“Pre­fie­ro no de­Pen­der de al­guien que me Pa­gue mi­se­rias”

MAU­RI­CIO, 44 AÑOS, DI­SE­ÑA­DOR WEB Y MUL­TI­ME­DIA “FREE­LAN­CE”

La Voz del Interior - Número Cero - - Patrones De Trabajo -

Es co­lom­biano, a los 17 años de­jó su país pa­ra ir­se a vi­vir a In­gla­te­rra gra­cias a la in­vi­ta­ción de un pri­mo. Es cons­cien­te de que se fue en bus­ca de ma­yo­res opor­tu­ni­da­des. En Co­lom­bia, tra­ba­jó de to­do mien­tras es­tu­dia­ba Di­se­ño Gráfico, pe­ro lle­gó un pun­to en el que no pu­do con­ti­nuar, la pla­ta no al­can­za­ba. Tra­ba­jó en pu­bli­ci­dad, en ra­dios, co­mo ar­te­sano, en ofi­ci­nas pú­bli­cas y pri­va­das, en tien­das de ro­pa y en ven­ta puer­ta a puer­ta. Su pri­mer con­tac­to con el di­se­ño fue en un lo­cal que lo em­pleó pa­ra ven­der ar­tícu­los es­té­ti­ca­men­te in­no­va­do­res. “En In­gla­te­rra me anoté en Di­se­ño Mul­ti­me­dia por­que reunía dos co­sas que siem­pre me gus­ta­ron: la mú­si­ca y el di­se­ño”. Mau­ri­cio es mú­si­co, pe­ro nun­ca pen­só que esa pro­fe­sión po­día dar­le de comer, re­co­no­ce que, qui­zás, le fal­tó con­fian­za, pe­ro es­tá se­gu­ro de que, si tu­vie­ra mu­cho di­ne­ro, de­ja­ría el di­se­ño y mon­ta­ría un ta­ller de ins­tru­men­tos mu­si­ca­les de ma­de­ra. Hoy, des­de su ca­sa en Cór­do­ba tra­ba­ja pa­ra el ex­te­rior. Es un apa­sio­na­do y de­fen­sor del tra­ba­jo free­lan­ce. Ma­ne­ja sus tiem­pos, no tie­ne je­fes ni “el ries­go de te­ner que so­por­tar maltratos y pa­gos de mi­se­ria”. Es­tá acos­tum­bra­do a vi­vir con in­cer­ti­dum­bre. Aun­que, pa­ra él, en los tiem­pos que co­rren, es peor la in­cer­ti­dum­bre que sien­te un tra­ba­ja­dor de­pen­dien­te. “Cre­cí en una fa­mi­lia de in­dus­tria­les, con la idea de no tra­ba­jar pa­ra na­die y, con esa idea, es­tu­dié es­to”. Mau­ri­cio di­ce que el tra­ba­jo free­lan­ce se ba­sa en la con­fian­za y en la ca­pa­ci­dad de ha­cer con­tac­tos. “Se tra­ta de to­mar las co­sas en tus pro­pias ma­nos. La gen­te es­tá abu­rri­da de lla­mar a com­pa­ñías o a em­pre­sas. En al­gún pun­to, yo me sien­to co­mo el elec­tri­cis­ta, el ga­sis­ta; soy un téc­ni­co más, la di­fe­ren­cia es que ellos tra­ba­jan en la ca­lle y yo, a tra­vés de in­ter­net”. Mau­ri­cio tra­ba­ja pa­ra Tri­ni­dad y To­ba­go, In­gla­te­rra, Fran­cia y Di­na­mar­ca. Ase­gu­ra que sa­ber in­glés y te­ner una bue­na co­ne­xión de in­ter­net son cla­ves. “Nos cria­ron con la men­ta­li­dad de que íba­mos a es­tar en una em­pre­sa to­da la vi­da, que esa es­pe­cie de cas­ti­llo nos cui­da­ría has­ta los 65 años y des­pués, sa­lía­mos a dis­fru­tar la vi­da. Las co­sas ya no son así. Ca­da vez se pa­ga me­nos, los con­tra­tos son pre­ca­rios, y prác­ti­ca­men­te te con­ver­tís en un free­lan­ce asa­la­ria­do. Y na­die te avi­só”, fi­na­li­za.

Fren­te a la “com­pu”. Mau­ri­cio na­ció en Co­lom­bia, pe­ro re­si­de en Cór­do­ba y tra­ba­ja pa­ra el ex­te­rior.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.