La vi­den­te y el bi­go­te de Da­lí

La Voz del Interior - Número Cero - - Columna - Vue­lo noc­turno DE­MIAN OROSZ

El bi­go­te in­tac­to. En la po­si­ción de “las 10 y 10”, co­mo él mis­mo ha­bía pe­di­do. La no­ti­cia re­co­rrió el mundo ha­ce unos días, con ti­tu­la­res que ha­cían fo­co en el in­creí­ble es­ta­do de con­ser­va­ción de ese mos­ta­cho que po­día desafiar la ley de gra­ve­dad, mi­ran­do con sus pun­tas ha­cia arri­ba. Se cuen­ta que Sal­va­dor Da­lí se lo ma­sa­jea­ba con acei­te de dá­til, otor­gán­do­le una vi­da in­de­pen­dien­te, cui­dán­do­lo co­mo un en­te con per­so­na­li­dad pro­pia.

El bi­go­te del ge­nio más con­tro­ver­sial del su­rrea­lis­mo ya era una pie­za de mu­seo en sí mis­ma. En 2016, el Tea­tro Mu­seo Da­lí de Fi­gue­res mos­tró 23 fo­to­gra­fías de Phi­lip­pe Hals­man hip­no­ti­za­das por esos alam­bres de pe­lo con los que po­dían ar­mar­se fi­gu­ras o fun­cio­nar co­mo per­chas. Aho­ra, el atri­bu­to fí­si­co más no­ta­ble del pin­tor (si de­ja­mos de la­do su es­tu­dia­da ca­ra de lo­co) vol­vió a los ti­tu­la­res por­que so­bre­vi­ve, pe­ga­do a una ca­ra que lle­va 28 años sin vi­da, co­mo si re­cién ter­mi­na­ran de pei­nar­lo pa­ra la foto. Un de­ta­lle en­can­ta­dor en un ver­da­de­ro ca­dá­ver ex­qui­si­to.

Lo pu­die­ron com­pro­bar quie­nes asis­tie­ron a la ex­hu­ma­ción del cuer­po de Da­lí, el pa­sa­do 20 de ju­lio, lue­go de que una or­den ju­di­cial so­li­ci­ta­ra mues­tras pa­ra de­ter­mi­nar si el ar­tis­ta es el pa­dre bio­ló­gi­co de una mu­jer que se di­ce su hi­ja. La se­ño­ra en cues­tión es Pi­lar Abel, de 62 años, de pro­fe­sión “adi­vi­na­do­ra”.

Si se com­prue­ba que es su hi­ja, la pi­to­ni­sa Pi­lar –co­no­ci­da en la TV co­mo Jas­mi­ne la vi­den­te– po­dría ser la he­re­de­ra le­gí­ti­ma del 25 por cien­to del le­ga­do de Da­lí. Pe­ro hay un pro­ble­ma. En una de sus úl­ti­mas ju­ga­das, tras ha­ber re­gre­sa­do co­mo ove­ja des­ca­rria­da a la fe ca­tó­li­ca, vi­si­tar a Pío XII (co­no­ci­do co­mo el Pa­pa de Hitler por sus co­ne­xio­nes con el na­zis­mo) y elo­giar los ase­si­na­tos de Fran­cis­co Fran­co, el su­rrea­lis­ta ca­ta­lán cam­bió por enési­ma vez su tes­ta­men­to y le de­jó to­do al Es­ta­do es­pa­ñol. To­do: acciones, obras de ar­te, de­re­chos.

Y mi­llo­nes de dó­la­res re­par­ti­dos en va­rias cuen­tas ban­ca­rias. “Avi­da Do­llars”, sen­ten­ció anagra­má­ti­ca­men­te An­dré Bre­ton al pin­tor de sue­ños eró­ti­cos su­rrea­les y relojes de­rre­ti­dos por su avi­dez de di­ne­ro, al­go que Da­lí ama­ba y re­co­no­cía. En su in­cla­si­fi­ca­ble con­jun­to de ata­ques al ar­te abs­trac­to ti­tu­la­do Los cor­nu­dos del vie­jo ar­te mo­derno, con­fie­sa que su pru­den­cia le acon­se­jó ha­cer­se “li­ge­ra­men­te mul­ti­mi­llo­na­rio. Y así ha si­do”.

Lo que ha­bría en jue­go, por lo vis­to, no es tan­to el he­cho de atar­se a un li­na­je pres­ti­gio­so sino una mon­ta­ña de pla­ta. Aun­que Pi­lar nie­ga in­te­rés por los bie­nes ma­te­ria­les que po­drían to­car­le. La ta­ro­tis­ta ca­ta­la­na ase­gu­ra que só­lo quie­re con­fir­mar su iden­ti­dad. Di­ce ser el fru­to de la unión de Da­lí y An­to­nia, la em­plea­da do­més­ti­ca de un ma­tri­mo­nio ami­go del pin­tor. Ella se ha­bría de­ja­do se­du­cir por el crea­dor de El gran mas­tur­ba­dor, cu­ya apren­sión por las mu­je­res en ma­te­ria se­xual ha si­do sin em­bar­go acre­di­ta­da por va­rios bió­gra­fos.

Pe­lo, uñas y dos hue­sos cons­ti­tu­yen el ma­te­rial ob­te­ni­do pa­ra el es­tu­dio ge­né­ti­co. La Fundación Ga­la-Da­lí cues­tio­nó el pro­ce­di­mien­to y de­cla­ró que la ex­hu­ma­ción re­pre­sen­ta un ac­to in­va­si­vo. El mi­nis­tro de Cul­tu­ra es­pa­ñol di­jo que tie­ne el co­ra­zón par­ti­do. Pi­lar-Jas­mi­ne afir­ma que lle­va el ar­te en la san­gre, que arras­tra el kar­ma de su pa­dre y que tie­ne los mis­mos ojos sal­to­nes. To­do pa­re­ce una bro­ma ma­ca­bra, o un epi­so­dio de extravagancia post mor­tem eje­cu­ta­do por un fan­tas­ma des­qui­cia­do, que ade­más de ha­bi­li­tar chis­tes fú­ne­bres im­pul­sa el re­na­ci­mien­to de vie­jas ren­ci­llas y he­ri­das abier­tas. So­bre to­do pa­ra quie­nes to­da­vía le re­pro­chan al ar­tis­ta su fer­vor mo­nár­qui­co, la op­ción por Es­pa­ña y el desai­re al pue­blo ca­ta­lán en su oc­ta­vo y de­fi­ni­ti­vo tes­ta­men­to.

Los re­sul­ta­dos del es­tu­dio de ADN se da­rán a co­no­cer el 18 de sep­tiem­bre. Mien­tras tan­to, el bi­go­te de Da­lí pa­re­ce di­bu­jar en el ai­re una ex­tra­ña son­ri­sa.

Sal­va­dor Da­lí. Uno de los ar­tis­tas más po­lé­mi­cos del si­glo 20.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.