Los ges­tos de los aje­dre­cis­tas

La Voz del Interior - Número Cero - - Lugares Comunes - JUAN CAR­LOS CA­RRAN­ZA

En el top ten de los sue­ños de to­do aje­dre­cis­ta es­tá el de te­ner el don de sa­ber qué es­tá pen­san­do el ri­val. Co­mo eso no es po­si­ble, la lec­tu­ra de los ges­tos y las ac­ti­tu­des de los ad­ver­sa­rios siem­pre ayu­dan. Sue­le ser una fi­ja que los ju­ga­do­res se pon­gan “co­lo­ra­dos” cuan­do se en­cuen­tran en di­fi­cul­ta­des en el ta­ble­ro.

Los gran­des maes­tros no son aje­nos a es­tos com­por­ta­mien­tos. Al con­tra­rio, sus ros­tros sue­len ser un fes­ti­val de mue­cas que van cam­bian­do en fun­ción de có­mo les va en el jue­go.

To­dos coin­ci­den en que el úni­co que man­te­nía “ca­ra de pó­ker”, im­per­tur­ba­ble, ya fue­se ga­nan­do o per­dien­do, era el ex­cam­peón mun­dial Bo­ris Spassky.

Ana­to­li Kar­pov, otro gran ex- cam­peón mun­dial, acos­tum­bra­ba a mi­rar fi­jo al ri­val des­pués de ha­cer su ju­ga­da. Esa prác­ti­ca la ad­qui­rió du­ran­te el match con­tra Víc­tor Korch­noi (Ma­ni­la, 1978), por su­ge­ren­cia del pa­ra­psi­có­lo­go Vla­di­mir Zouk­har, quien in­te­gra­ba su equi­po de apo­yo. Pa­ra con­tra­rres­tar la mi­ra­da kar­po­via­na, Korch­noi se com­pró unos len­tes es­pe­ja­dos.

Quien tam­bién obli­gó a sus ri­va­les a com­prar­se len­tes os­cu­ros fue el Mik­hail Tal. “Los hip­no­ti­za­ba”, de­cían del ma­go de Ri­ga.

El gran Da­vid Brons­tein, otro cam­peón mun­dial sin co­ro­na, te­nía la ex­tra­ña cos­tum­bre de me­di­tar 20 mi­nu­tos an­tes de ha­cer su pri­me­ra mo­vi­da, lo cual pa­ra mu­chos era exas­pe­ran­te.

Va­sily Ivan­chuk es muy co­no­ci­do por su ner­vio­sis­mo a la ho­ra de ju­gar una par­ti­da. En ge­ne­ral sue­le pen­sar mi­ran­do el te­cho, cal­cu­la las va­rian­tes a cie­gas. Die­go Ad­la, maes­tro internacional cor­do­bés ra­di­ca­do en Es­pa­ña, su­po com­par­tir un tor­neo ju­ve­nil y con­tó que el ucra­niano no po­día con­tro­lar sus emo­cio­nes y sa­lía a co­rrer fue­ra de la sa­la des­pués de ha­cer su ju­ga­da.

El maes­tro Os­val­do Ba­zán, otra de las glo­rias lo­ca­les (tam­bién fa­lle­ci­do), so­lía ha­cer ejer­ci­cios de yo­ga mien­tras ju­ga­ba. Pe­ro la ma­yo­ría de los gran­des maes­tros coin­ci­den en que Ga­rri Kas­pa­rov era uno de los más in­ti­mi­dan­tes ad­ver­sa­rios fren­te al ta­ble­ro. Con su ros­tro siem­pre adus­to, to­do el tiem­po es­ta­ba ha­cien­do ges­tos y mo­vién­do­se en su si­lla.

Es­ta con­duc­ta ge­ne­ró un re­cor­da­do in­ci­den­te en la Olim­pía­da de Ajedrez de Bled, Es­lo­ve­nia (2002) cuan­do Ru­sia dis­pu­tó su match con Chi­na en la ron­da 10.

Kas­pa­rov lle­va­ba pie­zas blan­cas con­tra Ye Jiang­chuan. El Ogro de Ba­kú te­nía por cos­tum­bre qui­tar­se su Ro­lex y de­jar­lo a un cos­ta­do del ta­ble­ro. Re­cién cuan­do su par­ti­da es­ta­ba ga­na­da, vol­vía a po­nér­se­lo. La cues­tión es que to­das las mue­cas ter­mi­na­ron can­san­do al chino, quien se le­van­tó de su si­lla y fue an­te los ár­bi­tros pa­ra de­nun­ciar que Kas­pa­rov ¡lo es­ta­ba mo­les­tan­do!

Cla­ro, nun­ca an­tes al­guien se ha­bía que­ja­do así del nú­me­ro uno del mun­do, por lo que la par­ti­da se pu­so más ten­sa aún y el pú­bli­co ro­deó a los con­ten­dien­tes.

Mal­hu­mo­ra­do, tu­vo que acep­tar la ad­ver­ten­cia de los ár­bi­tros. Y cuan­do la muer­te del rey chino era inexo­ra­ble, Kas­pa­rov to­mó su re­loj, se lo pu­so len­ta­men­te y mi­ran­do el pú­bli­co lan­zó una son­ri­sa sar­dó­ni­ca. La ven­gan­za es­ta­ba con­su­ma­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.