¿Cuántas pá­gi­nas has­ta ser Da­niel Link?

La Voz del Interior - Número Cero - - Reseñas - Gus­ta­voPa­blos gpa­blos@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

“¿Qué

tu­ve que leer pa­ra lle­gar a es­cri­bir es­te li­bro? O, me­jor di­cho: ¿qué es mi vi­da sino una su­ce­sión de lec­tu­ras (me­jor o peor he­chas), que se en­he­bra­ron un po­co por coac­ción, otro po­co por azar, en to­do ca­so por mé­to­do?”. Así co­mien­za La

lec­tu­ra. Una vi­da..., un fas­ci­nan­te y mi­nu­cio­so re­la­to in­tros­pec­ti­vo que le per­mi­te a Da­niel Link (fo­to) ex­po­ner el lu­gar que la lec­tu­ra ha ocu­pa­do en su vi­da, pe­ro tam­bién de có­mo le per­mi­tió ha­cer­se un lu­gar: en la fa­mi­lia, en las ins­ti­tu­cio­nes, en el mun­do.

El li­bro tra­za un ar­co que va des­de aquel niño de los años 1960 (mar­ca­do por un fa­lli­do diag­nós­ti­co neu­ro­ló­gi­co) has­ta el pre­sen­te del adul­to de­di­ca­do a la do­cen­cia, la in­ves­ti­ga­ción aca­dé­mi­cas y la es­cri­tu­ra li­te­ra­ria, pa­san­do por el pe­río­do de ac­ti­vi­dad edi­to­rial y el de periodismo cul­tu­ral.

Un niño que, sin te­le­vi­sor ni equi­po de au­dio, se in­cli­na vo­raz­men­te ha­cia la lec­tu­ra, del mis­mo mo­do que sus pa­dres, aje­nos a cual­quier cla­se de as­pi­ra­ción in­te­lec­tual, dispu­taban por ver quien leía más rá­pi­do las fic­cio­nes de la li­te­ra­tu­ra de quios­co.

Un niño que leía to­do lo que lle­ga­ba a sus ma­nos: las his­to­rie­tas del Pa­to Do­nald y los cuen­tos in­fan­ti­les ilus­tra­dos, las his­to­rias subidas de tono (pro­ve­nien­tes en gran par­te de los Cuen­tos de Can­ter­bury y del De­ca­me­ron) que su abue­la checa le con­ta­ba de no­che, y que, ya de ado­les­cen­te, des­cu­bre y se sor­pren­de con El prin­ci­pi­to y So­bre hé­roes y tum­bas, de Ernesto Sa­ba­to. Has­ta lle­gar, fi­nal­men­te, a la in­se­gu­ri­dad y el ma­les­tar que le pro­vo­ca­ron los cuen­tos de Bor­ges, y que aho­ra lo lle­van a de­cir que es­cri­bir y leer fun­cio­nan en el re­gis­tro del desafío: “Un es­cri­tor desafía a un lec­tor a que lo lea y el lec­tor desafía a otro lec­tor a que lea de otro mo­do”.

A su vez, co­mo fi­gu­ra com­ple­men­ta­ria, se de­tie­ne en los nom­bres de quie­nes ejer­cie­ron al­gún ti­po de tu­te­la pe­da­gó­gi­ca: des­de la se­ño­ri­ta Celia en la es­cue­la pri­ma­ria has­ta el ma­gis­te­rio de En­ri­que Pez­zo­ni en el pro­fe­so­ra­do del Joa­quín V. González, y los pos­te­rio­res de Ana María Barrenechea y El­vi­ra Ar­noux.

Nom­bres que es­tu­vie­ron cer­ca de él en di­ver­sas eta­pas de su for­ma­ción aca­dé­mi­ca y pro­fe­sio­nal: su­gi­rien­do lec­tu­ras, ela­bo­ran­do y pro­po­nien­do mar­cos y me­to­do­lo­gías de aná­li­sis, im­pul­san­do el es­tu­dio en pro­fun­di­dad de de­ter­mi­na­dos es­cri­to­res, co­mo Bor­ges y Walsh.

En el úl­ti­mo ca­pí­tu­lo, na­rra­do en ter­ce­ra per­so­na, el au­tor tra­za un bre­ve perfil de la re­la­ción in­te­lec­tual y de amis­tad con Ana Ama­do, Raúl An­te­lo, Die­go Ben­ti­veg­na y Syl­via Mo­lloy, en­tre otros, prin­ci­pal­men­te a tra­vés de la re­fle­xión que al­gu­nos de los tí­tu­los de es­tos en­sa­yis­tas e in­ves­ti­ga­do­res le han ge­ne­ra­do.

El re­co­rri­do se afa­na en mos­trar de qué ma­ne­ra los li­bros –y las di­ver­sas es­ce­nas de lec­tu­ra y, más ade­lan­te, de for­ma­ción– tu­vie­ron que ver con la ne­ce­si­dad del au­tor de si­tuar­se en el mun­do, de com­pren­der las de­ter­mi­na­cio­nes que ex­pli­ca­ban su vi­da y de las que de­bía li­brar­se “por la vía de la as­ce­sis que la lec­tu­ra pa­tro­ci­na”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.