Len­gua fran­ca

La Voz del Interior - Número Cero - - Consumos Culturales - EfEc­tos PEr­so­na­lEs POR JO­SÉ HEINZ

El idio­ma mu­chas ve­ces se pa­re­ce al mar­co ju­rí­di­co: cuan­do la reali­dad se mue­ve rá­pi­do, no hay le­yes ni re­glas gra­ma­ti­ca­les que con­si­gan fre­nar ese avan­ce y se ven obli­ga­das a cam­biar. Pa­ra al­guien for­ma­do en es­tas dis­ci­pli­nas, es di­fí­cil re­co­no­cer es­tas de­rro­tas, y por eso mis­mo hay oca­sio­nes en que sus crí­ti­cas sue­nan más a be­rrin­ches que a lec­cio­nes maes­tras.

Un pro­ce­sa­dor de textos pue­de de­tec­tar erro­res or­to­grá­fi­cos y sub­ra­yar­los en ro­jo, pe­ro mu­chas pa­la­bras que hoy son de uso ha­bi­tual en el dis­cur­so pú­bli­co han lle­ga­do ha­ce re­la­ti­va­men­te poco tiem­po y exi­gen ac­tua­li­za­cio­nes. Ejem­plo: pos­ver­dad. La que fue con­si­de­ra­da “la pa­la­bra del 2016” por el Dic­cio­na­rio Oxford to­da­vía no tie­ne su en­tra­da ofi­cial en la Real Aca­de­mia Es­pa­ño­la. Tam­po­co exis­te en la ver­sión del pro­gra­ma con el que es­cri­bo es­ta co­lum­na, ya que es la úni­ca pa­la­bra de es­tos dos pá­rra­fos ini­cia­les que tie­ne una lí­nea ro­ja por de­ba­jo.

Ha­ce 20 años, en una fa­mo­sa di­ser­ta­ción ofre­ci­da en un Con­gre­so Na­cio­nal de la Len­gua Es­pa­ño­la ce­le­bra­do en Mé­xi­co, Gar­cía Már­quez pro­pu­so ju­bi­lar la or­to­gra­fía del idio­ma es­pa­ñol. “Nues­tra con­tri­bu­ción no de­be­ría ser la de me­ter­la en cin­tu­ra, sino al con­tra­rio: li­be­rar­la de sus fie­rros for­ma­ti­vos, pa­ra que en­tre en el si­glo 21 co­mo Pe­dro por su ca­sa”, di­jo el No­bel co­lom­biano en uno de los pa­sa­jes más re­cor­da­dos de aque­lla con­fe­ren­cia.

“Ju­bi­le­mos la or­to­gra­fía, te­rror del ser hu­mano des­de la cu­na: en­te­rre­mos las ha­ches ru­pes­tres, fir­me­mos un tra­ta­do de lí­mi­tes en­tre la G y la J, y pon­ga­mos más uso de ra­zón en los acen­tos es­cri­tos, que al fin y al ca­bo na­die ha de leer la­gri­ma don­de di­ga lá­gri­ma ni con­fun­di­rá re­vol­ver con re­vól­ver”.

Aque­llos pos­tu­la­dos no fue­ron bien re­ci­bi­dos en su mo­men­to por los de­fen­so­res del es­pa­ñol, y no fal­tó quien es­pe­cu­ló que po­si­ble­men­te se tra­ta­ra de una bro­ma. Sin em­bar­go, el tiem­po iba a dar­le la ra­zón. In­clu­so, da­ría la im­pre­sión de que su pronóstico que­dó cor­to, si te­ne­mos en cuen­ta cier­tas ex­pre­sio­nes idio­má­ti­cas de hoy. El uso ex­ten­di­do de los men­sa­jes de tex­to en los te­lé­fo­nos ce­lu­la­res des­tro­zó al­gu­nas pa­la­bras, les qui­tó ca­rac­te­res a va­rias pre­po­si­cio­nes y cam­bió con­so­nan­tes a su en­te­ro ca­pri­cho.

En la ac­tua­li­dad, mu­chas per­so­nas re­em­pla­zan las pa­la­bras con emojis y me­mes en sus diá­lo­gos di­gi­ta­les. Más allá de las que­jas y los la­men­tos, nos co­mu­ni­ca­mos igual: el men­sa­je se com­pren­de, que es lo que im­por­ta a fin de cuen­tas. ¿Es­to en­ri­que­ce o em­po­bre­ce a un idio­ma? Ese de­ba­te ame­ri­ta otra co­lum­na. Con el dia­rio del lu­nes so­bre la me­sa, po­de­mos de­cir que Gar­cía Már­quez se mo­vió más rá­pi­do que el cas­te­llano (por cier­to, ¿exis­te una ex­pre­sión en in­glés equi­va­len­te a la ge­nial “el dia­rio del lu­nes”?).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.