Lo que el vien­to nos de­jó

Desas­tres na­tu­ra­les El pa­so del hu­ra­cán Ir­ma por Es­ta­dos Uni­dos con­fir­mó la fas­ci­na­ción del pú­bli­co por mi­rar ca­tás­tro­fes en tiem­po real.

La Voz del Interior - Número Cero - - Lugares Comunes - Er­nes­ti­na Godoy

Una de las ba­ta­llas que es­tán des­ti­na­das al fra­ca­so de an­te­mano es la que el hom­bre em­pren­de con­tra la na­tu­ra­le­za. Aun­que no siem­pre es de­fi­ni­da en es­tos tér­mi­nos, el in­ten­to de con­tro­lar­la res­pon­de a la mis­ma ló­gi­ca. Pe­ro exis­ten ca­sos en los que la ma­ni­pu­la­ción es im­po­si­ble, y allí so­la­men­te se pue­de to­mar asien­to como es­pec­ta­dor.

Los hu­ra­ca­nes Ir­ma y Jo­sé son ejem­plos re­cien­tes de la fas­ci­na­ción que ejer­ce la des­truc­ción ma­si­va de la na­tu­ra­le­za. Los me­dios de no­ti­cias rea­li­za­ron co­ber­tu­ras ex­ce­si­vas, e in­clu­so me­dios ar­gen­ti­nos se de­ja­ron atra­par por pa­ra­noia que rei­na­ba en Es­ta­dos Uni­dos (otros paí­ses no pa­re­cen ge­ne­rar ver­da­de­ra em­pa­tía).

Du­ran­te un fin de se­ma­na, todos los ho­ga­res se pla­ga­ron de imá­ge­nes de cine ca­tás­tro­fe que azo­ta­ban las man­sio­nes del Ca­ri­be y ex­po­nían cru­da­men­te la pre­ca­rie­dad de los po­bres. De re­pen­te cual­quier ciu­da­dano era ex­per­to en tra­yec­to­rias de vien­tos, re­co­no­cía los cin­co ti­pos de hu­ra­ca­nes, com­pa­ra­ba el pre­cio del agua em­bo­te­lla­da con la hi­pó­te­sis de que su país ja­más to­le­ra­ría un fe­nó­meno se­me­jan­te.

Las imá­ge­nes fas­ci­na­ban y asus­ta­ban por igual. Todos re­za­ban por la vi­da del no­te­ro-me­teo­ró­lo­go, pe­ro hu­bie­se si­do mor­bo­sa­men­te in­tere­san­te ver­lo, al me­nos, tro­pe­zar en me­dio de la tor­men­ta y sen­tir más preo­cu­pa­ción por él. Esos dos sen­ti­mien­tos mue­ven al es­pec­ta­dor por­que tie­ne el ins­tru­men­tal in­te­lec­tual para re­co­no­cer la pre­sen­cia de lo su­bli­me, al­go que Im­ma­nuel Kant ex­pli­có ha­ce va­rios años.

Lo su­bli­me se pre­sen­ta allí don­de la ima­gi­na­ción ex­ce­de el al­can­ce de la ra­zón, pe­ro al mis­mo tiem­po guar­da una re­la­ción con ella que im­pi­de su re­cha­zo por in­com­pren­si­ble. El re­sul­ta­do de la ex­pe­rien­cia de lo su­bli­me es la ele­va­ción de las fa­cul­ta­des del al­ma.

¿Por qué esa sed de hu­ra­ca­nes, tsu­na­mis y te­rre­mo­tos? Lo atrac­ti­vo no es la si­lue­ta del em­bu­do de vien­to en el horizonte, ni el mu­ro de agua que se ave­ci­na a una ciudad –eso pue­de ver­se en pe­lí­cu­las con buen pre­su­pues­to–. El po­der hip­nó­ti­co lo tie­nen los res­tos, la des­truc­ción que de­ja a su pa­so; in­tere­san la can­ti­dad de muer­tos, de ca­sas irre­cu­pe­ra­bles y los tes­ti­mo­nios de so­bre­vi­vien­tes.

Al igual que los pri­me­ros mi­tos que ayu­da­ron a la es­pe­cie hu­ma­na a en­ten­der qué su­ce­día a su al­re­de­dor, se con­si­de­ra que la na­tu­ra­le­za apli­ca jus­ti­cia de un mo­do di­fí­cil de en­ten­der. Se­du­ce la po­si­bi­li­dad de vol­ver a sen­tir lo su­bli­me, a re­gre­sar a ese es­pa­cio de in­sig­ni­fi­can­cia hu­ma­na que en­san­cha el es­pí­ri­tu.

Vien­to en pantalla. Desde la cuen­ta re­gre­si­va, has­ta el desas­tre con­su­ma­do. Ir­ma pa­só por TN, con los re­la­tos de Jo­sé Bian­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.