¿Quién to­ma el mar­ti­llo?

Geor­ge Or­well y el pre­sen­te La fa­mo­sa no­ve­la “1984” fue la ba­se de una con­tun­den­te pu­bli­ci­dad de Ma­cin­tosh ha­ce más de 30 años.

La Voz del Interior - Número Cero - - Lugares Comunes - Juan Pé­rez Gau­dio jp­gau­dio@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

En 1949 Geor­ge Or­well pu­bli­ca una de las no­ve­las de cien­cia fic­ción con­si­de­ra­da obra cum­bre de la li­te­ra­tu­ra mun­dial, 1984.

Re­su­mir­la, hoy, se­ría ca­si lo mis­mo que des­cri­bir la reali­dad en la que vi­vi­mos. Ob­ser­va­dos cons­tan­te­men­te por nues­tro en­torno co­no­ci­do y por una gran ma­sa de in­di­vi­duos des­co­no­ci­dos, en­tre­ga­mos nues­tra in­ti­mi­dad –que no sig­ni­fi­ca só­lo aque­llos te­mas sen­si­bles por los que nos sen­ti­mos vul­ne­ra­dos– a un ejér­ci­to de ojos que aprue­ban, desaprue­ban o ig­no­ran nues­tra pri­va­ci­dad pú­bli­ca.

La di­fe­ren­cia con 1984 es que en la no­ve­la la so­cie­dad era vi­gi­la­da por el ojo del Gran Her­mano.

In­men­sa sor­pre­sa se lle­va­ría Geor­ge Or­well si vie­ra que gran par­te de no­so­tros, en lu­gar de es­ca­par de ese con­trol, tal co­mo in­ten­ta­ban ha­cer­lo los pro­ta­go­nis­tas de la fic­ción, ne­ce­si­ta de la cons­tan­te eva­lua­ción del otro.

Pul­gar arri­ba, co­ra­zon­ci­tos, nú­me­ro de vi­si­tas, et­cé­te­ra, son los pa­rá­me­tros que van apro­ban­do o des­apro­ban­do nues­tro per­so­na­je ele­gi­do.

Al­guien co­no­ce, por ejem­plo y pa­ra no exa­ge­rar, sus ca­si mil ami­gos de Fa­ce­book o, sien­do me­nos po­pu­la­res, sus 300 de se­gui­do­res en Ins­ta­gram.

En 1984, el pen­sa­mien­to es­ta­ba des­ti­na­do a có­mo eva­dir esa mi­ra­da per­ma­nen­te cua­siin­qui­si­do­ra. Hoy, y sin con­de­nar las elec­cio­nes per­so­na­les, el pen­sa­mien­to es­tá de­di­ca­do a có­mo au­men­tar­la.

La no­ve­la fue un éxi­to y es un clá­si­co. El ar­gu­men­to de la obra de Or­well fue el con­cep­to de uno de los me­jo­res avi­sos pu­bli­ci­ta­rios de to­da la his­to­ria. Ma­cin­tosh –la em­pre­sa de Ste­ve Jobs– lan­zó en 1984 un co­mer­cial ti­tu­la­do 1984. Más allá del pro­duc­to que ven­día, em­pe­za­ba a co­mu­ni­car y a ha­cer tras­cen­der la fi­lo­so­fía de es­ta em­pre­sa.

Cien­tos de per­so­nas, gri­ses, con­tro­la­das, mie­do­sas e in­mó­vi­les es­tán fren­te a una gran pan­ta­lla don­de el ros­tro in­ti­mi­da­to­rio de una per­so­na (o un ¿sis­te­ma?) les ha­bla fir­me y con du­re­za: “Hoy ce­le­bra­mos el pri­mer glo­rio­so aniver­sa­rio de las Di­rec­ti­vas de Pu­ri­fi­ca­ción de In­for­ma­ción. He­mos crea­do, por pri­me­ra vez en la his­to­ria, un jar­dín de ideo­lo­gía pu­ra don­de ca­da obre­ro pue­de flo­re­cer a sal­vo de las pla­gas que pro­veen de pen­sa­mien­tos con­tra­dic­to­rios. Nues­tra Uni­fi­ca­ción del Pen­sa­mien­to es un ar­ma más po­de­ro­sa que cual­quier flo­ta o ar­ma­da so­bre la tie­rra. So­mos un pue­blo con una vo­lun­tad, una re­so­lu­ción, una cau­sa. Nues­tros enemi- gos ha­bla­rán en­tre sí has­ta su muer­te y no­so­tros los se­pul­ta­re­mos en su pro­pia con­fu­sión. ¡No­so­tros pre­va­le­ce­re­mos!”.

Mien­tras re­ci­ta su dis­cur­so, una mu­jer a co­lo­res co­rre rum­bo a la pan­ta­lla con un mar­ti­llo en la mano que ter­mi­na arro­jan­do con­tra aquel ros­tro ha­cien­do ex­plo­tar la ima­gen.

Lue­go de pre­sen­tar el pro­duc­to, apa­re­ce el lo­go de la man­za­ni­ta y el lo­cu­tor en off, di­ce: “Y ve­rás có­mo 1984 no es co­mo 1984”.

Han pa­sa­do más de 30 años de aquel co­mer­cial que in­vi­ta­ba a “pen­sar di­fe­ren­te”, es­lo­gan que lue­go usa­ría Ma­cin­tosh, y alen­ta­ba la pro­pa­ga­ción de esas pla­gas re­bel­des que nos ha­cían pen­sar.

Sin em­bar­go, 2017 se ase­me­ja mu­cho al mun­do de 1984.

La in­cóg­ni­ta, en­ton­ces, es sa­ber quién de no­so­tros se ani­ma hoy a co­rrer con un mar­ti­llo en la mano –me­ta­fó­ri­ca­men­te ha­blan­do– pa­ra aca­bar con­tra esa uni­fi­ca­ción del pen­sa­mien­to que nos sa­que el tra­je de per­so­na­jes pa­ra vol­ver a cal­zar­nos el de per­so­nas. Aun­que es­te ac­to de li­ber­tad re­ci­ba un “No me gus­ta”.

“1984”. La pu­bli­ci­dad de Ma­cin­tosh fue pro­yec­ta­da en va­rios ci­nes del mun­do al mis­mo tiem­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.