Cuan­do la sa­lud jus­ti­fi­ca los me­dios

Mar­ce­lo Ti­ne­lli no es el úni­co co­si­fi­ca­dor de la te­le­vi­sión ar­gen­ti­na. Am­pa­ra­do en una idea de “bue­na sa­lud ali­men­ta­ria”, el pro­gra­ma “Cues­tión de pe­so” con­vier­te los cuer­pos de los par­ti­ci­pan­tes en ob­je­tos de aná­li­sis clí­ni­cos.

La Voz del Interior - Número Cero - - Debate - Er­nes­ti­na Go­doy Es­pe­cial

Exis­te un am­plio sec­tor de la so­cie­dad ar­gen­ti­na que se de­di­ca a de­mo­ni­zar las ideas que lle­van el se­llo de Mar­ce­lo Ti­ne­lli. Es­ta co­mu­ni­dad con­si­de­ra a Show

Match el tem­plo des­de el que se cul­ti­va una ideo­lo­gía ne­fas­ta, exa­cer­ba­da en una mi­ra­da co­si­fi­ca­do­ra de los in­di­vi­duos.

Ca­da emi­sión del pro­gra­ma po­ne en prác­ti­ca el en­gra­na­je que des­pi­de cuer­pos tra­ta­dos co­mo co­sas. Son cuer­pos mirados, to­ca­dos, de­co­ra­dos, se­xua­li­za­dos y exal­ta­dos. El ca­so del cuer­po fe­me­nino lle­gó a un pun­to de no re­torno con el fa­mo­so y ver­gon­zo­so ac­to de cor­tar la po­lle­ri­ta. En los úl­ti­mos años, la prác­ti­ca se re­pli­ca en los cuer­pos mas­cu­li­nos, tra­tan­do de apli­car una tris­te jus­ti­cia de gé­ne­ro.

Sin em­bar­go, es­te en­gra­na­je no ope­ra ex­clu­si­va­men­te en los pro­gra­mas de en­tre­te­ni­mien­to. Las co­si­fi­ca­cio­nes cor­po­ra­les apa­re­cen en ca­da sec­ción que vuel­ve el cuer­po fo­co de aten­ción. Cues­tión de pe­so, es­cu­da­do en la in­cues­tio­na­ble y con­ve­nien­te ban­de­ra de la sa­lud, re­pro­du­ce las mis­mas prác­ti­cas co­si­fi­ca­do­ras, aun­que con me­nos pur­pu­ri­na y más ca­lo­rías.

Bas­ta de en­gor­dar

El pro­gra­ma que lle­va el se­llo de Al­ber­to Cor­mi­llot –el Ti­ne­lli de la sa­lud– mues­tra su mo­dus ope­ran­di los sá­ba­dos en te­le­vi­sión abier­ta. Ca­da par­ti­ci­pan­te nue­vo es pre­sen­ta­do con un vi­deo que mues­tra su vi­da co­ti­dia­na. Con fal­sa es­pon­ta­nei­dad, el pre­pa­ra­dor fí­si­co in­gre­sa al ho­gar y se en­cuen­tra con el par­ti­ci­pan­te ti­ra­do en la ca­ma, co­mien­do o rea­li­zan­do cual­quier ac­ti­vi­dad se­den­ta­ria.

A los po­cos se­gun­dos el par­ti­ci­pan­te llo­ra en cá­ma­ra por­que es­tá can­sa­do de ser gor­do y so­por­tar las hu­mi­lla­cio­nes; es­tá can­sa­do de que na­die vea a la per­so­na de­trás de la obe­si­dad. El pre­pa­ra­dor fí­si­co asien­te con em­pa­tía y le pro­me­te ayu­da in­me­dia­ta, pe­ro ol­vi­da mos­trar­le la le­tra chi­ca del con­tra­to que in­clu­ye ex­po­si­ción te­le­vi­si­va al bor­de de la hu­mi­lla­ción.

El par­ti­ci­pan­te in­gre­sa al pi­so del pro­gra­ma en me­dio de ví­to­res y can­cio­nes que in­vi­tan a se­guir in­ten­tan­do y no ba­jar los bra­zos. Lue­go es lle­va­do has­ta la ba­lan­za en la que, ba­jo una luz que im­pi­de cual­quier in­ti­mi­dad, se es­ta­ble­ce el pe­so que se­rá es­tam­pa­do en su re­me­ra: el par­ti­ci­pan­te aho­ra es un nom­bre y un nú­me­ro. A par­tir de ese mo­men­to em­pie­zan a mo­ver­se los en­gra­na­jes co­si­fi­ca­do­res.

Hoy tu sue­ño es real

Ti­ne­lli ha­ce la pre­sen­ta­ción, la tri­bu­na es­ta­lla en cán­ti­cos, el par­ti­ci­pan­te sien­te que lle­gó al po­dio te­le­vi­si­vo y se emo­cio­na con las lu­ces y los pa­pe­li­tos. El con­duc­tor cuen­ta con el co­no­ci­mien­to su­fi­cien­te pa­ra pe­dir­le al par­ti­ci­pan­te que ex­hi­ba al­gún atri­bu­to fí­si­co: pue­den ser ab­do­mi­na­les mar­ca­dos, con­tor­sio­nes asom­bro­sas o el me­ro ac­to de des­pla­zar un cuer­po en­vi­dia­ble por una pa­sa­re­la ima­gi­na­ria.

Las cá­ma­ras cap­tu­ran es­co­tes, co­las y múscu­los tra­ba­ja­dos. Si se tra­ta de una mu­jer, Ti­ne­lli mi­ra a la cá­ma­ra con com­pli­ci­dad, acer­ca su ca­ra has­ta ca­si ro­zar la co­la que se­ña­la con la mi­ra­da y los co­men­ta­do­res “pi­ro­pean” con pé­si­mo gus­to. La par­ti­ci­pan­te ríe y se sien­te una dio­sa que irra­dia be­lle­za en los te­le­vi­so­res de La­ti­noa­mé­ri­ca.

El con­duc­tor de Show­Match pre­gun­ta si el par­ti­ci­pan­te tie­ne pa­re­ja o lo alien­ta a que otra per­so­na dis­fru­te de ese cuer­po pri­vi­le­gia­do. Elo­gia lo que ve y se si­túa en el rol del per­de­dor que ja­más lo­gra­ría es­tar con ella o al­can­zar el fí­si­co de él.

Bai­lan­do por una tos­ta­da

Lue­go de la ba­lan­za si­guen las to­mas de me­di­das y la ex­hi­bi­ción de adi­po­si­da­des. El pre­pa­ra­dor fí­si­co de Cues­tión de pe­so, en­vuel­to en el blan­co de lo in­ape­la­ble, le­van­ta la re­me­ra del par­ti­ci­pan­te pa­ra de­jar en cla­ro que su cuer­po aho­ra es un es­pec­tácu­lo de plie­gues y gra­sa. Am­pa­ra­do en su co­no­ci­mien­to pro­fe­sio­nal, aga­rra ca­da plie­gue con des­tre­za de panadero e ins­tru­ye a la te­le­au­dien­cia acer­ca de los dis­tin­tos nom­bres que re­ci­be la acu­mu­la­ción de gra­sa.

El par­ti­ci­pan­te se in­co­mo­da y a ve­ces llo­ra. Eso que de­tes­ta de sí mis­mo lle­na la pan­ta­lla de un te­le­vi­sor de 50 pul­ga­das en al­gún ho­gar ar­gen­tino. Lue­go el staff de es­pe­cia­lis­tas se en­car­ga del as­pec­to psi­co­ló­gi­co del par­ti­ci­pan­te. Las pre­gun­tas for­mu­la­das con for­za­da co­rrec­ción po­lí­ti­ca son dis­tin­tos mo­dos de pre­gun­tar “¿có­mo lle­gas­te a ser tan gor­do o gor­da?”.

Los días si­guien­tes se­rán una se­gui­di­lla de mo­men­tos que los ha­rán odiar­se, anun­cia­dos en graphs que se­rán los me­mes del ma­ña­na.

El pro­gra­ma mues­tra en un pri­me­rí­si­mo plano el co­lor de la ver­güen­za de quien no quie­re po­ner­se un tra­je de ba­ño o el llan­to de un par­ti­ci­pan­te que co­mió una tos­ta­da de más por­que es­ta­ba tris­te.

La sa­lud tie­ne bue­na pren­sa y nun­ca son cri­ti­ca­das las me­di­das que se to­man en su nom­bre, aun cuan­do in­va­dan el es­pa­cio per­so­nal. No se cues­tio­na la enaje­na­ción cor­po­ral de quie­nes reuni­dos por su obe­si­dad son tra­ta­dos gre­ga­ria­men­te pa­ra mo­di­fi­car sus vi­das por com­ple­to: la sa­lud jus­ti­fi­ca los me­dios.

En el trán­si­to de esos me­dios ha­cia ese fin se ex­po­nen otros mo­dos de con­ver­tir esos cuer­pos en co­sas, de qui­tar­le el “cuer­po po­tes­tad” a la per­so­na y con­ver­tir­la en un ob­je­to de aná­li­sis clí­ni­co. La co­si­fi­ca­ción de los cuer­pos que ex­hi­be Show­Match es to­ma­da, mas­ti­ca­da y re­gur­gi­ta­da por Cues­tión de pe­so con otro le­ma y den­tro de una vi­drie­ra sa­lu­da­ble. Pe­ro se tra­ta de dos ca­ras del mis­mo fe­nó­meno: no se re­fu­tan sino que se ali­men­tan.

Cues­tión de pe­so. El pro­gra­ma de los sá­ba­dos ex­po­ne los cuer­pos de per­so­nas obe­sas y las desafía a so­me­ter­se a ri­gu­ro­sas die­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.