“Ca­da vez que el mun­do es­ta­lla, hay li­te­ra­tu­ra”

El au­tor del li­bro de cuen­tos “La luz ma­la den­tro de mí”, con el que ga­nó el Pre­mio del Fon­do Na­cio­nal de las Ar­tes. His­to­rias so­bre los víncu­los y los des­en­cuen­tros fa­mi­lia­res, con un to­que fantástico y el ás­pe­ro pai­sa­je cha­que­ño co­mo at­mós­fe­ra.

La Voz del Interior - Número Cero - - Entrevista - De­mián Orosz do­rosz@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar Meen­can­tan­los Mi tos y las le­yen­das, yaun­que di­ga­queno, la­ver­da­des­queMe los­creoa­to­dos.

“De bue­na o ma­la ma­ne­ra, un par de her­ma­nos, o un pa­dre con su hi­jo, o una ma­dre de­ses­pe­ra­da, pue­den ha­cer que el mun­do es­ta­lle. Y ca­da vez que el mun­do es­ta­lla, hay li­te­ra­tu­ra”. Ma­riano Qui­rós es­tá po­seí­do por los acer­ca­mien­tos y los cor­to­cir­cui­tos fa­mi­lia­res, del mis­mo mo­do que al­gu­nos per­so­na­jes de los cuen­tos de La

luz ma­la den­tro de mí es­tán po­seí­dos por di­ver­sas fuer­zas: por amor, por una ob­se­sión, por un fi­la­men­to de mal­dad.

El li­bro con el que el es­cri­tor cha­que­ño ga­nó en 2014 el pre­mio del Fon­do Na­cio­nal de las Ar­tes reúne nue­ve his­to­rias. Cuen­tos que cuen­tan que lo mons­truo­so pue­de ser frá­gil. Que lo que pa­re­ce un pun­to de lle­ga­da te de­ja fren­te a un nue­vo co­mien­zo.

Dos her­ma­nos (uno de ellos se define, sin ru­bo­ri­zar­se, co­mo en­fer­mo de li­te­ra­tu­ra) se mon­tan en una per­se­cu­ción épi­ca y lle­na de equí­vo­cos de una fi­gu­ra li­te­ra­ria que lle­ga de vi­si­ta al pue­blo. Una fa­mi­lia de lo­bi­so­nes in­ten­ta so­bre­vi­vir en la ciu­dad hos­til. Un nie­to y su abue­lo se en­cuen­tran con la luz ma­la. En “Ca­za­dor de ta­pi­res” y en “La vi­da en el ai­re”, los me­jo­res cuen­tos del li­bro, hay pa­dres e hi­jos que se reencuentran, se re­pe­len, y ter­mi­nan en­re­da­dos co­mo pe­da­zos de vi­da arro­ja­dos al des­tino de es­tar jun­tos.

El víncu­lo fa­mi­liar es uno de los hi­los con los que Qui­rós co­se las his­to­rias. Se sien­te atraí­do por esa “in­ten­si­dad que ofre­ce la, di­ga­mos, vi­da fa­mi­liar. Sean bue­nos o ma­los, los sen­ti­mien­tos fa­mi­lia­res tien­den a ser siem­pre bas­tan­te ex­tre­mos y re­tor­ci­dos. No ya el asun­to de la dis­fun­cio­na­li­dad –que a es­ta al­tu­ra a quién le im­por­ta–, sino el ti­po de sen­si­bi­li­dad que se im­po­ne”. Cha­co aden­tro –El pai­sa­je cha­que­ño se pre­sen­ta co­mo al­go que ras­pa, que hos­ti­ga, y la vi­da de las per­so­nas que es­tán in­ser­tas en ese mun­do tie­ne una du­re­za inusual. ¿Co­no­cés ese pai­sa­je y esas his­to­rias de pri­me­ra mano?

–Me crié en Re­sis­ten­cia, ciu­dad ca­pi­tal de la pro­vin­cia, que por su vi­da y su com­po­si­ción es muy dis­tin­ta a lo que es el in­te­rior. Re­sis­ten­cia lle­va una vi­da más ur­ba­na y es­can­da­lo­sa. Yo co­no­cí el in­te­rior del Cha­co ya de gran­de –a los 25 años, po­ne­le–, y la ver­dad es que me lle­vé una gran sor­pre­sa. En­tre otras co­sas, por­que vi que en el in­te­rior es­tá el Cha­co de ver­dad, con su as­pe­re­za, su vio­len­cia con­te­ni­da y no tan­to, con su pro­pio len­gua­je... to­do un gran mis­te­rio, que a mí me gus­ta mu­cho dis­tor­sio­nar y re­crear. –¿En qué sen­ti­do el Cha­co es un te­rri­to­rio li­te­ra­rio?

–El Cha­co fue de los úl­ti­mos te­rri­to­rios al­can­za­dos por la con­quis­ta sar­mien­ti­na (¿es­tá bien di­cho así?), y su “cam­pa­ña del de­sier­to” fue una chi­fla­du­ra a lo Con­rad. De al­gu­na ma­ne­ra, esa cam­pa­ña con­ti­núa y con­ti­núa la re­sis­ten­cia a esa cam­pa­ña. Ha­ce un par de se­ma­nas, por ejem­plo, pa­só el Da­kar –esa com­pe­ten­cia de au­tos, ca­mio­nes y yo qué sé– por la pro­vin­cia. El Da­kar es la ci­vi­li­za­ción que vie­ne a arra­sar los ves­ti­gios de vi­da bár­ba­ra que aún con­ser­va­mos. Los muy tai­ma­dos hi­cie­ron que un gru­po de can­to­res qom ben­di­je­ran la com­pe­ten­cia. Guar­do la es­pe­ran­za de que los qom los ha­yan en­ga­tu­sa­do, que de­trás de la apa­ren­te inofen­si­va dan­za y del can­to an­ge­li­cal les ha­yan pe­ga­do al­gún gua­li­cho sal­va­je. Así co­mo guar­do la es­pe­ran­za de que Mo­ra­les sal­ga muy pron­to eyec­ta­do de Ju­juy y li­be­ren de una vez por to­das a Mi­la­gro Sa­la.

–Hay gra­dos de vio­len­cia más o me­nos ex­plí­ci­ta o más o me­nos lar­va­da en va­rios cuen­tos. ¿Có­mo es tu re­la­ción con la vio­len­cia? ¿Es una ex­cu­sa, di­ga­mos, del con­flic­to li­te­ra­rio o tie­ne (o tu­vo) pre­sen­cia en tu vi­da?

–La­men­ta­ble­men­te mi re­la­ción con la vio­len­cia es muy ma­la. En prin­ci­pio, por­que me da pá­ni­co la me­ra po­si­bi­li­dad de re­ci­bir un gol­pe. Pe­ro más que na­da por­que cual­quier si­tua­ción vio­len­ta me pa­ra­li­za. Soy un inú­til en ese sen­ti­do. La vio­len­cia en es­tos re­la­tos fun­cio­na, creo, del mo­do en que se­ña­lás: co­mo un cim­bro­na­zo, al­go que arre­ba­ta el au­ra can­do­ro­sa de al­gu­nos per­so­na­jes.

–Tus cuen­tos to­man distancia res­pec­to de cier­to so­lip­sis­mo pre­do­mi­nan­te, y re­cu­pe­ran el de­seo de his­to­rias. En una en­tre­vis­ta, men­cio­na­bas que era al­go más fre­cuen­te en el in­te­rior del país que en Bue-

nos Ai­res. ¿A qué te re­fe­rías exac­ta­men­te?

–En reali­dad, aque­llo era más bien un re­cla­mo, el de­seo de leer nue­va­men­te his­to­rias (la vuel­ta del re­la­to), con­tra la sa­tu­ra­ción de ex­pe­ri­men­tos que sí, que es­tán bue­nos, pe­ro has­ta cier­to pun­to. Co­mo si no pa­sa­ra na­da, co­mo si no hu­bie­ra na­da que con­tar, co­mo si la úni­ca ma­ne­ra de na­rrar al­go fue­se de­jan­do de na­rrar. Co­mo si se tra­ta­ra de ver has­ta qué pun­to pue­do ser ocu­rren­te o in­ge­nio­so. Hay que vol­ver al abu­rri­mien­to esen­cial, de­cía Wal­ter Ben­ja­min, que ahí es cuan­do vie­nen las his­to­rias. Hay que abu­rrir­se más.

–¿Có­mo te re­la­cio­nás con los mi­tos y con esa ve­ta fan­tás­ti­ca que aso­ma sin do­mi­nar los re­la­tos?

–Me en­can­tan los mi­tos y las le­yen­das, y aun­que di­ga que no, la ver­dad es que me los creo a to­dos. En el ca­so de la luz ma­la y del lo­bi­són in­ten­té abor­dar­los des­de un tono que cru­za­ra una ora­li­dad ur­ba­na con otra más ru­ral, o bien en­tre­cru­zar los pai­sa­jes... pe­ro lo que de ver­dad me in­tere­só fue con­se­guir el efec­to –fas­ci­na­ción o mie­do– que sen­tí las ve­ces que es­cu­ché al­gún re­la­to so­bre la luz ma­la o so­bre el lo­bi­són.

Mis­ma san­gre. Ma­riano Qui­rós afir­ma que los la­zos fa­mi­lia­res siem­pre tien­den a ser re­tor­ci­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.