La fa­bu­lo­sa his­to­ria de Na­dia y su pa­dre des­al­ma­do

Un ca­so que pu­so en ri­dícu­lo a la pren­sa es­pa­ño­la. Có­mo en­ga­ñar a un país y re­cau­dar un mi­llón de eu­ros.

La Voz del Interior - Número Cero - - Polémicas - Ser­gio Ca­rre­ras sca­rre­ras@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

Era de­ma­sia­do in­ten­so pa­ra ser ver­dad.

Por es­tos días la pren­sa es­pa­ño­la, to­da Es­pa­ña, si­gue pre­gun­tán­do­se có­mo fue po­si­ble que unos pa­dres en­ga­ña­ran a to­do el país con una his­to­ria que com­bi­na­ba una hi­ja con una en­fer­me­dad ex­tra­ña, corridas ba­jo un bom­bar­deo en Af­ga­nis­tán pa­ra en­con­trar a un cien­tí­fi­co que ha­bi­ta­ba una cue­va, la in­ter­ven­ción de un mé­di­co de la Nasa, la crea­ción de un gru­po se­cre­to de cien­tí­fi­cos y un pa­dre con me­tás­ta­sis que de­ci­dió de­jar­se mo­rir pa­ra no des­cui­dar la aten­ción a su pe­que­ña. Sue­na a mu­cho, ¿no? Es­ta his­to­ria ha­cía va­rios años que da­ba vuel­tas por los me­dios pe­rio­dís­ti­cos de la pe­nín­su­la, pe­ro ex­plo­tó con la pu­bli­ca­ción de una sen­ti­da no­ta en el dia­rio

El Mun­do el pa­sa­do 26 de no­viem­bre, que con­tó en de­ta­lle los pa­de­ci­mien­tos de Na­dia Ne­rea, una ni­ña de 11 años que “es­tá atra­pa­da en un cuer­po de 80” por­que su­fre una ra­ra pa­to­lo­gía lla­ma­da tri­co­tio­dis­tro­fia que en­ve­je­ce sus cé­lu­las y, se­gún con­ta­ban sus pa­dres, Fer­nan­do Blan­co y Mar­ga Ga­rau, le pro­du­ci­rá la muer­te si no re­ci­be un tra­ta­mien­to com­ple­jo. Y muy ca­ro.

Só­lo en el fin de se­ma­na de la pu­bli­ca­ción de la no­ta, los pa­dres de Na­dia re­cau­da­ron 150 mil eu­ros, pro­ve­nien­tes de per­so- nas que se con­mo­vie­ron con la his­to­ria y no du­da­ron en gi­rar su di­ne­ro a la cuen­ta ban­ca­ria de la Aso­cia­ción Na­dia Ne­rea, crea­da por la fa­mi­lia.

Se cal­cu­la que, co­mo am­bos vie­nen con­tan­do es­ta his­to­ria des­de que Na­dia tie­ne 3 años, lo­gra­ron re­cau­dar cer­ca de un mi­llón y me­dio de eu­ros. Cuan­do su ver­sión co­men­zó a ser cues­tio­na­da y a res­que­bra­jar­se, a fi­nes del año pa­sa­do, las au­to­ri­da­des in­gre­sa­ron a la vi­vien­da fa­mi­liar y des­cu­brie­ron que bue­na par­te del di­ne­ro re­cau­da­do ha­bía si­do des­ti­na­do a gas­tos sun­tua­rios y per­so­na­les, no pa­ra el tra­ta­mien­to de la ni­ña.

Por la cuen­ta ban­ca­ria fa­mi­liar ha­bían pa­sa­do unos 918 mil eu­ros, que sir­vie­ron pa­ra que los pa­dres com­pra­ran 32 re­lo­jes de al­ta ga­ma por un va­lor de 50 mil eu­ros y pa­ga­ran, en­tre otras co­sas, el al­qui­ler anual de 9.800 eu­ros por la ca­sa don­de vi­vían.

La no­ta pe­rio­dís­ti­ca que con­mo­vió a Es­pa­ña se reali­zó en la ca­sa fa­mi­liar de Na­dia, en el pue­blo es­pa­ñol Fí­gols i Alin­yá, cer­ca de la fron­te­ra con Fran­cia, don­de un ex­pe­ri­men­ta­do pe­rio­dis­ta sal­tó sus ba­rre­ras es­cép­ti­cas, con­mo­vi­do y fas­ci­na­do por la his­to­ria que le con­tó Fer­nan­do, el pa­pá.

Úni­ca en el mun­do

Fer­nan­do le di­jo que en to­do el mun­do só­lo hay 36 per­so­nas con la en­fer­me­dad de su hi­ja, pe­ro que ella es la úni­ca pa­cien­te con gra­do le­tal. La tri­co­tio­dis­tro­fia, con­tó, ya en­ve­je­ció el 36 por cien­to de las cé­lu­las de la ni­ña, que mo­ri­rá an­tes del fin de es­te año si no es ope­ra­da, an­tes de que el en­ve­je­ci­mien­to lle­gue al 46 por cien­to.

La no­ta hi­zo hin­ca­pié en que si los pa­dres no con­se­guían rá­pi­da­men­te 137 mil dó­la­res pa­ra una ope­ra­ción, la pró­xi­ma no­ti­cia so­bre Na­dia se­ría en la sec­ción necrológica del dia­rio. En los días si­guien­tes a la pu­bli­ca­ción, am­bos apa­re­cie­ron en una do­ce­na de pro­gra­mas pe­rio­dís­ti­cos.

Se­gún el pa­dre, se tra­ta de “una ope­ra­ción úni­ca en el mun­do, que só­lo la ha­ce un ci­ru­jano”, y se­ría la quin­ta vez que se la rea­li­za­rían a la ni­ña.

Di­jo que se tra­ta de una ma­ni­pu­la­ción ge­né­ti­ca prohi­bi­da en Es­pa­ña, que du­ra 13 ho­ras y con­sis­te en ha­cer tres agu­je­ros en la nu­ca de la ni­ña, que de­be per­ma­ne­cer des­pier­ta du­ran­te to­do el pro­ce­so. Esa in­ter­ven­ción re­se­tea el ce­re­bro de la pe­que­ña, que vuel­ve a co­men­zar su vi­da men­tal des­de ce­ro: “Tie­nes que en­se­ñar­le que so­mos sus pa­dres, a leer, a es­cri­bir, a vol­ver a an­dar”, des­cri­bió el pa­pá.

La his­to­ria te­nía vi­sos aún más fan­tás­ti­cos. El pa­dre di­jo ha­ber per­se­gui­do por años a uno de los me­jo­res ge­ne­tis­tas del mun­do, del Centro de In­ves­ti­ga­ción Ae­ro­es­pa­cial de Hous­ton, has­ta per­sua­dir­lo de que aten­die­ra a la ni­ña. Lue­go, el mis­mo cien­tí­fi­co ha­bría ar­ma­do una es­pe­cie de dream

team mé­di­co pa­ra que tra­ba­ja­ra ex­clu­si­va­men­te en el ca­so. Y el pa­pá di­jo que de­bió lle­var a la ni­ña has­ta Af­ga­nis­tán, avan­zan­do ba­jo las bom­bas y en­tre las ba­las, pa­ra con­ven­cer al úni­co es­pe­cia­lis­ta que le fal­ta­ba y que vi­vía en una cue­va.

El pa­pá (que, lue­go se sa­bría, es un ave­za­do fa­bu­la­dor y es­ta­fa­dor, que has­ta car­ga­ba con una con­de­na ju­di­cial a cua­tro años de cár­cel) con­tó que el mis­mo vi­ce­pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos, Al Go­re, lo lla­mó por te­lé­fono y man­tu­vo con él una con­ver­sa­ción de una ho­ra y me­dia, la que con­clu­yó di­cién­do­le que él era un hé­roe por sa­cri­fi­car­se así por su hi­ja.

Por­que, ade­más, Fer­nan­do con­ta­ba que es­ta­ba con un cán­cer de pán­creas en pro­ce­so de me­tás­ta­sis, pe­ro que ha­bía de­ci­di­do aban­do­nar la qui­mio­te­ra­pia y mo­rir pa­ra no per­der el tiem­po que de­bía des­ti­nar a sal­var la vi­da de su hi­ja.

El gran pa­pe­lón

Sin em­bar­go esa his­to­ria, ser­vi­da pa­ra la lá­gri­ma y pa­ra con­mo­ver los bol­si­llos de la au­dien­cia, se des­mo­ro­nó en po­cos días. Tres me­dios pe­rio­dís­ti­cos (el blog Ma­la­pren­sa, Hi­per­tex

tual y el dia­rio El País) co­men­za­ron a hur­gar en sus cos­ta­dos más fan­tás­ti­cos y no les fue di­fí­cil com­pro­bar que el ge­ne­tis­ta de Hous­ton no exis­tía, la ope­ra­ción re­se­tea­do­ra del ce­re­bro tam­po­co y que Al Go­re ja­más con­ver­só con el pa­dre.

El dia­rio El Mun­do tu­vo que ha­cer­se car­go del pa­pe­lón de ha­ber pu­bli­ca­do la no­ta sin ha­cer ve­ri­fi­ca­cio­nes y pi­dió dis­cul­pas a sus lec­to­res: “No va­mos a uti­li­zar eu­fe­mis­mos ni a bus­car pre­tex­tos pa­ra dis­mi­nuir la im­por­tan­cia del gra­ve error que ha co­me­ti­do es­te pe­rió­di­co al dar cre­di­bi­li­dad al pa­dre de Na­dia, al que ayu­da­mos a re­cau­dar ca­si 150 mil eu­ros”.

El dia­rio acep­tó que no con­tras­tó “la ver­sión de Blan­co, que ofre­ce nu­me­ro­sas con­tra­dic­cio­nes y fal­se­da­des”, y que “tam­bién co­me­tió el error de pu­bli­car su nú­me­ro de cuen­ta, con­tri­bu­yen­do así a am­pli­fi­car la fa­bu­la­ción”.

El 5 de di­ciem­bre co­men­zó a in­ter­ve­nir un juez que in­mo­vi­li­zó las cuen­tas ban­ca­rias de la fa­mi­lia y pi­dió in­for­mes mé­di­cos so­bre la si­tua­ción de la ni­ña. Dos días des­pués, los pa­dres fue­ron de­te­ni­dos, y el 9 de ese mes, el pa­dre fue en­via­do a la cár­cel, al co­no­cer­se que te­nía el an­te­ce­den­te de una con­de­na por fal­se­dad do­cu­men­tal y una vi­da en­te­ra lle­va­da ade­lan­te gra­cias a sus ar­tes de es­ta­fa­dor. La Jus­ti­cia de­ci­dió que Na­dia fue­ra a vi­vir con un tía en Ma­llor­ca.

El ca­so Na­dia no só­lo des­nu­dó có­mo los me­dios le­van­tan la ba­rre­ra de la ve­ri­fi­ca­ción pe­rio­dís­ti­ca cuan­do abor­dan his­to­rias de vi­da su­pues­ta­men­te con­mo­ve­do­ras, sino tam­bién la fal­ta de con­tro­les es­ta­ta­les en es­tas cam­pa­ñas so­li­da­rias que pue­den ser, co­mo ocu­rrió en es­te ca­so, una gi­gan­tes­ca es­ta­fa dis­fra­za­da con el ros­tro do­lien­te de una ne­na.

El es­ta­fa­dor y su hi­ja. Fer­nan­do Blan­co, jun­to a Na­dia, ima­gen to­ma­da de un vi­deo difundido por el dia­rio es­pa­ñol “El Mun­do”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.