La in­ven­ción de Bar­tual

Un es­pa­ñol re­la­tó du­ran­te días una se­rie de he­chos en su cuen­ta de Twit­ter, sin acla­rar si eran cier­tos o una fic­ción.

La Voz del Interior - Número Cero - - Lugares Comunes - Er­nes­ti­na Go­doy Es­pe­cial

Las de­nun­cias acer­ca del pe­li­gro de “lo in­me­dia­to” co­mo signo de nues­tra era tu­vie­ron fe­li­ces fru­tos. En con­tra de un apo­ca­lip­sis me­ta­fí­si­co, la ace­le­ra­ción del tiem­po fue ca­pi­ta­li­za­da pa­ra dar lu­gar a un gé­ne­ro na­rra­ti­vo que no só­lo no ne­ce­si­ta del for­ma­to pa­pel, sino que lo ex­clu­ye.

Du­ran­te seis días Ma­nuel Bar­tual, his­to­rie­tis­ta y di­rec­tor de ci­ne, es­cri­bió una tuit-no­ve­la. Em­pe­zó el 21 de agos­to con un tuit de lo más tri­vial: “An­do de va­ca­cio­nes des­de ha­ce un par de días, en un ho­tel cer­ca de la pla­ya. Iba to­do bien has­ta que han co­men­za­do a su­ce­der co­sas ra­ras”. Las si­guien­tes pu­bli­ca­cio­nes ex­pli­ca­ban esos he­chos y na­rra­ban en un fal­so tiem­po real los nue­vos ex­tra­ños acon­te­ci­mien­tos, en un cli­ma de th­ri­ller con con­di­men­tos de cien­cia fic­ción.

A esa su­ce­sión de he­chos le si­guió la apa­ri­ción de su do­ble exac­to, un ho­tel idén­ti­co a aquel en el que se alo­ja­ba y la hui­da de ese do­ble ame­na­zan­te. Al bor­de de la de­ses­pe­ra­ción, el na­rra­dor de­ci­de ter­mi­nar sus va­ca­cio­nes y re­gre­sar a su ca­sa. Una vez allí, des­cu­bre que su do­ble lo ha­bía se­gui­do y que ya no ha­bía po­si­bi­li­dad de evi­tar­lo.

Bar­tual ape­ló a las he­rra­mien­tas de la red so­cial –fo­tos, vi­deos, me­mes– pa­ra exa­cer­bar la ve­ro­si­mi­li­tud y lo­grar que mi­llo­nes de usua­rios ac­tua­li­za­ran sus cuen­tas pa­ra leer una nue­va en­tre­ga. La his­to­ria tie­ne su fi­nal y, a mo­do de epí­lo­go, Bar­tual ex­pli­ca que to­do fue men­ti­ra, que qui­so ha­cer una his­to­ria di­ver­ti­da, y agra­de­ció a quie­nes se preo­cu­pa­ron de ver­dad por su vi­da.

El re­sul­ta­do fue un gru­po enor­me de per­so­nas ab­du­ci­das por lo ve­ro­sí­mil del re­la­to, al me­nos en sus pri­me­ros tuits. La idea que gri­ta nues­tra épo­ca y tie­ne ya va­rios años –“no hay que creer en las re­des so­cia­les”– se reac­tua­li­za en fe­nó­me­nos co­mo el de Bar­tual.

En tér­mi­nos de con­su­mo li­te­ra­rio, sor­pren­de que mi­llo­nes de usua­rios es­tén le­yen­do la mis­ma his­to­ria en for­ma­to di­gi­tal, du­dan­do de su ca­rác­ter fic­cio­nal. En tér­mi­nos fi­lo­só­fi­cos, la in­me­dia­tez del tiem­po pro­pia de la globalización fue la con­di­ción de po­si­bi­li­dad de la na­rra­ción y lec­tu­ra de una his­to­ria.

La reali­dad se ex­pan­de en la fic­ción que ha­bi­ta la mis­ma reali­dad; es (de)for­ma­da por ar­ti­lu­gios es­té­ti­cos pa­ra ha­cer­la más atrac­ti­va, o un pro­duc­to li­te­ra­rio. En tér­mi­nos de dis­fru­te, la pre­gun­ta se vuel­ve más in­tere­san­te. ¿Quié­nes dis­fru­ta­ron más de la his­to­ria de Bar­tual? ¿Los que sa­bían que se tra­ta­ba de una fic­ción o los que se de­ja­ron lle­var por lo ve­ro­sí­mil del re­la­to?

Reali­dad y fic­ción. Au­to­rre­tra­to de Ma­nuel Bar­tual, un his­to­rie­tis­ta que in­ven­tó una his­to­ria muy atrac­ti­va pa­ra mi­llo­nes de tui­te­ros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.