To­do lo que us­ted siem­pre su­po y no su­po so­bre la se­pa­ra­ción

La Voz del Interior - Número Cero - - Reseñas - Pa­blo Na­ta­le Especial

Se­pa­ra­cio­nes cé­le­bres: An­ge­li­na Jo­lie de Brad Pitt, el ciu­da­dano pro­me­dio de “la po­lí­ti­ca”, la vi­da del ar­te, y la eter­na se­pa­ra­ción amo­ro­sa can­ta­da en cual­quier me­lo­día ra­dial. De es­ta úl­ti­ma, y de las se­pa­ra­cio­nes de las no­ve­las y de las se­pa­ra­cio­nes ro­mán­ti­cas mun­da­nas ha­bla Dic­cio­na­rio de se­pa­ra­ción (de amor a zom­bie), el li­bro a car­go de (pri­mer de­ta­lle cu­rio­so) la du­pla Ga­lli­na-Mos­car­dí, una in­ge­nio­sa en­ci­clo­pe­dia de tér­mi­nos re­la­cio­na­dos con la se­pa­ra­ción de pa­re­ja.

La le­tra F, por po­ner un ejem­plo, in­clu­ye los tér­mi­nos “Fa­ce­book”, “fa­mi­lia­res”, “fan­tas­ma”, “fi­ja­ción”, “fo­tos”, “fu­ga” y “fuis­te”. La en­tra­da “Fa­ce­book” co­mien­za así: “Fa­ce­book es la muer­te. Las re­la­cio­nes amo­ro­sas y su ne­ga­ti­vo fo­to­grá­fi­co, las se­pa­ra­cio­nes, no vol­vie­ron a ser lo mis­mo des­de que exis­te ese mons­truo gro­tes­co”. En la en­tra­da “fa­mi­lia­res” lee­mos: “los fa­mi­lia­res se trans­for­man en una pro­lon­ga­ción del otro, de ra­mi­fi­ca­ción, de me­tás­ta­sis (…) co­mo los agen­tes de ne­gro que apa­re­cen en The Ma­trix, los fa­mi­lia­res siem­pre pre­sen­tan esa fuer­za si­nies­tra de la om­ni­pre­sen­cia…”.

El li­bro es, así, un ca­lei­dos­co­pio lé­xi­co en cla­ve co­ra­zón par­ti­do: hay re­fe­ren­cias a la li­te­ra­tu­ra, al pop, a los bo­le­ros, a la poe­sía tra­di­cio­nal, a la poe­sía jo­ven, a la per­for­man­ce, a la fi­lo­so­fía, a la so­cio­lo­gía. Hay de­fi­ni­cio­nes que co­mien­zan con un ejem­plo le­ve­men­te es­tram­bó­ti­co, hay otras que co­mien­zan con una ci­ta (de Bor­ges, de Gil­da), hay al­gu­nas que son lú­ci­das rein­ter­pre­ta­cio­nes de pe­lí­cu­las y de can­cio­nes, otras ape­ga­das a la cla­ve psi­co­ló­gi­co-fi­lo­ló­gi­ca, y una com­pren­sión acer­ta­da del lu­gar que tu­vie­ron las nue­vas tec­no­lo­gías en la in­fla­ción de la vi­ven­cia amo­ro­sa.

Rees­cri­tu­ra del dic­cio­na­rio de De­leu­ze, del Frag­men­tos de un dis­cur­so amo­ro­so (Bart­hes), de la li­te­ra­tu­ra de au­to­ayu­da y de las de­fi­ni­cio­nes po­pu­la­ri­za­das en la red (se­gun­da cu­rio­si­dad: ¿por qué el li­bro no fue tam­bién una pá­gi­na web?), el Dic­cio­na­rio de se­pa­ra­ción cum­ple su ob­je­ti­vo en­ci­clo­pé­di­co: des­cri­bir ex­haus­ti­va y ob­se­si­va­men­te una ex­pe­rien­cia, di­vor­cia­do de in­ter­pre­ta­cio­nes so­cio­fi­lo­só­fi­cas ma­yo­res (al­go que sí ocu­rre en un li­bro que bien po­dría ser “su me­dia na­ran­ja”:

Eros, de Eloy Fer­nán­dez Por­ta). Lú­di­co, inusi­ta­do, nerd, nos­tál­gi­co, ma­niá­ti­co, con­tem­po­rá­neo y (úl­ti­mo de­ta­lle cu­rio­so) de­fi­ni­ti­va­men­te mo­no­gá­mi­co, a lo lar­go de la lec­tu­ra se mul­ti­pli­ca to­da la ex­pe­rien­cia: cual­quier li­bro, cual­quier pe­lí­cu­la, cual­quier pa­la­bra po­drían ser par­te del li­bro y en­ton­ces nos trans­for­ma­mos no en usua­rios (lectores), sino en una de­fi­ni­ción (un ca­so más) de la gran lis­ta de en­tra­das po­ten­cia­les. Al fi­nal ya lo sa­be­mos: la vi­da amo­ro­sa to­do lo to­ca, se­re­mos un in­can­sa­ble epi­so­dio de se­pa­ra­ción.

Dic­cio­na­rio de se­pa­ra­ción (de amor a zom­bie) An­drés Ga­lli­na y Ma­tías Mos­car­dí Eter­na Ca­den­cia 264 pá­gi­nas $ 290 Una en­ci­clo­pe­dia de la vi­da po­sa­mo­ro­sa, en or­den al­fa­bé­ti­co y con re­fe­ren­cias pop.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.