Cu­rio­sos ca­sos de ge­nios no re­co­no­ci­dos

Jo­seph Ma­rie Jac­quard, Elias Ho­we, Édouard-Léon Scott de Mar­tin­vi­lle y Char­les Cros fue­ron in­ven­to­res que que­da­ron en el ol­vi­do por una se­rie de cir­cuns­tan­cias des­afor­tu­na­das.

La Voz del Interior - Número Cero - - Vidas De Inventores -

Des­de ha­ce un tiem­po, en las cla­ses del se­cun­da­rio sue­lo ha­cer un test. Les pre­gun­to a los alum­nos, nativos di­gi­ta­les, có­mo ima­gi­nan que se creó la pri­me­ra má­qui­na pro­gra­ma­ble.

Por lo ge­ne­ral, las res­pues­tas se pa­re­cen: ha­ce al­gu­nas dé­ca­das un cien­tí­fi­co ne­ce­si­ta­ba ha­cer un cálcu­lo com­ple­jo y, pa­ra lo­grar­lo, in­ven­tó una compu­tado­ra si­mi­lar a las que usa­mos en la ac­tua­li­dad.

Pe­ro la ver­da­de­ra his­to­ria es muy di­fe­ren­te, aun­que nin­guno de ellos sos­pe­che que la pri­me­ra má­qui­na en ser pro­gra­ma­da fue un te­lar, di­se­ña­do por el hi­jo de un hi­lan­de­ro ha­ce más de 100 años, cuan­do las compu­tado­ras eran in­con­ce­bi­bles.

A me­dia­dos del si­glo XVIII, Jo­seph Ma­rie Jac­quard era un ni­ño que tra­ba­ja­ba en la hi­lan- de­ría de su pa­dre, don­de des­de muy jo­ven co­men­zó a di­se­ñar sus pro­pios te­la­res. In­clu­so Na­po­león su­po dar­le un pre­mio por uno de esos di­se­ños, aun­que no fue ese, sino el que in­ven­tó en 1801, el que le dio un lu­gar en la his­to­ria de la compu­tación.

En esa oca­sión, Jac­quard aña­dió a un te­lar una len­gua de car­tón de unos cua­tro me­tros de lar­go por uno de an­cho, com­pues­ta por de­ce­nas de pe­que­ñas ta­bli­tas per­fo­ra­das. Ca­da una de ellas co­rres­pon­día a una lí­nea del te­ji­do, y en con­jun­to de­cre­ta­ban el ti­po de tra­ma que es­te ten­dría.

Los ganchos y las agu­jas pa­sa­ban por los agu­je­ros su­bien­do y ba­jan­do, lle­van­do y tra­yen­do los hi­los que se en­tre­la­za­ban má­gi­ca­men­te una y otra vez.

Si se que­ría rea­li­zar un te­ji­do con otra tra­ma, se re­em­pla­za­ban las ta­bli­tas por otras con agu­je­ros dis­tri­bui­dos de ma­ne­ra di­fe­ren­te. En de­fi­ni­ti­va, se ins­ta­la­ba otro pro­gra­ma. No era ne­ce­sa­rio que el ope­ra­rio su­pie­ra di­fe­ren­tes téc­ni­cas pa­ra te­jer, só­lo de­bía con­tro­lar el pro­ce­so en el que la má­qui­na se da­ba a sí mis­ma sus pro­pias ins­truc­cio­nes.

Ya en el si­glo 20, las tar­je­tas per­fo­ra­das se usa­ron pa­ra pro­gra­mar las in­ci­pien­tes má­qui­nas de cal­cu­lar. Lue­go, los agu­je­ros fue­ron re­em­pla­za­dos por im­pul­sos eléc­tri­cos, tal el prin­ci­pio de fun­cio­na­mien­to de las ac­tua­les compu­tado­ras.

Aun­que los his­to­ria­do­res y ex­per­tos coin­ci­den en que Jac­quard fue uno de los in­ven­to­res que per­mi­tie­ron la compu­tación mo­der­na, ca­si na­die fue­ra de es­tos círcu­los es­pe­cia­li­za­dos lo tie­ne pre­sen­te, y muy pocos co­no­cen su nom­bre. Es­to es un in­di­cio de que el te­lar de la his­to­ria en­tra­ma nom­bres, in­ven­tos y re­co­no­ci­mien­tos, pe­ro tam­bién te­je omi­sio­nes, dis­tor­sio­nes y ol­vi­dos.

Ano­ni­ma­tos

Co­mo to­da in­no­va­ción tec­no­ló­gi­ca, la idea de Jac­quard no sur­gió de la na­da. An­tes bien, su ha­bi­li­dad con­sis­tió en per­fec­cio­nar ar­ti­lu­gios si­mi­la­res que ha­bían si­do crea­dos por di­ver­sos in­ven­to­res fran­ce­ses en­tre 1728 y 1740.

No obs­tan­te, la his­to­ria (tam­bién la de la tec­no­lo­gía) pos­tu­la hé­roes y pró­ce­res que opa­can a los ac­to­res se­cun­da­rios; pen­sa­mos el de­ve­nir de lo ar­ti­fi­cial co­mo una se­gui­di­lla de “ge­nios in­ven­to­res” an­tes que co­mo un pro­ce­so co­lec­ti­vo pla­ga­do de ano­ni­ma­tos.

Un in­ven­tor nor­te­ame­ri­cano lla­ma­do Elias Ho­we, fue la pri­me­ra per­so­na en pa­ten­tar al­go así co­mo una cre­ma­lle­ra, en 1851. Sin em­bar­go, la for­ma de las pie­zas vol­vía tra­ba­jo­sa y len­ta la ta­rea de ce­rrar el cierre y no pre­sen­ta­ba mu­chas ven­ta­jas fren­te a los tra­di­cio­na­les cor­do­nes y cin­tas, que ajus­ta­ban las ro­pas y el cal­za­do de la gen­te.

Hu­bo que es­pe­rar que otro in­ven­tor nor­te­ame­ri­cano, Whit­comb Jud­son, aña­die­ra el des­li­za­dor y con­vir­tie­ra el cierre en un dis­po­si­ti­vo se­mi­au­to­má­ti­co, lo que fue una gran in­no­va­ción en su mo­men­to.

No obs­tan­te, Jud­son no tu­vo la ca­pa­ci­dad de ima­gi­nar to­dos los con­tex­tos en los que po­día usar­se una cre­ma­lle­ra; pen­só, en cam­bio, que só­lo ser­vi­ría pa­ra su­je­tar bo­tas. Y así lo pa­ten­tó en 1893.

Fue Gi­deon Sund­bäck, un in­ge­nie­ro de ori­gen sue­co que ha­bía emi­gra­do a Es­ta­dos Uni­dos, quien años des­pués vio me­jor que na­die que el cierre po­día ser un dis­po­si­ti­vo de uso uni­ver­sal y di­se­ñó una má­qui­na pa­ra pro­du­cir­los ma­si­va­men­te.

Pe­ro su gran in­no­va­ción con­sis­tió en re­di­se­ñar los dien­tes

los­his­to­ria­do­res y ex­per­tos coin­ci­den en­queJac­quard­fue uno­de­los in­ven­to­res­que per­mi­tie­ron­la compu­tación mo­der­na.

Cros­noe­ra­lo­que­se diCeu­nin­ven­tor pro­fe­sio­nal. eraun au­to­di­daC­ta bohe­mio, poe­ta reCo­noCi­doy ha­bi­tué­de­ba­res yCa­ba­rés.

de la cre­ma­lle­ra cam­bian­do los ganchos y oja­les me­tá­li­cos de sus an­te­ce­so­res por pe­que­ños tro­ci­tos de me­tal abom­ba­dos en las pun­tas, co­mo se man­tie­nen has­ta aho­ra.

El 24 de abril de 2012, Goo­gle hi­zo un Dood­le (un ho­me­na­je en la pá­gi­na prin­ci­pal del bus­ca­dor) en ho­nor a Gi­deon Sund­bäck. Una cre­ma­lle­ra par­tía en la mi­tad la pan­ta­lla y, cuan­do uno ini­cia­ba la bús­que­da de al­gún si­tio web, se abría de­jan­do a la vis­ta la lis­ta de re­sul­ta­dos.

El es­fuer­zo de Goo­gle por traer del ol­vi­do a Sund­bäck só­lo evi­den­cia que es­ta­ba allí, a pe­sar de que mi­les de mi­llo­nes de per­so­nas usan a dia­rio su di­se­ño.

Por otro la­do, es­te ti­po de re­co­no­ci­mien­to per­so­nal con­tri­bu­ye a ocul­tar el ca­rác­ter co­lec­ti­vo de los desa­rro­llos tec­no­ló­gi­cos, re­ple­to de in­no­va­cio­nes in­ter­me­dias. Sin un Ho­we y un Jud­son no hu­bie­ra ha­bi­do un Sund­bäck; el ho­me­na­je a es­te úl­ti­mo mul­ti­pli­có el ol­vi­do de aque­llos.

Que­da gra­ba­do

Has­ta ha­ce na­da más que un si­glo y me­dio, si uno que­ría es­cu­char una can­ción de­bía di­ri­gir­se al lu­gar don­de se la can­ta­ba.

Uno de los cam­bios más sig­ni­fi­ca­ti­vos en la his­to­ria de la cul­tu­ra, en ge­ne­ral, y del ar­te, en par­ti­cu­lar, se de­bió a la po­si­bi­li­dad de re­gis­trar so­ni­dos y re­pro­du­cir­los en tiem­po y en lu­gar di­fe­ren­tes de aque­llos en los que se pro­du­je­ron. Al­go que ya se ha­bía lo­gra­do con la pa­la­bra, des­de que se in­ven­tó la es­cri­tu­ra y lue­go los li­bros.

Ca­sual­men­te, o no tan­to, fue un li­bre­ro fran­cés de me­dia­dos del si­glo XIX, lla­ma­do Édouard-Léon Scott de Mar­tin­vi­lle, quien se ob­se­sio­nó con la idea de re­gis­trar so­ni­dos.

Es­ta fas­ci­na­ción na­ció cuan­do es­tu­dia­ba es­te­no­gra­fía, una téc­ni­ca pa­ra es­cri­bir en tiem­po real to­do lo que su­ce­de en una con­ver­sa­ción sin omi­tir na­da por me­dio de pe­que­ños ga­ra­ba­tos que se di­bu­jan más rá­pi­da­men­te que las letras. Fue en­ton­ces cuan­do se le ocu­rrió que po­día crear un dis­po­si­ti­vo me­cá­ni­co ca­paz de es­cri­bir es­tos ga­ra­ba­tos en un ci­lin­dro de pa­pel, a me­di­da que las on­das so­no­ras bro­ta­ran de la voz del ha­blan­te.

El 25 de mar­zo de 1857 pa­ten­tó el fo­no­au­tó­gra­fo, un apa­ra­to que cap­ta­ba las on­das so­no­ras por me­dio de una bo­ci­na en for­ma de ba­rril. Las on­das ha­cían vi­brar una mem­bra­na que, a su vez, agi­ta­ba una agu­ja que ra­ya­ba un pa­pel, en­ne­gre­ci­do pre­via­men­te con el hu­mo de una lám­pa­ra de acei­te.

La men­te de los in­ven­to­res es un la­be­rin­to mis­te­rio­so. Aun­que Scott creó una má­qui­na de re­gis­trar de for­ma au­to­má­ti­ca la voz hu­ma­na en un so­por­te ma­te­rial, nun­ca se le ocu­rrió dar un pa­so más y desa­rro­llar la fun­ción in­ver­sa: una má­qui­na que con­vier­ta las lí­neas gra­ba­das en ese ci­lin­dro en on­das so­no­ras.

Vein­te años des­pués, una tar­de de sep­tiem­bre de 1877, Scott de­be de ha­ber­se sen­ti­do muy ton­to al en­te­rar­se de que un tal Tho­mas Al­va Edi­son ha­bía da­do ese pa­so.

La má­qui­na –que Edi­son lla­mó fo­nó­gra­fo– no só­lo re­gis­tra­ba so­ni­dos en un ci­lin­dro re­cu­bier­to de un pa­pel de alu­mi­nio, sino que tam­bién los re­pro­du­cía. Re­gis­tró con ella lo que se con­si­de­ra la pri­me­ra can­ción gra­ba­da: Mary

had a little Lamb (“Ma­ría te­nía un cor­de­ri­to”).

Edi­son se con­vir­tió en pró­cer y Scott, que nun­ca con­si­guió sa­car al­gún pro­ve­cho eco­nó­mi­co de su in­ven­to, pa­só el res­to de su vi­da co­mo li­bre­ro en Pa­rís.

Pe­ro la his­to­ria no es li­neal. En 2008, un gru­po estadounidense de his­to­ria­do­res del so­ni­do en­con­tra­ron un vie­jo pa­pel en un archivo de la ofi­ci­na de pa­ten­tes de Pa­rís. Se tra­ta­ba de un fo­no­au­to­gra­ma que ha­bía si­do gra­ba­do por Édouard-Léon Scott de Mar­tin­vi­lle en 1860. Con los nue­vos sis­te­mas óp­ti­cos de registro, es­ca­nea­ron las mar­cas y las re­pro­du­je­ron con un pro­gra­ma de compu­tado­ra.

Allí se es­cu­chó por pri­me­ra vez en 140 años la dul­ce voz de una des­co­no­ci­da can­tan­do Au

clair de la lu­nes (“En el cla­ro de la luna”). Al so­nar, es­ta her­mo­sa me­lo­día tra­jo del fon­do del ol­vi­do a Scott y ha­bi­li­tó una pre­gun­ta a la que aún cuesta dar una res­pues­ta: ¿es es­ta can­ción, re­gis­tra­da 17 años an­tes que la de Edi­son, la pri­me­ra gra­ba­da de la his­to­ria, aun­que no ha­ya si­do gra­ba­da pa­ra ser oí­da?

Siem­pre se­gun­do

El 10 de abril de 1877, otro fran­cés, Char­les Cros, se pre­sen­tó en la ofi­ci­na de pa­ten­tes de Pa­rís con un so­bre. En él po­día leer­se: “Pro­ce­di­mien­to de registro y re­pro­duc­ción de los fe­nó­me­nos per­ci­bi­dos por el oí­do”.

Cros no era lo que se di­ce un in­ven­tor pro­fe­sio­nal, an­tes bien era un au­to­di­dac­ta bohe­mio, poe­ta re­co­no­ci­do en la épo­ca y ha­bi­tué de ba­res y ca­ba­rés.

Sin em­bar­go, te­nía un ta­len­to y una crea­ti­vi­dad muy par­ti­cu­la­res: di­se­ña­ba ar­te­fac­tos con la mis­ma fa­ci­li­dad con la que es­cri­bía poe­mas.

El es­que­ma de fun­cio­na­mien­to de su apa­ra­to era si­mi­lar al de Scott, pe­ro, a di­fe­ren­cia de él, Cros incorporó en su pa­ten­te el con­cep­to de re­pro­duc­ción so­no­ra. Al fun­cio­nar al re­vés, las mar­cas del ci­lin­dro mo­ve­rían el pun­zón, que ha­ría vi­brar la mem­bra­na y se re­cu­pe­ra­ría el so­ni­do ini­cial. Por ello, con­ce­bía su apa­ra­to co­mo un dis­po­si­ti­vo pa­ra re­cu­pe­rar so­ni­dos vie­jos y ex­tin­tos, y lo lla­mó pa­leó­fono.

Pe­ro la idea de Cros no su­peró los pla­nos, pues no con­ta­ba con me­dios eco­nó­mi­cos su­fi­cien­tes pa­ra cons­truir un modelo. An­tes de que tu­vie­ra tiem­po y di­ne­ro pa­ra desa­rro­llar­lo, Edi­son anun­ció su fo­nó­gra­fo, y de­jó trun­co tam­bién su pro­yec­to.

La ma­la suer­te de Char­les Cros en cues­tio­nes de in­ven­tos es muy co­no­ci­da y no se li­mi­ta al epi­so­dio del pa­leó­fono.

Una dé­ca­da an­tes, en ma­yo de 1869, se pre­sen­tó en la So­cie­dad Fran­ce­sa de Fo­to­gra­fía. En es­ta oca­sión, el pro­ble­ma por re­sol­ver no era có­mo re­gis­trar so­ni­dos en un so­por­te ma­te­rial, sino có­mo re­gis­trar co­lo­res.

Cros te­nía una idea que pre­sen­tó co­mo “So­lu­ción ge­ne­ral de los pro­ble­mas de la fo­to­gra­fía de los co­lo­res”. Pe­ro la suer­te nun­ca es­tu­vo de su la­do.

Ese mis­mo día (no uno an­te­rior, no uno pos­te­rior, ¡ese mis­mo día!), Louis Du­cos du Hau­ron pre­sen­tó el mis­mo pro­yec­to en el mis­mo lu­gar, só­lo que, a di­fe­ren­cia de Cros, lo te­nía pa­ten­ta­do des­de ha­cía un año.

Por ese mo­ti­vo, la fo­to­gra­fía a co­lor que­dó aso­cia­da a Du­cos y, aun­que man­tu­vie­ron una dis­cu­sión pú­bli­ca, na­da pu­do cam­biar ese he­cho. Cros ha­bía lle­ga­do tar­de, co­mo lo vol­ve­ría ha­cer lue­go con el pa­leó­gra­fo.

Ha­cia el fi­nal de su vi­da, ca­yó en la tris­te­za y en el aban­dono. La gen­te se bur­la­ba de él y de sus ideas. Ade­más, su afi­ción por el ajen­jo se vol­vió un al­coho­lis­mo irre­fre­na­ble que no co­la­bo­ra­ba con me­jo­rar su ima­gen pú­bli­ca.

Ca­da vez pa­sa­ba más tiem­po en Le Chat Noir, uno de los ca­ba­rés pa­ri­si­nos más fa­mo­sos del si­glo XIX. Fi­nal­men­te, ya con­ver­ti­do en un va­ga­bun­do, le per­mi­tie­ron vi­vir allí don­de, a cam­bio de lim­piar los ba­ños y api­lar car­bón, le da­ban te­cho, co­mi­da y ajen­jo.

Su so­le­dad úni­ca­men­te es­ta­ba ate­nua­da por la com­pa­ñía de “El Ván­da­lo”, otro va­ga­bun­do que en sus épo­cas de glo­ria ha­bía si­do un cam­peón de lu­cha li­bre con ese seu­dó­ni­mo.

En ju­lio de 1888, uno de los dos va­ga­bun­dos mu­rió con­su­mi­do por el al­cohol y la ma­la vi­da. El ac­ta de de­fun­ción se hi­zo a nom­bre de Char­les Cros y esa es la fecha que fi­gu­ra en to­dos los li­bros y en Wi­ki­pe­dia.

Sin em­bar­go, la his­to­ria es si­nuo­sa. In­ves­ti­ga­cio­nes pos­te­rio­res con­fir­ma­ron que, en reali­dad, quien mu­rió en esa oca­sión fue “El Ván­da­lo”, só­lo que, co­mo los due­ños del bar no co­no­cían su nom­bre, die­ron el de Cros a las au­to­ri­da­des y así que­dó re­gis­tra­do.

Al pa­re­cer, Cros vi­vió unos me­ses más, sin que na­die lo no­ta­ra, in­ter­na­do en la sa­la psi­quiá­tri­ca del Ho­tel-Dieu, el hos­pi­tal más an­ti­guo de Pa­rís, has­ta su muer­te un año des­pués, el 9 de ju­lio de 1889. Te­nía ape­nas 45 años. El he­cho no de­be sor­pren­der­nos si te­ne­mos en cuen­ta los tris­tes an­te­ce­den­tes de es­te in­ven­tor-poe­ta.

Es fac­ti­ble que, al pre­sen­tar­se an­te su pro­pia muer­te, ha­ya des­cu­bier­to que al­guien más se le ha­bía ade­lan­ta­do y lo ha­bía re­le­ga­do, de nue­vo, pe­ro por úl­ti­ma vez, al se­gun­do lu­gar.

Má­qui­na de co­ser. Uno de los ob­je­tos pa­ten­ta­dos por Elias Ho­we, quien tam­bién in­ven­tó un pre­cur­sor del cierre re­lám­pa­go.

Má­qui­na de gra­bar. Édouard Scott pa­ten­tó es­te ar­te­fac­to que gra­ba­ba vo­ces en 1860.

Te­lar pro­gra­ma­do. Se con­si­de­ra que la in­ven­ción de Jo­seph Ma­rie Jac­quard es la ba­se de las fu­tu­ras compu­tado­ras.

Char­les Cros. Re­co­no­ci­do en Fran­cia co­mo el in­ven­tor del fo­nó­gra­fo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.