bio­grá­fi­cos, una in­te­rro­ga­ción so­bre el ar­te de di­bu­jar y los di­bu­jos del pro­pio Ber­ger, quien se sien­te un pa­rien­te es­pi­ri­tual del ju­dío ex­pul­sa­do de su co­mu­ni­dad por en­se­ñar he­re­jías: “En lo que re­fie­re al ac­to de mi­rar, al ac­to de cues­tio­nar con los ojos, nos he­mos he­cho has­ta cier­to pun­to in­ter­cam­bia­bles”.

El cua­derno de Ben­to no es un es­tu­dio so­bre Spi­no­za ni un en­sa­yo so­bre el di­bu­jo. “Yo que­ría es­cri­bir un li­bro so­bre có­mo mi- rar el mun­do, ayu­dar a la gen­te, o per­sua­dir a la gen­te, a ver lo que nos ro­dea, tan­to lo ma­ra­vi­llo­so co­mo lo te­rri­ble”, con­tó Ber­ger en una en­tre­vis­ta.

Ha­blar­le al pre­sen­te con la voz de los muer­tos y co­mu­ni­car la ne­ce­si­dad de de­jar­se iman­tar por la es­pe­ran­za (“La es­pe­ran­za hoy es un con­tra­ban­do que se pa­sa de mano en mano”) son dos ele­men­tos del ADN del es­cri­tor in­glés que persisten con fuer­za en el li­bro, que se pue­de leer co­mo una suer­te de le­ga­do.

Los re­la­tos se atraen por la ama­bi­li­dad y la fuer­za de un es­ti­lo ca­paz de jun­tar co­sas e his­to­rias to­tal­men­te di­sí­mi­les. Un pe­rro lla­ma­do Hitler (a quien su due­ño uti­li­za­ba pa­ra ha­cer ca­tar­sis: ¡muer­ti­to, quie­to; cu­cha, Hitler!); los bu­fo­nes que Ve­láz­quez pin­tó co­mo bro­mas de la na­tu­ra­le­za y tam­bién con la dig­ni­dad de los re­yes a los que de­bían di­ver­tir; el án­gel más las­ti­me­ro de to­da la his­to­ria de la pin­tu­ra, que apo­ya su ca­be­za en la ca­be­za de Cris­to en un cua­dro de An­to­ne­llo Da Mes­si­na; un pin­cel de pe­lo de ca­ba­llo y ove­ja en­tre­ga­do co­mo ofren­da a una mu­jer que tu­vo que huir de su país, a quien co­no­ce en una pi­le­ta de na­ta­ción; un es­cri­to­rio con un ca­jon­ci­to se­cre­to pa­ra guar­dar el re­tra­to di­mi­nu­to de un aman­te. El mun­do de Ber­ger es un mun­do que nos es­tá des­ti­na­do. Escuchen. Mi­ren. Cuestionen con los ojos.

EL MUN­DO DE BER­GER ES UN MUN­DO QUE NOS ES­TÁ DES­TI­NA­DO. ESCUCHEN. MI­REN. CUESTIONEN CON LOS OJOS.

(SEASONSINQUINCY.COM)

Ber­ger. De­jó una obra su­til y pro­fu­sa co­mo le­ga­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.