¿No te­nés na­da que ocul­tar?

La Voz del Interior - Número Cero - - Consumos Culturales - PA­BLO LEITES

El nom­bre de Troy Hunt no di­ce de­ma­sia­do. De he­cho, la ma­yo­ría de­be­rá goo­glear an­tes de sa­ber que es un aus­tra­liano con­si­de­ra­do en­tre los es­pe­cia­lis­tas en se­gu­ri­dad in­for­má­ti­ca más res­pe­ta­dos, ade­más del crea­dor de ‘;--ha­ve i been pw­ned?, el si­tio pa­ra co­no­cer so­bre fil­tra­cio­nes ma­si­vas de da­tos per­so­na­les.

Y co­mo tam­bién tie­ne cier­to es­pí­ri­tu al­truis­ta, po­ne su pá­gi­na a dis­po­si­ción pa­ra que cual­quie­ra en­tre y ve­ri­fi­que si su di­rec­ción de co­rreo (o la de un ami­go, no­via, pa­rien­te o lo que sea) apa­re­ce en al­gu­na de las ba­ses de da­tos que ca­da tan­to son fil­tra­das por

hac­kers po­co es­cru­pu­lo­sos. Es­ta se­ma­na, ‘;--ha­ve i been

pw­ned? se­gu­ra­men­te tu­vo uno de sus pi­cos de vi­si­tas, pues Hunt re­ve­ló lo que es has­ta aho­ra la ma­yor fil­tra­ción de di­rec­cio­nes de

e-mail y con­tra­se­ñas de la his­to­ria: fue­ron 711 mi­llo­nes de cuen­tas. Una de esas, la que uso en Hot­mail des­de que ten­go me­mo­ria de te­ner una ca­si­lla de co­rreo.

Cum­plí con la ru­ti­na de cam­biar la con­tra­se­ña (esa y la de to­dos los si­tios o ser­vi­cios web que ten­go aso­cia­dos a la mis­ma di­rec­ción), pu­bli­qué la no­ti­cia en la sec­ción “Tec­no­lo­gía” del dia­rio y me sen­té a es­pe­rar lo que –sa­bía– iba a su­ce­der.

Co­mo ca­da vez que se pu­bli­ca una no­ta re­la­cio­na­da con la se­gu­ri­dad y la pri­va­ci­dad de los da­tos en for­ma­to di­gi­tal, una por­ción im­por­tan­te de los co­men­ta­ris­tas de in­ter­net y re­des so­cia­les bus­ca la for­ma más ori­gi­nal de iro­ni­zar so­bre lo po­co im­por­tan­te que pue­de re­sul­tar es­piar­los. “Bah, si al fi­nal no ten­go na­da que ocul­tar”, sue­le ser el me­nos ori­gi­nal.

“¿No? Bueno, si no te­nés na­da que ocul­tar, ¿po­drías dar­me tu número de te­lé­fono, de­jar­me ac­ce­der a tu What­sApp, a tu re­su­men de cuen­ta ban­ca­ria, a tu his­to­ria clí­ni­ca, a los pa­gos de tar­je­ta y a las ubi­ca­cio­nes de GPS de la se­ma­na pa­sa­da?”, pre­gun­to men­tal­men­te, al bor­de de con­ver­tir­me en troll por un ra­to.

Si nos po­ne­mos en de­ta­llis­tas, la pri­va­ci­dad com­ple­ta no exis­te des­de el mo­men­to en que nues­tro pro­vee­dor de in­ter­net sa­be exac­ta­men­te a qué si­tios web en­tra­mos, con qué fre­cuen­cia y has­ta qué ti­po de por­no­gra­fía nos gus­ta (en el ca­so de que nos gus­te), sin im­por­tar que lo ha­ga­mos con el “mo­do in­cóg­ni­to” del na­ve­ga­dor.

Pe­ro de ahí a tri­via­li­zar las bre­chas de se­gu­ri­dad que ex­po­nen da­tos sen­si­bles, hay un mar de es­tu­pi­dez que no con­vie­ne na­ve­gar. Co­mo di­jo Ed­ward Snow­den, “ar­gu­men­tar que no nos mo­les­ta la fal­ta de pri­va­ci­dad por­que no te­ne­mos na­da que ocul­tar es equi­pa­ra­ble a sos­te­ner que no te­ne­mos pro­ble­ma con la cen­su­ra por­que no te­ne­mos na­da que de­cir”.

Hu­bo un per­so­na­je his­tó­ri­co que acu­ñó en 1933 la fra­se “si no te­nés na­da que ocul­tar, no te­nés na­da que te­mer”. Fue Jo­seph Goeb­bels, ministro de Pro­pa­gan­da del na­zis­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.