¿Por qué caen las de­mo­cra­cias li­be­ra­les?

Un tex­to clá­si­co del po­li­tó­lo­go ale­mán Juan Linz ana­li­za los pa­tro­nes co­mu­nes en las cri­sis y rup­tu­ras de los sis­te­mas de­mo­crá­ti­cos de Oc­ci­den­te en el si­glo 20. Sir­ve pa­ra en­ten­der los ries­gos que si­guen en­fren­tan­do las de­mo­cra­cias con­tem­po­rá­neas.

La Voz del Interior - Número Cero - - Debate - Gus­ta­vo Di Pal­ma

La es­ta­bi­li­dad y rup­tu­ra de los sis­te­mas de­mo­crá­ti­cos es uno de los gran­des te­mas de la Cien­cia Po­lí­ti­ca. En ese te­rri­to­rio se ins­cri­be una ver­da­de­ra re­li­quia de bi­blio­te­ca que con­ser­va gran ac­tua­li­dad, tras­la­da­da a es­tos tiem­pos de de­mo­cra­cias con mu­chas in­sa­tis­fac­cio­nes y fuer­te en­tu­sias­mo por li­de­raz­gos que re­ce­lan de las “ins­ti­tu­cio­nes

li­be­ra­les”: La quie­bra de las de­mo­cra­cias ( The break­down of de­mo­cra­tic re­gi­mes, en la ver­sión ori­gi­nal).

Es­te tra­ba­jo, es­cri­to en­tre 1970 y 1974 por el po­li­tó­lo­go ale­mán Juan Jo­sé Linz, re­cién apa­re­ció pu­bli­ca­do en in­glés en 1978, co­mo par­te de una obra co­lec­ti­va di­ri­gi­da por el pro­pio Linz y Al­fred Ste­pan, con apor­tes de 13 au­to­res que es­tu­dia­ron las cri­sis y caí­das de cin­co de­mo­cra­cias eu­ro­peas y sie­te la­ti­noa­me­ri­ca­nas. En 1987 fue tra­du­ci­do al cas­te­llano por la edi­to­rial es­pa­ño­la Alian­za.

Linz coin­ci­de con so­ció­lo­gos de ten­den­cia mar­xis­ta que di­ri­gen su aten­ción a los con­flic­tos so­cia­les ya­cen­tes, con­si­de­ra­dos co­mo fac­to­res que ha­cen di­fí­cil, cuan­do no im­po­si­ble, la es­ta­bi­li­dad de las ins­ti­tu­cio­nes po­lí­ti­cas li­be­ra­les. Pe­ro ob­ser­va que “más allá de asu­mir las ex­pli­ca­cio­nes so­bre el por­qué de la caí­da de un ré­gi­men, ha­bría que pre­gun­tar­se có­mo ocu­rre esa caí­da”.

Que­da cla­ro, pa­ra Linz, que los re­gí­me­nes de­mo­crá­ti­cos se en­fren­tan con pro­ble­mas más di­fí­ci­les que los no de­mo­crá­ti­cos. “Las im­pli­ca­cio­nes de las me­di­das po­lí­ti­cas son más vi­si­bles pa­ra los afec­ta­dos gra­cias a la li­ber­tad pa­ra in­for­mar crí­ti­ca­men­te, he­cho que li­mi­ta la ma­ni­pu­la­ción de las per­cep­cio­nes de la so­cie­dad”, se­ña­la.

El au­tor de La quie­bra de las de­mo­cra­cias mues­tra preo­cu­pa­ción por la le­gi­ti­mi­dad de los re­gí­me­nes de­mo­crá­ti­cos, los pro­ble­mas de eficiencia y efi­ca­cia y el com­por­ta­mien­to de la opo­si­ción, en la que dis­tin­gue tres ac­ti­tu­des: leal, des­leal y se­mi­leal. Tam­bién bus­ca ex­pli­ca­cio­nes so­bre el des­ape­go mos­tra­do por los in­te­lec­tua­les res­pec­to a las de­mo­cra­cias li­be­ra­les, pe­se a la li­ber­tad pa­ra ex­pre­sar ideas y dis­cer­nir.

Linz des­ta­ca que la ma­yo­ría de la so­cie­dad obe­de­ce a los re­gí­me­nes de­mo­crá­ti­cos no só­lo por cos­tum­bre, sino tam­bién por cálcu­los ra­cio­na­les de las ven­ta­jas. Sin em­bar­go, en las si­tua­cio­nes de cri­sis, cuan­do la au­to­ri­dad del go­bierno es ata­ca­da por al­gún gru­po de la so­cie­dad o cuan­do las de­ci­sio­nes afec­tan ne­ga­ti­va­men­te a mu­chos ciu­da­da­nos, advierte que ese pi­lar de la obe­dien­cia se re­sien­te. Le­gi­ti­mi­dad y opo­si­ción

En una de­mo­cra­cia, ob­ser­va el au­tor, “es muy po­si­ble que fluc­túe rá­pi­da­men­te la can­ti­dad e in­ten­si­dad de apo­yo con­ce­di­do a go­bier­nos, lí­de­res, par­ti­dos y me­di­das po­lí­ti­cas, aun­que la con­vic­ción en la le­gi­ti­mi­dad del sis­te­ma no se al­te­ra”. Pe­ro advierte lue­go que el gran pro­ble­ma de los re­gí­me­nes de­mo­crá­ti­cos es que al per­der apo­yo de to­dos los ac­to­res po­lí­ti­cos se pue­de muy fá­cil­men­te ero­sio­nar esa le­gi­ti­mi­dad.

La efi­ca­cia plan­tea otro desafío en es­ta mi­ra­da pro­fun­da so­bre los ries­gos que so­bre­vue­lan a las de­mo­cra­cias li­be­ra­les. En mu­chas so­cie­da­des, pe­se al am­plio con­sen­so so­bre los ob­je­ti­vos y los me­dios por em­plear, “pue­de ocu­rrir que esos ob­je­ti­vos, y so­bre to­do los me­dios, no es­tén dis­po­ni­bles, sean in­efi­ca­ces y es­tén su­je­tos a re­tra­sos e in­clu­so re­sis­ten­cia en el pro­ce­so de lle­var­los a ca­bo”, di­ce Linz.

En es­te pun­to, qui­zá más que en el mo­men­to de for­mu­lar me­di­das po­lí­ti­cas, se­ña­la la apa­ri­ción de las dis­cre­pan­cias en­tre ex­pec­ta­ti­vas y sa­tis­fac­cio­nes y el sur­gi­mien­to del descontento: la fal­ta de efec­ti­vi­dad de­bi­li­ta la au­to­ri­dad del Es­ta­do y su le­gi­ti­mi­dad.

En uno de los mu­chos pá­rra­fos que el au­tor de­di­ca a la efi­ca­cia, ela­bo­ra una re­co­men­da­ción que pa­re­ce he­cha a me­di­da de go­ber­nan­tes que se con­si­de­ran ase­dia­dos por pre­sun­tos opo­si­to­res “im­pos­to­res”: “Aun­que la efi­ca­cia pro­ba­ble­men­te es juz­ga­da por los re­sul­ta­dos, a ve­ces la neu­tra­li­za­ción de enemi­gos po­ten­cia­les es igual­men­te o más im­por­tan­te que la in­me­dia­ta sa­tis­fac­ción de aque- llos que han con­ce­di­do le­gi­ti­mi­dad al nue­vo ré­gi­men ba­sán­do­se en sus ex­pec­ta­ti­vas”.

Al in­cur­sio­nar en los com­por­ta­mien­tos de la opo­si­ción, Linz con­si­de­ra “nor­ma­les, na­tu­ra­les o le­gí­ti­mos” los es­fuer­zos pa­ra des­acre­di­tar al con­tra­rio y la ca­rac­te­ri­za­ción de los otros par­ti­dos co­mo re­pre­sen­tan­tes de in­tere­ses par­cia­les en con­flic­to con el in­te­rés pú­bli­co. Pe­ro el es­ti­lo, la in­ten­si­dad y el uso de ma­la fe de esas con­duc­tas mar­can la dis­tin­ción en­tre opo­si­ción leal y des­leal.

Fren­te a esas si­tua­cio­nes, pue­de apa­re­cer una ac­ti­tud de se­mi­leal­tad ha­cia el ré­gi­men de­mo­crá­ti­co cuan­do al­gún sec­tor de la opo­si­ción mues­tra dis­po­si­ción a ani­mar, to­le­rar o jus­ti­fi­car ac­cio­nes de otros par­ti­ci­pan­tes que van más allá de las pa­cí­fi­cas y le­gí­ti­mas pau­tas de con­duc­ta po­lí­ti­ca en una de­mo­cra­cia. Y cuan­do ha­bla de opo­si­cio­nes ra­di­ca­li­za­das y des­lea­les, Linz de­ja una re­fle­xión que me­re­ce ser sub­ra­ya­da: “Las ten­sio­nes es­truc­tu­ra­les, en cier­tas so­cie­da­des y si­tua­cio­nes his­tó­ri­cas, atraen a gran­des sec­to­res de la po­bla­ción. Pe­ro su ca­pa­ci­dad de ac­ción ge­ne­ral­men­te es el re­fle­jo del fra­ca­so del li­de­raz­go de­mo­crá­ti­co, no del sis­te­ma en sí mis­mo”.

La quie­bra de las de­mo­cra­cias es un li­bro es­cri­to ha­ce 40 años. Pe­ro pro­po­ne un mar­co con­cep­tual muy em­pa­ren­ta­do con la ex­pe­rien­cia de mu­chas de­mo­cra­cias con­tem­po­rá­neas, co­mo la de Ar­gen­ti­na por es­tos días.

(EL­PAIS.COM)

Au­tor fun­da­men­tal. Juan Jo­sé Linz, un teó­ri­co de la po­lí­ti­ca, fun­da­men­tal pa­ra en­ten­der la di­ná­mi­ca del jue­go de la de­mo­cra­cia en las so­cie­da­des mo­der­nas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.