¿Qué es­tán PEN­SAN­DO?

Pa­ra mu­chos es­cri­to­res, el “estado” de es­ta red so­cial es un es­pa­cio pa­ra pu­bli­car tex­tos que en­cuen­tran lectores más rá­pi­da­men­te y po­nen a prue­ba sus efectos in­me­dia­tos.

La Voz del Interior - Número Cero - - Portada -

To­man­do la pos­ta que años atrás ocu­pa­ban los blogs, Fa­ce­book y otras re­des so­cia­les tam­bién se han con­ver­ti­do en una pla­ta­for­ma de pro­duc­ción y pu­bli­ca­ción li­te­ra­ria. Al­gu­nos au­to­res, con una obra con­si­de­ra­ble y re­co­no­ci­mien­to en su cam­po, uti­li­zan sus mu­ros pa­ra pu­bli­car tex­tos de di­ver­sa cla­se y de pró­xi­ma apa­ri­ción en li­bro: cuen­tos, re­la­tos, poe­mas, tra­duc­cio­nes. Pe­ro tam­bién es­tán aque­llos que en­cuen­tran en el “estado” de Fa­ce­book –con su in­vi­ta­ción per­ma­nen­te: “¿Qué es­tás pen­san­do?”–, una oca­sión pa­ra es­cri­bir y pu­bli­car tex­tos ya ce­rra­dos y que ca­si siem­pre in­gre­san en esa ca­te­go­ría tan fle­xi­ble de­no­mi­na­da “es­cri­tu­ras del yo”: en­tra­das de un dia­rio per­so­nal, es­bo­zos na­rra­ti­vos, im­pre­sio­nes de lec­tu­ra, mi­ni­en­sa­yos, di­va­ga­cio­nes teó­ri­cas.

¿Una for­ma de pa­sar el tiem­po? ¿Un re­cur­so pa­ra pro­bar la es­cri­tu­ra sin la me­dia­ción pro­lon­ga­da que su­po­ne la redacción de una no­ve­la? Se­gu­ro que to­dos esos mo­ti­vos y mu­chos más for­man par­te de la res­pues­ta, con el aña­di­do de que de­trás de to­do es­tá el im­pul­so de sa­lir a la ca­za de la gran ba­lle­na blan­ca de Fa­ce­book: el like, ese pul­gar ha­cia arri­ba que va ta­san­do ca­da pu­bli­ca­ción en tiem­po real.

Ca­da uno de los es­cri­to­res tie­ne su re­la­to y ar­gu­men­to so­bre por qué, de for­ma dia­ria o es­po­rá­di­ca, du­ran­te un tiem­po se de­di­có –y qui­zás lo con­ti­núe ha­cien­do– a pu­bli­car un con­jun­to de tex­tos con cier­to ai­re de fa­mi­lia. Dia­rios ín­ti­mos

Alberto Gior­dano (en­sa­yis­ta y crí­ti­co) re­cuer­da: “En­tre oc­tu­bre de 2014 y di­ciem­bre de 2015, lle­vé el dia­rio de un crí­ti­co y un pro­fe­sor, el de un pa­dre y un huér­fano, el de un mo­ra­lis­ta im­pro­vi­sa­do, y el de al­guien que se re­co­no­cía co­mo so­bre­vi­vien­te de una de­pre­sión”. Ase­gu­ra que es­ta es­cri­tu­ra le sir­vió pri­me­ro pa­ra ejer­ci­tar­se en “registros y re­tó­ri­cas” aje­nos a su ofi­cio de crí­ti­co li­te­ra­rio y, des­pués, pa­ra aven­tu­rar­se en al­go que lla­mó “in­ti­mis­mo es­pec­ta­cu­lar”. “El cua­derno vir­tual de ejer­ci­cios li­te­ra­rios fue tam­bién un cua­derno de ejer­ci­cios es­pi­ri­tua­les des­ti­na­do al cui­da­do de la ‘salud men­tal’ del dia­ris­ta”, se­ña­la.

Pa­ra Da­niel Gi­ge­na (edi­tor y pe­rio­dis­ta cul­tu­ral) to­do co­men­zó a par­tir del pro­yec­to de una ami­ga, que con­sis­tía en es­cri­bir un texto so­bre ca­da uno de sus ami­gos de Fa­ce­book. “Me pa­re­cía una idea her­mo­sa, sen­ci­lla e in­te­li­gen­te por­que ha­cía al­go ines­pe­ra­do con el for­ma­to de las pu­bli­ca­cio­nes, im­pre­vi­si­ble y per­so­nal. Pe­ro no con­ti­nuó”, di­ce. En­ton­ces de­ci­dió ex­pe­ri­men­tar en su pro­pio mu­ro es­cri­bien­do las en­tra­das de un dia­rio, pe­ro no ne­ce­sa­ria­men­te su­ce­si­vas. “Pu­bli­qué im­pre­sio­nes y lec­tu­ras, voces aje­nas, mis vi­ven­cias en los lu­ga­res de tra­ba­jo y, ade­más, cier­to re­gis­tro per­so­nal de los cam­bios en el en­torno res­pec­to de la ho­mo­se­xua­li­dad, in­clui­dos mis pro­pios cam­bios in­flui­dos por los de los de­más”, co­men­ta.

Mo­ri Pon­sowy (na­rra­do­ra, poe­ta y tra­duc­to­ra) tam­bién in­cur- sio­nó me­ses atrás en un dia­rio, pe­ro por un mo­ti­vo muy di­fe­ren­te: a par­tir de un via­je rea­li­za­do a Tokio pa­ra vi­si­tar a su hi­jo, a las po­cas ho­ras de lle­gar a la ca­pi­tal ja­po­ne­sa empezó a re­gis­trar sus pa­seos, vi­ven­cias y re­fle­xio­nes.

“Lo hi­ce por im­pul­so y pro­fun­da­men­te con­mo­vi­da por las cir­cuns­tan­cias ex­ter­nas e in­ter­nas del via­je –co­men­ta–. Es­tos tex­tos van a con­tra­mano de lo que sue­le ser po­pu­lar en Fa­ce­book: no tie­nen imá­ge­nes, son lar­gos e in­tros­pec­ti­vos. Aun así, tu­vie­ron cen­te­na­res de co­men­ta­rios y se­gui­do­res. Es­to fue una sor­pre­sa enor­me y, tam­bién, una ale­gría y un ali­cien­te pa­ra se­guir pu­bli­can­do”.

Ro­ber­to Vi­de­la (es­cri­tor y di­rec­tor de tea­tro) re­la­ta que sus li­bros en ge­ne­ral se le apa­re­cen ní­ti­dos en lo que quie­re con­tar y en su es­truc­tu­ra, pe­ro que tie­nen “una for­ma muy abier­ta”. “Son co­mo una ola que pue­de aca­rrear to­do”, di­ce. Y agre­ga: “Con es­te es­ti­lo, que a ve­ces lla­mo ro­to, es po­si­ble que mis es­cri­tos pue­dan con­ta­mi­nar­se de lo que co­yun­tu­ral­men­te pu­bli­co en Fa­ce­book –ar­gu­men­ta–. De to­dos mo­dos han co­rri­do por rie­les se­pa­ra­dos. Pe­ro la es­cri­tu­ra se pa­re­ce, por­que es a im­pul­so, a pre­sión, y a am­bas pro­duc­cio­nes las une el he­cho de que sean ca­si en­te­ra­men­te au­to­bio­grá­fi­cas, no fic­cio­na­les”.

Un cam­po de prue­bas

Más allá de los mo­ti­vos con que se ini­cia­ron en es­ta ru­ti­na, tam­bién son di­fe­ren­tes los atrac­ti­vos que ca­da uno en­cuen­tra

TAL CON­TAC­TO DI­REC­TO EN­TRE ES­CRI­TO­RES Y UN AM­PLIO NÚ­ME­RO DE LECTORES ES AL­GO INÉ­DI­TO EN LA HIS­TO­RIA DE­LA LI­TE­RA­TU­RA POS­TE­RIOR A LA IM­PREN­TA. PA­BLO ANA­DÓN, ES­CRI­TOR

en es­ta for­ma de pu­bli­ca­ción. “Pa­ra al­guien acos­tum­bra­do a la re­tó­ri­ca de la ar­gu­men­ta­ción, los ejer­ci­cios sin­tác­ti­cos de un dia­ris­ta plan­tean exi­gen­cias as­cé­ti­cas a las que no siem­pre po­drá res­pon­der –se­ña­la Gior­dano–. Son exi­gen­cias vin­cu­la­das a la con­ve­nien­cia de apos­tar a la elip­sis en to­dos los ni­ve­les, co­mo su­pri­mir las con­jun­cio­nes, las tran­si­cio­nes; sus­pen­der sin con­cluir; su­ge­rir sin pre­sen­tar; afir­mar y no ofre­cer prue­bas, arries­gán­do­se al equí­vo­co o al ma­len­ten­di­do”.

Y agre­ga: “Hay que apren­der a no re­tro­ce­der fren­te a la pro­pia es­tu­pi­dez, cui­dar tam­bién de ella sin cor­te­jar­la, sin aban­do­nar­se por com­ple­to a las se­duc­cio­nes del sen­ti­men­ta­lis­mo y la au­to­ce­le­bra­ción. Di­ría que po­cas ve­ces se lo­gra”.

Ariel Ber­ma­ni (na­rra­dor y edi­tor), que abrió su cuen­ta pa­ra ha­cer ob­ser­va­cio­nes so­bre el ofi­cio de es­cri­bir, cuen­ta que en es­tos ejer­ci­cios en­con­tró la po­si­bi­li­dad de la in­ter­ac­ción y el diá­lo­go con los lectores y con otros es­cri­to­res. “Lo más po­si­ti­vo es que no ha­ya res­tric­cio­nes, que sea po­si­ble ar­mar una red de lectores que ten­gan gus­tos pa­re­ci­dos, en­tre sí, y con­mi­go”, di­ce.

Pa­ra Gi­ge­na se tra­ta de un pa­so de lo pri­va­do a lo pú­bli­co que en par­te se re­la­cio­na con “una ma­ne­ra afir­ma­ti­va de es­tar en el mun­do”. “Du­ran­te mu­chos años, con­tar una anéc­do­ta per­so­nal, irre­le­van­te o no, si es­ta­ba aso­cia­da con la ho­mo­se­xua­li­dad, no era tan sen­ci­llo –di­ce–. Aho­ra, sin el efecto del ta­bú, de la ver­güen­za o de la cen­su­ra, esas mis­mas anéc­do­tas adquieren, pa­ra mí, un do­ble va­lor de re­li­quia o de do­cu­men­to so­bre una épo­ca y de ges­to, no sé por qué, có­mi­co”. Tam­bién des­ta­ca el he­cho de que sea un for­ma­to bre­ve, gra­tis, y que no tie­ne por qué ser con­clu­si­vo, ejem­plar ni li­te­ra­rio. “Es buen es­pa­cio pa­ra fa­llar”, afir­ma.

Se­gún Mo­ri Pon­sowy, uno de los ma­yo­res atrac­ti­vos es la ne­ce­si­dad de que ca­da texto “fun­cio­ne”, de que es­té “ter­mi­na­do y pu­li­do en po­co tiem­po”. Y ad­vier­te so­bre el con­tras­te con la pro­duc­ción y la di­fu­sión de al­go más lar­go y am­bi­cio­so: “A di­fe­ren­cia de una no­ve­la, ir pu­bli­can­do es­te dia­rio de via­je a me­di­da que lo es­cri­bía sig­ni­fi­có en­con­trar lectores de in­me­dia­to. Nun­ca ima­gi­né que es­tos tex­tos ten­drían el re­ci­bi­mien­to que tu­vie­ron y que tan­tas per­so­nas los lee­rían y es­ta­rían es­pe­ran­do ca­da día”.

Pa­ra Pa­blo Ana­dón (poe­ta y tra­duc­tor) la vir­tud es que le per­mi­te dar a co­no­cer una gran va­rie­dad de no­tas, que de otra ma­ne­ra no pu­bli­ca­ría: “No sue­lo pen­sar de­ma­sia­do en los lectores, aun­que de­bo de­cir que el he­cho de que se­pa que exis­ten pue­de ser un es­tí­mu­lo pa­ra es­tas di­va­ga­cio­nes, que tal vez no es­cri­bi­ría si no es­tu­vie­ran, aun­que a me­nu­do sean des­co­no­ci­dos”. Ade­más, le atrae el he­cho de po­der aso­mar­se al “ta­ller” de otros es­cri­to­res, cuan­do mues­tran ver­sio­nes di­ver­sas o frag­men­ta­rias de tex­tos que es­tán es­cri­bien­do. “Tal con­tac­to di­rec­to en­tre los es­cri­to­res y un am­plio nú­me­ro de lectores

LO MÁS PO­SI­TI­VO ES QUESEA PO­SI­BLE AR­MAR UNA RED DE LECTORES QUE TEN­GAN GUS­TOS PA­RE­CI­DOS, ENTRESÍ, Y CON MIGO” Ariel Ber­ma­ni, Es­cri­tor.

es al­go iné­di­to en la his­to­ria de la li­te­ra­tu­ra pos­te­rior a la im­pren­ta”, di­ce.

“Li­kes” y aplau­sos

A Camila So­sa Vi­lla­da (ac­triz y poe­ta) es­tos ejer­ci­cios le re­cuer­dan a las ex­pe­rien­cias tea­tra­les: “La de­vo­lu­ción es in­me­dia­ta, co­mo el aplau­so”, di­ce. Y tam­bién acla­ra que si bien ca­si siem­pre son “de­vo­lu­cio­nes amo­ro­sas”, tam­bién pue­de su­ce­der que al­gún texto sea “cru­ci­fi­ca­do y des­trui­do”. “Lo más lin­do es que jus­ta­men­te no son lectores del mis­mo am­bien­te, son di­fe­ren­tes, y eso a la lar­ga ablan­da la plu­ma”, con­fie­sa. Al­go se­me­jan­te opi­na Vi­de­la, de lar­ga ex­pe­rien­cia tea­tral, co­mo ac­tor y co­mo di­rec­tor: “El an­sia de con­ta­giar y co­mu­ni­car ha­ce de Fa­ce­book una pla­ta­for­ma ideal. Se pa­re­ce a com­po­ner a tra­zos rá­pi­dos, que es el ti­po de com­po­si­ción tan uni­da a mi for­ma­ción tea­tral: la crea­ción co­lec­ti­va y el fres­co so­cial for­ma­do por frag­men­tos”.

Un he­cho por des­ta­car es que sus lectores de­mues­tran en­se­gui­da in­te­rés por se­guir las pu­bli­ca­cio­nes, co­mo si se tra­ta­ra de las en­tre­gas de un fo­lle­tín, y por eso una con­se­cuen­cia ca­si na­tu­ral es que al­gu­nos de es­tos au­to­res han edi­ta­do li­bros con es­tos tex­tos o es­tán pron­to a ha­cer­lo. Da­niel Gi­ge­na pu­bli­có Es­ta­dos; Ariel Ber­ma­ni, Pro­ce­sos téc­ni­cos, y en los pró­xi­mos me­ses sal­drá El tiem­po de la en­fer­me­dad, de Gior­dano; y Oka­san, el dia­rio de via­je de Mo­ri Pon­sowy a Ja­pón.

En el ca­so de Pon­sowy la idea de la pu­bli­ca­ción sa­lió de ella mis­ma, pe­ro el he­cho de que los lectores lo su­gi­rie­ran y se lo pi­die­ran le hi­zo pen­sar que “no era un de­seo des­ca­be­lla­do”. Pa­ra Ariel Ber­ma­ni, el pro­ce­so se fue dan­do de for­ma pro­gre­si­va. “A me­di­da que iba postean­do en Fa­ce­book, ha­bía ami­gos, co­no­ci­dos y des­co­no­ci­dos que pre­gun­ta­ban si ese ma­te­rial iba a in­te­grar un li­bro. Fue na­tu­ral ar­mar­lo y que edi­to­rial Pai­sa­ni­ta lo pu­bli­ca­ra”.

A su vez, Ana­dón no tie­ne en cla­ro el fu­tu­ro de es­tos tex­tos: “Al­gu­nos me di­cen reite­ra­da­men­te que los pu­bli­que, pe­ro du­do de que pu­die­ra ha­ber una edi­to­rial in­tere­sa­da en tal co­lec­ción de di­va­ga­cio­nes. Igual­men­te, creo que nun­ca he es­cri­to na­da sin que tu­vie­ra ese ho­ri­zon­te, por más fan­tas­mal que fue­re, de la re­co­pi­la­ción en li­bro”. Por su par­te, So­sa Vi­lla­da afir­ma que es­tos tex­tos van a pa­rar a car­pe­tas que se­gu­ra­men­te se­rán li­bros al­gún día. “El te­ma es que no me in­tere­sa ni me de­ja de in­tere­sar, es el me­dio del que dis­pon­go y ya. An­tes lo ha­cía en un blog”, afir­ma.

IR PU­BLI­CAN­DO ES­TE DIA­RIO DE VIA­JE A ME­DI­DA QUE LO ES­CRI­BÍA SIG­NI­FI­CÓ EN­CON­TRAR LECTORES DE IN­ME­DIA­TO. Mo­ri Pon­sowy, es­cri­to­ra

Pin­to­res, fo­tó­gra­fos, di­bu­jan­tes y de­más ar­tis­tas tam­bién uti­li­zan las pla­ta­for­mas so­cia­les, con la ven­ta­ja de que sus obras lle­gan más in­me­dia­ta­men­te por ser vi­sua­les. Unos las usan pa­ra di­fun­dir y pro­mo­cio­nar lo que ya han con­clui­do y otros pa­ra ir de­jan­do ras­tros de un pro­yec­to ma­yor. Pa­ra Jo­sé Pi­za­rro, “el ar­te pue­de es­tar en to­dos la­dos” y por eso lo que más le me in­tere­sa es ha­cer cir­cu­lar imá­ge­nes y tex­tos crea­dos es­pe­cí­fi­ca­men­te pa­ra es­tas pla­ta­for­mas, sean tra­ba­jos ela­bo­ra­dos y de­fi­ni­dos o pro­ce­sos abier­tos. Jor­ge Cue­llo, por su par­te, re­cu­rrió a Fa­ce­book por la ne­ce­si­dad con­cre­ta de con­se­guir di­ne­ro en un par de días. “Se me ocu­rrió pu­bli­car fo­tos de un par de obras y ofer­tar­las. Fue co­mo en­viar un men­sa­je en una bo­te­lla. A los 15 mi­nu­tos se ven­dió una”, di­ce. A par­tir de en­ton­ces se vol­vió una ru­ti­na y el es­pa­cio se trans­for­mó en “una pa­na­de­ría”, por­que la obra se “ven­día co­mo pan ca­lien­te”. Con su com­pa­ñe­ra ar­ma­ron la aso­cia­ción de ami­gos “Ar­te Co­me­bi­rom Cue­llo”, una red so­li­da­ria en la que la gen­te pue­de de­po­si­tar di­ne­ro has­ta jun­tar el to­tal del va­lor de una obra.

Marcos Ló­pez se con­fie­sa adic­to a las re­des, in­clu­so con su te­lé­fono pro­du­ce con­te­ni­dos es­pe­cial­men­te pa­ra Ins­ta­gram. “Hay una ac­ti­tud no­ci­va, cul­po­sa, adic­ti­va, en la ne­ce­si­dad de pu­bli­car sin pa­rar imá­ge­nes de mi pro­duc­ción ar­tís­ti­ca –cuen­ta–. Un sen­ti­mien­to pa­re­ci­do al de un náufrago, que es­tá en un is­la sin amor, sin co­mi­da, sin na­da, y cuan­do pa­sa un bar­co cer­ca, gri­ta ‘Mí­ren­me, aquí es­toy’”.

A la pro­duc­ción au­dio­vi­sual le su­ma la es­cri­tu­ra en Fa­ce­book de sen­ti­mien­tos, tex­tos breves y re­fle­xio­nes que con­si­de­ra que pue­den ser úti­les pa­ra alum­nos, co­le­gas y ar­tis­tas; una se­rie que den­tro de po­co va a ser pu­bli­ca­da en li­bro con el tí­tu­lo De­but y des­pe­di­da.

Los tres coin­ci­den en la im­por­tan­cia del uso las re­des, aun­que por mo­ti­vos di­ver­sos. Por ejem­plo, a la obra Thin­king Da­vid Bo­wie Pi­za­rro la co­men­zó en la pla­ta­for­ma Tumblr, al tiem­po la mos­tró en una ga­le­ría y la en­ri­que­ció con pin­tu­ras, fo­to­gra­fías y ob­je­tos que lle­van el mis­mo nom­bre. “En la obra ex­pe­ri­men­to va­rios mo­men­tos en lu­ga­res di­fe­ren­tes”, co­men­ta. Jor­ge Cue­llo, en cam­bio, sin­tió que el es­pa­cio vir­tual era el úni­co en el que “po­día fluir” co­mu­ni­cán­do­se in­me­dia­ta­men­te con el re­cep­tor sin te­ner que uti­li­zar nin­gún in­ter­me­dia­rio.

En es­te uso de las pla­ta­for­mas vir­tua­les, hay tam­bién una va­lo­ra­ción so­bre lo que ha­cen los co­le­gas. Ló­pez se­ña­la que el úni- co ar­tis­ta al que le in­tere­sa se­guir es al di­se­ña­dor gra­fi­co Ste­fan Sag­meis­ter. “Me irri­tan las sel­fies de los co­lec­cio­nis­tas de ar­te to­man­do cham­pán en una te­rra­za de ho­tel en is­las grie­gas, o en Art Ba­sel Mia­mi, o en el cum­plea­ños de Pi­ru­la en su li­vin­groom del Ce­rro de las Ro­sas”, di­ce.

A su vez, Pi­za­rro ad­vier­te que la ma­yo­ría de los ar­tis­tas vi­sua­les usa las re­des co­mo me­dio de con­tac­to per­so­nal y de di­fu­sión: “Es­tán más preo­cu­pa­dos por ge­ne­rar víncu­los que por co­no­cer e in­ves­ti­gar los re­co­rri­dos que ha­rán sus imá­ge­nes”, ase­gu­ra. Y Cue­llo di­ce ale­grar­se cuan­do en­cuen­tra com­par­ti­da una obra en la red: “Co­mo to­do len­gua­je, siem­pre va a exis­tir la po­si­bi­li­dad de dar­le otras for­mas, y es­pe­ro que sea pa­ra su­mar”.

(ilus­tra­ción de chu­mbi)

(ILUS­TRA­CIón DE ChU­mBI)

Jor­ge Pi­za­rro. Su obra “Thin­king Da­vid Bo­wie” co­men­zó en Tumblr, al tiem­po la mos­tró en una ga­le­ría y la en­ri­que­ció con pin­tu­ras, fo­to­gra­fías y ob­je­tos.

Jor­ge Cue­llo. El ar­tis­ta ar­mó “on li­ne” la aso­cia­ción de ami­gos “Ar­te Co­me­bi­rom Cue­llo”.

Marcos Ló­pez. Su obra com­par­ti­da en Fa­ce­book se­rá pu­bli­ca­da en un li­bro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.