Leer o no leer, qué di­le­ma

Es una ac­ti­vi­dad que reúne dos pre­jui­cios opues­tos: los lec­to­res son con­si­de­ra­dos sa­bios o va­gos, se­gún las cir­cuns­tan­cias.

La Voz del Interior - Número Cero - - Lugares Comunes - Er­nes­ti­na Go­doy Es­pe­cial

La lec­tu­ra es un te­ma re­cu­rren­te de con­ver­sa­ción y ado­ra­ción. Pe­ro, a pe­sar de es­ta cos­tum­bre –o tal vez por eso mis­mo–, hay mu­chos pre­jui­cios en torno a ella. Al­gu­nos la con­si­de­ran una ac­ti­vi­dad des­ti­na­da a sa­bios y otros no la con­si­de­ran una ac­ti­vi­dad en ab­so­lu­to.

To­do em­pe­zó, pa­ra va­riar, con un grie­go que es­cri­bió un tra­ta­do de éti­ca en el que se mar­ca­ban las ca­rac­te­rís­ti­cas de una vi­da con­tem­pla­ti­va en opo­si­ción a una vi­da ac­ti­va. Apar­tar­se del pla­cer de los sen­ti­dos y de las dis­cu­sio­nes po­lí­ti­cas era un re­qui­si­to ne­ce­sa­rio pa­ra de­di­car­se a com­pren­der y a teo­ri­zar acer­ca del hom­bre y del mun­do.

En­tre­gar­se a la lec­tu­ra edi­fi­ca­ba al hom­bre y lo acer­ca­ba a los dio­ses, pe­ro era po­si­ble só­lo en el es­pa­cio del ocio. De­for­ma­cio­nes me­dian­te, hoy se si­túa a la lec­tu­ra den­tro de las ocu­pa­cio­nes que en reali­dad no in­vo­lu­cran un ha­cer. La quie­tud cor­po­ral pa­re­ce ser el cri­te­rio pa­ra es­ta­ble­cer qué es una ac­ti­vi­dad y qué no lo es.

Así, un lec­tor es a me­nu­do in­te­rrum­pi­do por­que “no es­tá ha­cien­do na­da”, lo que su­po­ne que la lec­tu­ra es un ac­to pa­sa­tis­ta que no re­quie­re un su­je­to ac­ti­vo. Leer no ocu­pa nin­gún es­pa­cio en la agen­da de na­die.

Pe­ro tam­bién exis­ten ocu­pa­cio­nes que ha­cen de la lec­tu­ra su he­rra­mien­ta de tra­ba­jo. En ese ca­so, la pa­si­vi­dad es­tá jus­ti­fi­ca­da a un cuan­do sea ex­tra­ño que al­guien tra­ba­je en me­dio de la quie­tud. De la mano de esa no­ción de sa­bi­du­ría que emer­ge del ejer­ci­cio de la vi­da con­tem­pla­ti­va, es­te úl­ti­mo mo­do de en­ten­der la lec­tu­ra se de­for­ma en un pre­jui­cio que iden­ti­fi­ca “lec­tu­ra” con “sa­bi­du­ría”. No im­por­tan los cri­te­rios ope­ran­tes ni la apro­pia­ción del lec­tor: leer no pa­re­ce te­ner otro fin que el de ino­cu­lar sa­ber.

In­cen­ti­var a los ni­ños a leer es un fin in­dis­cu­ti­ble y se con­ci­be que su re­cha­zo es fru­to de la ig­no­ran­cia y no de gus­tos per­so­na­les. De mo­do que am­bos pre­jui­cios cons­tru­yen res­pec­ti­va­men­te la fi­gu­ra del lec­tor co­mo va­go o co­mo sa­bio o, peor aún, co­mo un en­gen­dro de am­bos.

El cul­to a la lec­tu­ra enal­te­ce sin sen­ti­do a quie­nes rea­li­zan una ac­ti­vi­dad con el mis­mo pla­cer de quien prac­ti­ca un de­por­te, mien­tras se con­si­de­ra que los con­tem­pla­ti­vos, los que tie­nen tiem­po de so­bra, ha­rían bien en aban­do­nar las pá­gi­nas y zam­bu­llir­se en la vi­da ac­ti­va.

Am­bos pre­jui­cios des­vían la aten­ción y ol­vi­dan que, al igual que to­das las ac­ti­vi­da­des hu­ma­nas, la lec­tu­ra só­lo po­see el va­lor que el agen­te quie­re dar­le.

(EVERYPIXEL.COM)

Afi­ción in­tac­ta. La prác­ti­ca de leer li­bros si­gue sien­do ge­ne­ra­li­za­da pe­se a los pro­nós­ti­cos en con­tra y a los avan­ces de la tec­no­lo­gía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.