DIS­TIN­TO

¿Por qué las em­pre­sas con­tra­tan a psi­có­lo­gos, an­tro­pó­lo­gos o so­ció­lo­gos? ¿Qué ti­po de co­no­ci­mien­tos e ins­tru­men­tos les apor­tan es­tos pro­fe­sio­na­les aje­nos al mun­do de la pro­duc­ción y los ne­go­cios? Lo cuen­tan los pro­pios pro­ta­go­nis­tas.

La Voz del Interior - Número Cero - - Los Raros De Las Empresas - Be­ni­ta Cue­llar Es­pe­cial

Son mu­chos los mo­de­los teó­ri­cos y prác­ti­cos que tan­to la ad­mi­nis­tra­ción co­mo el mar­ke­ting uti­li­zan pa­ra ana­li­zar y me­jo­rar a las em­pre­sas. Esas or­ga­ni­za­cio­nes que a fi­nes del si­glo 19 y prin­ci­pios de 20 se ba­sa­ban en la es­truc­tu­ra del ejér­ci­to, la Igle­sia o la bu­ro­cra­cia es­ta­tal fue­ron cam­bian­do los mo­dos de ar­ti­cu­lar­se y de en­ten­der­se a sí mis­mas. En el pro­ce­so se trans­for­ma­ron en mo­to­res de la eco­no­mía y de la cul­tu­ra mun­dial.

Una de las cla­ves de la em­pre­sa co­mo or­ga­ni­za­ción ca­rac­te­rís­ti­ca del ca­pi­ta­lis­mo es su adap­ta­bi­li­dad y su fle­xi­bi­li­dad. El mun­do ha cam­bia­do mu­cho des­de que Henry Ford in­ven­tó la ca­de­na de mon­ta­je pa­ra fa­bri­car más rá­pi­do y de mo­do más ba­ra­to los Ford T, con el ob­je­ti­vo de que ca­da es­ta­dou­ni­den­se tu­vie­ra su pro­pio au­to. Y las em­pre­sas tam­bién cam­bia­ron, tan­to en sen­ti­do tec­no­ló­gi­co co­mo cul­tu­ral.

Ese cons­tan­te pro­ce­so de adap­ta­ción hi­zo que se abrie­ran al mun­do del co­no­ci­mien­to e in­cor­po­ra­ran sa­be­res que du­ran­te si­glos fue­ron aje­nos a la es­fe­ra de la pro­duc­ción y del mer­ca­do, co­mo la psi­co­lo­gía (en re­cur­sos hu­ma­nos), la so­cio­lo­gía (en el mar­ke­ting, la pu­bli­ci­dad), la co­mu­ni­ca­ción, la an­tro­po­lo­gía o la fi­lo­so­fía (en el aná­li­sis de los es­ce­na­rios fu­tu­ros y de la éti­ca de la res­pon­sa­bi­li­dad em­pre­sa­rial).

En el ca­so de Cór­do­ba, hay va­rios pro­fe­sio­na­les que tra­ba­jan en or­ga­ni­za­cio­nes em­pre­sa­ria­les a las que, en prin­ci­pio, sus es­tu­dios y sus es­pe­cia­li­za­cio­nes no los des­ti­na­ba. ¿Qué los lle­vó a in­cur­sio­nar en cam­pos dis­tin­tos a los su­yos? ¿Cuá­les son sus apor­tes? ¿Hay ám­bi­tos fér­ti­les que de­man­den sus co­no­ci­mien­tos y su ta­len­to crea­ti­vo?

Tan­to es­tos pro­fe­sio­na­les co­mo la em­pre­sas que los con­tra­ta­ron coin­ci­den en la im­por­tan­cia de una mi­ra­da dis­tin­ta a la ho­ra de desa­rro­llar ideas, pro­yec­tos e in­no­va­cio­nes. Un antropólogo in­no­va­dor

Ma­riano Jor­dan Kris­toff es antropólogo es­pe­cia­li­za­do en in­no­va­ción cul­tu­ral, tra­ba­ja y tra­ba­jó con em­pre­sas de ru­bros di­sí­mi­les, co­mo sa­lud, pro­duc­ción agro­pe­cua­ria, tec­no­lo­gía y ges­tión pú­bli­ca.

Su apor­te en es­tas áreas per­mi­te en­ten­der las pers­pec­ti­vas de la po­bla­ción, del usua­rio de al­gún pro­duc­to, de con­duc­tas, de va­ria­bles so­cio­cul­tu­ra­les y ana­li­zar los com­por­ta­mien­tos vin­cu­la­dos a un es­pa­cio fí­si­co con­cre­to. “De­pen­de de la ne­ce­si­dad. Por ejem­plo, si se re­quie­re me­jo­rar un cen­tro de aten­ción de sa­lud, se ven los com­por­ta­mien­tos de las per­so­nas me­dian­te la ob­ser­va­ción par­ti­ci­pan­te y et­no­grá­fi­ca. Es de­cir, te vas a ha­cer la fi­la a las 4 de la ma­ña­na, te po­nés en el lu­gar de la per­so­na que lo pa­de­ce, y eso te brin­da una in­for­ma­ción muy va­lio­sa”, re­la­ta.

“Yo ha­go in­no­va­ción cul­tu­ral, ge­ne­ro nue­vas so­lu­cio­nes que ten­gan en cuen­ta pers­pec­ti­vas y con­duc­tas de las per­so­nas pa­ra me­jo­rar pro­ce­sos y ex­pe­rien­cias de los usua­rios”, agre­ga Kris­toff.

Otra de sus con­tri­bu­cio­nes con­sis­te en ana­li­zar qué fa­lla y qué no en la in­ter­ac­ción de las per­so­nas con las (apli­ca­cio­nes). “En el mun­do tec­no­ló­gi­co, el antropólogo es cla­ve. La an­tro­po­lo­gía es muy cons­cien­te de los gran­des hi­tos de la hu­ma­ni­dad que ge­ne­ran cam­bios de com­por­ta­mien­tos. In­ter­net hoy es un hi­to que pro­du­ce cam­bios de com­por­ta­mien­tos muy di­ná­mi­cos”, des­ta­ca.

Tam­bién in­cur­sio­nó en la agroin­dus­tria, con un pro­yec­to de res­pon­sa­bi­li­dad social em­pre­sa­rial, brin­dan­do apo­yo a pe­que­ños apps agri­cul­to­res de oli­va­res de la zo­na de Cruz del Eje. Pien­sa que el apor­te del antropólogo pa­sa por en­ten­der los in­tere­ses, las ba­rre­ras cul­tu­ra­les y ela­bo­rar es­tra­te­gias pa­ra mi­ti­gar­las.

“Las em­pre­sas to­ma­ron muy bien mis ini­cia­ti­vas, ca­da dis­ci­pli­na tie­ne su desafío. En la me­di­da en que en­ten­dés lo que quie­re quien te con­tra­ta y ge­ne­rás una so­lu­ción efi­cien­te, el re­sul­ta­do es bueno. Con las com­pa­ñías que tra­ba­jo apren­do y apren­dí mu­cho, ca­da una tie­ne su pro­pia cul­tu­ra, sus pro­pios ri­tua­les, son co­mo pe­que­ñas tri­bus. Apren­dés sus cos­tum­bres, sus prác­ti­cas”, sub­ra­ya Kris­toff. La ges­tión cul­tu­ral en un mun­do fi­nan­cie­ro

Otras ex­pe­rien­cias son las de Gi­se­la Di Mar­co y Flo­ren­cia Gau­na, ges­to­ras cul­tu­ra­les e in­te­gran­tes de Ca­pi­tal Crea­ti­vo, que des­de ha­ce un año y me­dio coor­di­nan las pro­pues­tas de ca­rác­ter ar­tís­ti­co y cul­tu­ral de Ca­sa Na­ran­ja.

“Las em­pre­sas fi­nan­cie­ras, co­mo Na­ran­ja, se re­la­cio­nan con los clien­tes de una ma­ne­ra di­fe­ren­te, ofre­cien­do otros ca­na­les de

vin­cu­la­ción. Por ello, ne­ce­si­tan del ase­so­ra­mien­to pro­fe­sio­nal ade­cua­do pa­ra sa­ber el mo­do de es­ta­ble­cer­los”, ex­pre­sa Di Mar­co. El tra­ba­jo de ges­tión cul­tu­ral im­pli­ca víncu­los, ase­gu­ra Gau­na, con sec­to­res co­mo las aé­reas de mar­ke­ting y de re­cur­sos hu­ma­nos, y otros que tie­nen un cos­ta­do más crea­ti­vo. “Pu­di­mos desa­rro­llar un pro­duc­to dis­tin­to al que es­tán acos­tum­bra­dos ellos, que res­pon­de a pro­ce­sos con cier­ta ce­le­ri­dad. Con ne­ce­si­da­des y de­man­das den­tro del cam­po cul­tu­ral, con­cre­ta­mos nues­tros ob­je­ti­vos”, re­cal­ca. La ta­rea con la mar­ca es una opor­tu­ni­dad va­lio­sa, afir­ma Di Mar­co, por­que acom­pa­ña las trans­for­ma­cio­nes anua­les: “Pa­ra no­so­tras, es na­tu­ral la in­ter­dis­ci­pli­na y es un pla­cer en­con­trar un me­ca­nis­mo tan acei­ta­do pa­ra desa­rro­llar un pro­yec­to. Tar­je­ta Na­ran­ja se con­vier­te en ca­so tes­ti­go, y es uno de los ejem­plos me­jor lo­gra­dos de có­mo una or­ga­ni­za­ción que no es cul­tu­ral se une con una que sí lo es”. El ob­je­ti­vo es apro­ve­char las si­ner­gias en­tre los dis­tin­tos ac­to­res, afir­ma Di Mar­co. El sec­tor pri­va­do ha­bía par­ti­ci­pa­do tí­mi­da­men­te y aho­ra es con­tun­den­te el rol que pue­de asu­mir den­tro del cam­po cul­tu­ral, que no es com­pe­ti­ti­vo co­mo el que tie­ne una em­pre­sa fi­nan­cie­ra, sino coope­ra­ti­vo. “En esa in­ter­ac­ción, uno apren­de a mi­rar des­de otro lu­gar”, re­ve­la. A am­bas las sor­pren­de la lle­ga­da de pro­pues­tas cul­tu­ra­les a pú­bli­cos nue­vos y di­fe­ren­tes. Com­par­ten la ex­pe­rien­cia de tra­ba­jar en es­truc­tu­ras mu­cho más gran­des que por lo ge­ne­ral en lo cul­tu­ral no exis­ten.

Y pien­san que es una gran con­tri­bu­ción, que só­lo ar­ti­cu­lan­do la em­pre­sa ha­cia afue­ra se pue­de lo­grar un en­fo­que pro­duc­ti­vo pa­ra la com­pa­ñía y pa­ra el de­sa­rro­llo de la vi­da cul­tu­ral de la ciu­dad.

Psi­có­lo­go y ti­ti­ri­te­ro

Hay apor­tes de pro­fe­sio­na­les que son tan in­tere­san­tes co­mo crea­ti­vos. Es el ca­so de Car­los Szul­kin, psi­có­lo­go y ti­ti­ri­te­ro, que tra­ba­ja con Fun­da­ción Ar­cor, de la em­pre­sa Ar­cor.

“Se com­bi­na­ron los dos hu­mo­res”, des­li­za Szul­kin al ha­blar de En­tre­te­lo­nes, una pro­pues­ta del uso de tí­te­res co­mo he­rra­mien­ta so­cio­pe­da­gó­gi­cas en es­cue­las ru­ra­les.

La re­la­ción con la em­pre­sa co­men­zó en 2003, cuen­ta el psi­có­lo­go, con una pro­pues­ta de pro­ce­sos so­cia­les, edu­ca­ti­vos y par­ti­ci­pa­ti­vos. Se ex­pan­die­ron los ta­lle­res de tí­te­res pa­ra pro­mo­ver cier­tos apren­di­za­jes. La idea lle­gó a 60 es­cue­las.

En ese sen­ti­do, más allá de que Ar­cor se en­fo­ca en la in­fan­cia, tu­vo una pers­pec­ti­va muy am­plia, de cons­tan­te apren­di­za­je, de re­vi­sión, de re­la­ción con los ac­to­res, des­ta­ca Szul­kin.

“Po­ne a la com­pa­ñía en una re­la­ción hu­ma­na con el en­torno, con las co­mu­ni­da­des. Que Ar­cor tra­ba­je con la pers­pec­ti­va de la in­fan­cia es una con­tri­bu­ción in­tere­san­te. La ha­ce sus­ten­ta­ble, pe­ro a las co­mu­ni­da­des tam­bién”, ase­gu­ra.

Los pro­ce­sos fue­ron ar­duos, ase­gu­ra el psi­có­lo­go, pues de­bió po­ner­se de acuer­do con dis­tin­tos ac­to­res de la em­pre­sa. “Fue muy ri­co e in­tere­san­te po­der ha­blar de edu­ca­ción y de in­fan­cia con un in­ge­nie­ro in­dus­trial, un ad­mi­nis­tra­ti­vo o un res­pon­sa­ble de se­gu­ri­dad de la plan­ta”, cuen­ta.

Tam­bién se re­la­cio­nó con equi­pos que par­ti­ci­pan en la ela­bo­ra­ción de en­va­ses (Car­to­cor). En ese con­tex­to sur­gió la idea de ha­cer tea­tro de tí­te­res. “Fue in­tere­san­te por­que pu­di­mos cons­truir bas­tan­tes con ellos. Fue no­ve­do­so”, re­ve­la.

“Si bien Ar­cor se de­di­ca a la pro­duc­ción de ali­men­tos, ca­da fa­bri­ca tie­ne su pro­pia reali­dad. Exis­ten mu­chas in­fan­cias co­mo con­tex­tos”, cuen­ta Szul­kin, quien aho­ra ase­so­ra a la Fun­da­ción de ma­ne­ra ex­ter­na.

El psi­có­lo­go ven­de­dor

Gon­za­lo Ni­naus es psi­có­lo­go y ac­tual Ge­ren­te de Ta­len­to pa­ra la re­gión Aus­tral de Kim­berl­yC­lark, una em­pre­sa de pro­duc­tos pa­ra la hi­gie­ne y el cui­da­do per­so­nal.

Su apor­te a la em­pre­sa, des­de ha­ce dos años, es for­mar un perfil de re­cur­sos hu­ma­nos con co­no­ci­mien­tos en el ne­go­cio. Apor­ta una mi­ra­da un po­co más pro­fun­da acer­ca del com­por­ta­mien­to de la or­ga­ni­za­ción y sus in­di­vi­duos.

Él mis­mo for­mó par­te del equi­po de ven­tas. “Du­ran­te más de un año, tu­ve a car­go una car­te­ra de clien­tes y mi fun­ción era vi­si­tar­los pa­ra em­pa­par­me en el ofi­cio. Mi pro­fe­sión me per­mi­tió re­la­cio­nar­me de for­ma flui­da, más allá de la re­la­ción co­mer­cial exis­ten­te. Hoy es­toy más ca­pa­ci­ta­do pa­ra dia­lo­gar jun­to al equi­po co­mer­cial, ha­blan­do el mis­mo idio­ma”, ad­mi­te Ni­naus.

El área de ven­tas con­tri­bu­yó al co­no­ci­mien­to del ne­go­cio que su pro­fe­sión ca­re­ce. Am­plió su vi­sión ge­ne­ral de las or­ga­ni­za­cio­nes. A su vez, lo ayu­dó a re­la­cio­nar­se con di­fe­ren­tes sec­to­res de la in­dus­tria, co­mo el em­pre­sa­rial y el gre­mial. “Creo fir­me­men­te que cuan­to más re­la­ción y en­ten­di­mien­to ha­ya en­tre los di­fe­ren­tes sec­to­res, más be­ne­fi­cio­so se­rá el re­sul­ta­do”, acep­ta Ni­naus.

(ilustración de leicia Gotlibowski)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.