Ma­pas pa­ra des­ci­frar la cul­tu­ra di­gi­tal

La Voz del Interior - Número Cero - - Reseñas - Pa­blo Lei­tes plei­tes@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

Es­cri­bir so­bre el ver­ti­gi­no­so tor­be­llino de “lo di­gi­tal” del que so­mos con­tem­po­rá­neos sue­le ser una ta­rea in­gra­ta.

Sí, es cier­to que la tec­no­lo­gía nos atra­vie­sa, del mis­mo mo­do que es inevi­ta­ble sen­tir­nos un poco alie­na­dos por su om­ni­pre­sen­cia, pe­ro, en el fon­do, a na­die le gus­ta que lo en­cua­dren en nin­gu­na ma­na­da.

En­ton­ces, no im­por­ta sa­ber­nos con­tem­po­rá­neos y muy pa­re­ci­dos a otros 1.999 mi­llo­nes de usua­rios de Fa­ce­book: ca­da uno de no­so­tros coin­ci­di­rá en dos co­sas. Sen­tir que so­mos úni­cos y no re­cor­dar muy bien có­mo era nues­tra vi­da an­tes de que –por ca­so– el in­ven­to de Mark Zuc­ker­berg hi­cie­ra su irrup­ción en nues­tras vi­das, ha­ce poco me­nos de una dé­ca­da.

Y así con la mú­si­ca, la te­le­vi­sión, el ci­ne, las se­ries y los con­su­mos cul­tu­ra­les que hoy se im­po­nen, tan dis­tin­tos a los que man­da­ban has­ta ayer no­más. Es tan di­fí­cil no per­der­se en el ca­mino que he­mos he­cho has­ta aquí, co­mo re­co­no­cer que es­ta­mos bas­tan­te per­di­dos.

¿Ol­vi­das­te tu con­tra­se­ña?, el libro de Jo­sé Heinz, no só­lo se ha­ce car­go de los ca­che­ta­zos que la tec­no­lo­gía nos pro­pi­na ca­da dos por tres pa­ra que po­da­mos se­guir­le el pa­so, sino que lo ha­ce en pri­me­ra per­so­na. De he­cho, des­de el pro­pio año de na­ci­mien­to del au­tor has­ta aho­ra, nin­gu­na ge­ne­ra­ción ex­pe­ri­men­tó tan de pri­me­ra mano la mu­ta­ción en las for­mas de trans­mi­tir cul­tu­ra y, fi­nal­men­te, de co­mu­ni­car­nos.

El vo­lu­men lle­va co­mo ba­ja­da “Apun­tes so­bre la cul­tu­ra di­gi­tal”, jun­to a uno de los emojis más di­fí­ci­les de des­cri­bir: la ca­ra con la mano en el men­tón. La per­ple­ji­dad que trans­mi­te ese des­cen­dien­te de los pri­me­ros emo­ti­co­nes es la ac­ti­tud que me­jor re­su­me es­te lú­ci­do pu­ña­do de textos.

Pe­ro es una per­ple­ji­dad in­for­ma­da, que re­fle­xio­na y es­ta­ble­ce links con la mis­ma ve­lo­ci­dad que si es­tu­vié­se­mos ha­cien­do tap de ma­ne­ra in­tui­ti­va en la pan­ta­lla del smartp­ho­ne. Ac­ti­vi­dad en la que, por cier­to, no so­mos “nativos” co­mo to­dos los que vi­nie­ron al mundo des­de 2007 pa­ra acá.

¿Ol­vi­das­te tu con­tra­se­ña? fun­cio­na a par­tir del gan­cho es­con­di­do en ca­da uno de esos apun­tes. Ca­da uno de los textos que lo con­for­man con­den­sa una can­ti­dad tal de in­for­ma­ción, gui­ños nos­tál­gi­cos y (au­to) cues­tio­na­mien­tos, que son la in­vi­ta­ción a leer el si­guien­te, in­clu­so cuan­do en ca­si to­dos los ca­sos se tra­te de te­mas di­fe­ren­tes.

Y co­mo pa­ra lle­gar a lo pro­fun­do hay que em­pe­zar por me­ter los pies en el agua, Heinz no só­lo “lee” las pu­bli­ca­cio­nes en esos nue­vos so­por­tes de cul­tu­ra di­gi­tal: tam­bién po­ne el ojo en lo que co­men­tan los usua­rios. Y son un ha­llaz­go.

Lue­go no se que­da en lo anec­dó­ti­co y bus­ca pis­tas so­bre los mo­dos en que lo que co­no­ce­mos co­mo “vi­ra­li­dad”, pos­ver­dad, re­des so­cia­les, in­fluen­cers, nue­vos con­su­mos cul­tu­ra­les y la de­le­ga­ción que hi­ci­mos de la me­mo­ria en los bus­ca­do­res nos han for­ma­tea­do has­ta el pun­to de te­ner que re­cu­rrir a Goo­gle pa­ra sa­ber có­mo era to­do sin Goo­gle.

–Abue­lo, ¿có­mo era la vi­da an­tes de in­ter­net?

–No me acuer­do, goo­glea­lo.

En esas ge­nia­les lí­neas de diá­lo­go fic­ti­cio re­su­me Jo­sé Heinz la pa­ra­do­ja que nos atra­vie­sa co­mo via­je­ros de un tiem­po de cam­bios fre­né­ti­cos. Las pá­gi­nas de su libro es­con­den un ma­pa que no nos di­rá adón­de va­mos, pe­ro sí mar­ca los pun­tos por dón­de pa­sa­mos pa­ra lle­gar has­ta acá.

Ol­vi­das­te tu con­tra­se­ña Jo­sé Heinz El Ser­vi­cio Pos­tal Cór­do­ba, 2017 Una se­rie de en­sa­yos y re­la­tos bre­ves que dan cuen­ta de los di­le­mas que ge­ne­ra el uso co­ti­diano de la tec­no­lo­gía di­gi­tal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.