El tris­te y so­li­ta­rio fi­nal de Lom­bardy

La Voz del Interior - Número Cero - - Lugares Comunes - HIS­TO­RIAS DE AJE­DREZ

En di­ciem­bre Wi­lliam Lom­bardy cum­pli­rá 80 años. Su nom­bre se hi­zo mun­dial­men­te co­no­ci­do por­que fue el úni­co acom­pa­ñan­te que tu­vo Ro­bert Fis­cher en el cam­peo­na­to mun­dial de 1972, cuan­do de­rro­tó a Bo­ris Spassky en Rei­kia­vik (Is­lan­dia), en el lla­ma­do “match del si­glo”.

Pe­ro no son bue­nas las úl­ti­mas no­ti­cias de es­te gran maes­tro estadounidense que apla­zó su ca­rre­ra du­ran­te un tiem­po pa­ra or­de­nar­se sa­cer­do­te ca­tó­li­co.

El aje­drez no re­gis­tra tan­tos ca­sos de grandes ju­ga­do­res que ha­yan si­do re­li­gio­sos. Lom­bardy es uno, y el otro es el cu­ra es­pa­ñol Ruy Ló­pez de Se­gu­ra (1540-1580), au­tor de la fa­mo­sa aper­tu­ra que lle­va su nom­bre (o tam­bién lla­ma­da aper­tu­ra Es­pa­ño­la).

Se­gún con­fia­ron fuen­tes de la Fe­de­ra­ción In­ter­na­cio­nal de Aje­drez (Fi­de), Lom­bardy fue des­alo­ja­do re­cien­te­men­te del de­par­ta­men­to don­de vi­vía en Man­hat­tan des­de 1977 por una deu­da con el pa­go del al­qui­ler.

El ami­go de Fis­cher vi­vía en el sex­to pi­so de un com­ple­jo de de­par­ta­men­tos lla­ma­do Stuy­ve­sant Town, en East Vi­lla­ge (ba­jo Man­hat­tan). Tras una ba­ta­lla le­gal que co­men­zó en 2014 (la deu­da lle­gó a los 54 mil dó­la­res), Lom­bardy li­te­ral­men­te que­dó en la ca­lle, pe­ro la Fi­de le brin­dó apo­yo eco­nó­mi­co pa­ra que pu­die­ra res­ta­ble­cer­se.

Aquí la his­to­ria de un per­so­na­je muy im­por­tan­te en la vi­da del más ge­nial y con­tro­ver­ti­do aje­dre­cis­ta de la his­to­ria: “Bobby” Fis­cher.

Men­tor y acom­pa­ñan­te

Lom­bardy, oriun­do del Bronx, es cin­co años y me­dio más gran­de que Fis­cher. Él cuen­ta que le dio cla­ses a Bobby cuan­do es­te lle­gó con 11 años al Man­hat­tan Chess Club. “Cuan­do re­cién lle­gó al club ju­ga­mos al­gu­nas par­ti­das y se las ga­né a to­das. Pe­ro Bobby por­fia­ba que él me ha­bía ga­na­do la mi­tad. No te­nía sen­ti­do dis­cu­tir­le”, se­ña­ló en­tre ri­sas en una en­tre­vis­ta pu­bli­ca­da en Chess­ba­se.

Wi­lliam fue un sa­cer­do­te ca­tó­li­co du­ran­te 12 años. Pe­ro aban­do­nó los há­bi­tos cuan­do se ca­só con una ho­lan­de­sa, con quien tu­vo un hi­jo. A los ocho años, la mu­jer lo de­jó y se vol­vió a Ho­lan­da y, des­de en­ton­ces, se­gún el pro­pio Lom­bardy, tie­ne poco con­tac­to con su hi­jo, Ray­mond, un in­ge­nie­ro ci­vil.

“No me pa­gó un cen­ta­vo”

Lom­bardy siem­pre di­jo que con­cu­rrió al “match del si­glo” en ca­li­dad de ana­lis­ta de Fis­cher. Pe­ro los grandes maes­tros que co­no­cie­ron a Bobby ase­gu­ran que es­te siem­pre ana­li­za­ba en so­le­dad. Só­lo pe­día opi­nión cuan­do ne­ce­si­ta­ba re­afir­mar sus aná­li­sis.

En reali­dad, el ró­tu­lo que más se acer­ca al pa­pel de Lom­bardy en aquel me­mo­ra­ble en­cuen­tro es el de “consejero” o “acom­pa­ñan­te”.

Eso sí, el ex­cu­ra di­jo que Fis­cher nun­ca le pa­gó un cen­ta­vo por sus ser­vi­cios. Co­bra­ba cin­co dó­la­res la hora, pa­ga­dos por la fe­de­ra­ción de aje­drez de Es­ta­dos Uni­dos.

Lom­bardy di­jo que Bobby nun­ca fue ge­ne­ro­so en ese sen­ti­do: “Pe­ro me caía muy bien, y lo acep­té co­mo era. Que­ría que se co­ro­na­se cam­peón mun­dial”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.