De Sar­to­ri a La Ram­bla

Las imá­ge­nes del te­rror Có­mo se di­fun­de el ho­rror en los me­dios y en las re­des so­cia­les, una dis­cu­sión que na­die lo­gra ce­rrar, a 16 años del 11-S. ¿Só­lo po­de­mos en­ten­der cuan­do ve­mos?

La Voz del Interior - Número Cero - - Debate - Ju­lio Pe­rot­ti jpe­rot­ti@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

Con­si­de­re­mos que lo que pos­tu­la­ba el po­li­tó­lo­go ita­liano Gio­van­ni Sar­to­ri (1924-2017) es irre­ba­ti­ble: vi­vi­mos en una era en la que só­lo en­ten­de­mos lo que ve­mos y, por en­de, lo que no se ve no exis­te.

Aña­da­mos una hu­ma­ni­dad en la que las re­des so­cia­les ocu­pan ca­da se­gun­do de ca­da vi­da y que han con­ver­ti­do a la co­nec­ti­vi­dad en uno de los bie­nes más pre­cia­dos de hom­bres, mu­je­res y ni­ños que vi­ven en paí­ses desa­rro­lla­dos o los que es­tán en vías de ser­lo.

Fi­nal­men­te, ubi­qué­mo­nos en un mun­do in­ter­co­nec­ta­do en to­das sus for­mas, in­clu­si­ve las del te­rror, que gol­pea en cual­quier mo­men­to en cual­quier la­do y a la vis­ta de to­dos, tan­to co­mo los fe­nó­me­nos na­tu­ra­les.

¿Só­lo po­de­mos en­ten­der cuan­do ve­mos?

En es­te con­tex­to, en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción se man­tie­ne más abier­to que nun­ca el de­ba­te so­bre la pu­bli­ca­ción de imá­ge­nes que pue­den mos­trar el cos­ta­do más do­lo­ro­so de la reali­dad: las víc­ti­mas. Si esa dis­yun­ti­va era pro­fun­da en las ver­sio­nes im­pre­sas o en los in­for­ma­ti­vos de los ca­na­les, cu­yos pe­rio­dis­tas en ge­ne­ral tie­nen tiem­po pa­ra ana­li­zar las im­pli­ca­cio­nes, las ur­gen­cias del mi­nu­to a mi­nu­to y la de­man­da del clic fá­cil los de­ja­ron des­co­lo­ca­dos.

“Cuan­do ocu­rre una tra­ge­dia y los me­dios re­ci­ben fotos en tiem­po real, la ten­ta­ción de pu­bli­car una ima­gen de im­pac­to es gran­de, pe­ro es im­por­tan­te re­fle­xio­nar so­bre la per­ti­nen­cia de esa ima­gen, y so­bre to­do pen­sar en las víc­ti­mas y sus fa­mi­lia­res”, sos­tie­ne la pe­rio­dis­ta pe­rua­na Est­her Var­gas (@est­her­var­gasc en Twit­ter), en su blog Cla­ses de Pe­rio­dis­mo.

La dis­cu­sión de­to­na de in­me­dia­to: ¿y el res­pe­to a las víc­ti­mas? “No de­be­mos es­pe­rar que las au­dien­cias nos re­cuer­den que de­be­mos ser éti­cos en nues­tra la­bor, los pe­rio­dis­tas de­be­mos ser res­pe­tuo­sos de la preo­cu­pa­ción y el do­lor que em­bar­ga a las fa­mi­lias que son par­te de una tra­ge­dia”, sos­tie­ne Var­gas.

En­fren­te, otra lí­nea de pen­sa­mien­to sos­tie­ne que lo me­jor es ofre­cer una mi­ra­da abier­ta que, aun­que con al­gún cui­da­do, sir­va de to­que de aten­ción, en es­pe­cial cuan­do se tra­ta de tra­ge­dias hu­ma­ni­ta­rias y de te­rro­ris­mo.

Des­de aque­lla trans­mi­sión en vi­vo el 11 de sep­tiem­bre de 2001, cuan­do dos avio­nes des­tru­ye­ron las Torres Ge­me­las y to­dos pu­die­ron se­guir­lo pe­ro sin ver una so­la go­ta de san­gre, pe­se a los más de tres mil muer­tos, a las tra­ge­dias de es­tos tiem­pos, co­rrió mu­cha agua tur­bu­len­ta ba­jo el puen­te.

Dos ejem­plos a la mano.

Va­ya el pri­me­ro. Hu­bo dos fotos de Ay­lan Kur­di, de 3 años, quien en 2015 mu­rió aho­ga­do en una pla­ya de Tur­quía, tras el nau­fra­gio de dos em­bar­ca­cio­nes de re­fu­gia­dos si­rios. En una de ellas, se lo veía ti­ra­do en la pla­ya, con su ca­ri­ta mo­ja­da por el agua de mar. Otra, cuan­do lo lle­va un ofi­cial de sal­va­men­to y só­lo se ven sus pier­ni­tas col­gan­do de los bra­zos del hom­bre.

En ge­ne­ral, los me­dios im­pre­sos des­car­ta­ron la pri­me­ra y ape­la­ron a la se­gun­da. El ar­gu­men­to: al­can­za­ba pa­ra mos­trar la mag­ni­tud del dra­ma de esas mi­les y mi­les de per­so­nas, sin dis­tin­ción de edad, que se ju­ga­ban sus vi­das en bus­ca de un fu­tu­ro me­jor.

Des­de lue­go, aun cuan­do to­dos en el mun­do se mos­tra­ron con­mo­vi­dos, el dra­ma de los mi­gran­tes no ce­só; al con­tra­rio, se in­cre­men­tó de ma­ne­ra ex­po­nen­cial. Mi­les de muer­tes más se pro­du­je­ron en las aguas del Me­di­te­rrá­neo, en­tre ellas una enor­me can­ti­dad de me­no­res.

Un se­gun­do ejem­plo, en dos ca­pí­tu­los, tie­ne que ver con los efec­tos del te­rro­ris­mo.

En ju­lio pa­sa­do, la Fis­ca­lía de Pa­rís, en nom­bre de fa­mi­lia­res de víc­ti­mas, pi­dió en la Jus­ti­cia que la re­vis­ta Pa­ris Match re­ti­ra­ra de cir­cu­la­ción el nú­me­ro que con­te­nía imá­ge­nes de las cá­ma­ras de vi­gi­lan­cia so­bre el aten­ta­do que, un año an­tes en Ni­za, ha­bía ma­ta­do a 86 per­so­nas al ser atro­pe­lla­das por un yiha­dis­ta, que lan­zó un ca­mión por la ave­ni­da en la que cien­tos de per­so­nas iban a ver los fue­gos ar­ti­fi­cia­les de la fies­ta na­cio­nal fran­ce­sa.

Pe­ro el tri­bu­nal que in­ter­vino desoyó el pe­di­do pe­se a en­ten­der que dos de las fotos mues­tran des­de le­jos a víc­ti­mas en el ins­tan­te del ata­que. “La re­ti­ra­da de los quios­cos del nú­me­ro en cues­tión no cons­ti­tui­ría una me­di­da efi­cien­te, ya que di­cho nú­me­ro es­ta­ba ya en ven­ta”, ar­gu­men­tó.

Y tal vez en es­te pun­to es­té el eje de dis­cu­sión. ¿Qué ha­cer cuan­do las fo­to­gra­fías cir­cu­lan in­dis­cri­mi­na­da­men­te en in­ter­net, co­mo pue­de ver­se a po­co de que se goo­gleen los nom­bres de Ay­lan Kur­di o el de Pa­ris Match?

“La fo­to­gra­fía pe­rio­dís­ti­ca ca­re­ce de va­lor si no pro­du­ce im­pac­to. El pe­rio­dis­mo no se ha­ce pa­ra de­jar igual al lec­tor a la ho­ra del desa­yuno. Se tra­ta de con­mo­ver, con­mo­cio­nar, ha­cer re­fle­xio­nar. Pro­du­cir in­di­fe­ren­cia es el gran pe­ca­do que pue­de co­me­ter una pu­bli­ca­ción”, des­ta­ca Gon­zá­lez Bas­te­rra en Fo­to­gra­fía y do­lor. ¿Pu­bli­car o no pu­bli­car?

Otro es el pro­ble­ma cuan­do se es­tá vir­tual­men­te trans­mi­tien­do en vi­vo un he­cho de esas ca­rac­te­rís­ti­cas. Es­to ocu­rrió el pa­sa­do 17 de agos­to: una fur­go­ne­ta em­bo­ca­ba la par­te al­ta de La Ram­bla de Bar­ce­lo­na y cau­só la muer­te de 14 per­so­nas. Po­cos mi­nu­tos des­pués del he­cho, cir­cu­la­ba por What­sApp un vi­deo ab­so­lu­ta­men­te cruen­to, que mos­tra­ba a las víc­ti­mas aún ma­nan­do san­gre. Co­mo bien lo re­co­gió el dia­rio

La Van­guar­dia, “ape­nas ha­bían pa­sa­do unos mi­nu­tos del aten­ta- do (…) y las re­des so­cia­les ya eran un her­vi­de­ro de ma­te­rial: fotos de la zo­na, vi­deos de gen­te co­rrien­do y to­do ti­po de ma­te­rial grá­fi­co y au­dio­vi­sual de agen­tes de los Mos­sos d’Es­qua­dra en pleno ope­ra­ti­vo po­li­cial”.

En lo in­me­dia­to, la Po­li­cía ca­ta­la­na lla­mó a tra­vés de las mis­mas re­des a no di­fun­dir imá­ge­nes ni in­for­ma­ción no che­quea­da. ¿Las ra­zo­nes? Se pue­de en­tor­pe­cer una in­ves­ti­ga­ción po­li­cial; di­fun­dir no­ti­cias in­co­rrec­tas (jus­to en es­ta era de fa­ke news); re­ve­lar la iden­ti­dad de las víc­ti­mas, o sim­ple­men­te he­rir sen­si­bi­li­da­des y crear alar­ma gra­tui­ta.

Tam­bién, des­de lue­go, po­ten­ciar la ac­ción de los te­rro­ris­tas que si al­go pre­ten­den, jus­ta­men­te, es vi­si­bi­li­dad. En­tre es­tos, ope­ran mu­chos que go­zan del in­sano pla­cer de aler­tar so­bre ries­gos inexis­ten­tes o de se­ña­lar a per­so­nas con un de­do acu­sa­dor vir­tual, lo cual pue­de desatar una tra­ge­dia aún ma­yor.

Aquel men­sa­je de la Po­li­cía ca­ta­la­na se com­pren­dió de in­me­dia­to. A pun­to tal que, co­mo ha­bían he­cho los bel­gas en mar­zo, cuan­do lle­na­ron de pa­pas fri­tas las re­des pa­ra no di­fun­dir na­da del aten­ta­do, es­ta vez fue­ron las imá­ge­nes de sim­pá­ti­cos ga­tos.

¿Só­lo po­de­mos en­ten­der cuan­do ve­mos?

(Té­lam)

Aten­ta­do en Bar­ce­lo­na. Una de las imá­ge­nes más di­fun­di­das del ata­que te­rro­ris­ta que su­frió la ca­pi­tal ca­ta­la­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.