Un ve­neno con mU­cha historia

DE LA FI­LO­SO­FÍA AL TAN­GO

La Voz del Interior - Número Cero - - Arte -

La muer­te de Só­cra­tes (1787) es un fa­mo­so cua­dro de Jac­ques-Louis Da­vid que re­tra­ta el mo­men­to en que el fi­ló­so­fo se dis­po­ne a cum­plir la pe­na por ha­ber des­acre­di­ta­do a los dio­ses, in­cu­rrir en im­pie­dad y co­rrom­per a la ju­ven­tud. El cen­tro exac­to de la pin­tu­ra es una co­pa de ci­cu­ta, al­can­za­da por un car­ce­le­ro que se ta­pa la ca­ra en se­ñal de ver­güen­za. Só­cra­tes ex­tien­de su mano de­re­cha pa­ra to­mar­la. Ha­cia la iz­quier­da se ve a Pla­tón, de­rrum­ba­do, con los hom­bros caí­dos en se­ñal de re­sig­na­ción. Cri­tón, en cam­bio, to­ca una pier­na de Só­cra­tes en un ges­to que se ha in­ter­pre­ta­do co­mo un rue­go al maes­tro pa­ra que desis­ta de ma­tar­se, y hu­ya. La es­ce­na es un ins­tan­te ilu­mi­na­dor de la fi­lo­so­fía. Pla­tón, quien apa­re­ce en la pin­tu­ra, en reali­dad no es­tu­vo jun­to a su maes­tro en el mo­men­to fi­nal, aun­que re­cons­tru­yó lo su­ce­di­do en obras co­mo Apo­lo­gía de Só­cra­tes y el Fe­dón. En es­te úl­ti­mo diá­lo­go, es­tá el re­la­to so­bre la en­te­re­za que man­tu­vo el con­de­na­do, y hay una des­crip­ción del efec­to pro­gre­si­vo de la ci­cu­ta en su cuer­po. Po­si­ble­men­te mez­cla­da con opio, ex­trac­to de ador­mi­de­ras o beleño, de mo­do de su­mir a la víc­ti­ma en un sue­ño pla­cen­te­ro an­tes del co­lap­so por pa­rá­li­sis, la ci­cu­ta era uti­li­za­da en la an­ti­gua Gre­cia pa­ra eje­cu­tar a los con­de­na­dos a muer­te. El ve­neno tam­bién tie­ne su historia, se­gún las ac­tas de la In­qui­si­ción, co­mo in­gre­dien­te de los pre­pa­ra­dos y los un­güen­tos má­gi­cos uti­li­za­dos en bru­je­ría. El mis­mo Wi­lliam Sha­kes­pea­re re­co­ge esa pun­ta en el cuar­to ac­to de Mac­beth, cuan­do una de las bru­jas re­ce­ta: “Hiér­van­se es­ca­ma de dra­gón, dien­te de lo­bo, be­tún de bru­jas, ve­ji­ga de ti­bu­rón, raíz de ci­cu­ta de no­che arran­ca­da, hí­ga­do de ju­dío blas­fe­mo, hiel de ca­bra, ho­jas de abe­to pla­tea­das a la luz de la lu­na que se ocul­ta, na­riz de tur­co, labio de tár­ta­ro, de­do de cria­tu­ra es­tran­gu­la­da al na­cer y arro­ja­da al fo­so por una mu­jer­zue­la; to­do es­to, mez­cla­do con en­tra­ñas de ti­gre, son los in­gre­dien­tes de nues­tra ca­zue­la”. Se pue­de pe­gar un gran salto geo­grá­fi­co y tem­po­ral, y ate­rri­zar en el tan­go Te lla­man Ci­cu­ta, con le­tra de Fa­ruk (Jor­ge Raúl Pa­la­cio) y mú­si­ca de Jor­ge Dra­go­ne. Allí se es­cu­cha: “Che, Ci­cu­ta.../ Sos un cuer­vo en­ve­ne­na­do,/ Bus­can­do siem­pre a tu la­do/ A quién po­der amar­gar.// Che, Ci­cu­ta.../ Te co­pás con los ve­lo­rios,/ Te mu­fás con los ca­so­rios/ Y al ver los pi­bes ju­gar”.

Po­cio­nes y pa­sio­nes. Quin­te­ros en­tien­de al ar­te co­mo una for­ma de ex­pe­rien­cia vi­tal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.