Sin ber­mu­das no hay ja­que ma­te

La Voz del Interior - Número Cero - - Lugares Comunes - Juan Car­los Ca­rran­za HIS­TO­RIAS DE AJEDREZ

Los or­ga­ni­za­do­res de tor­neos de ajedrez se aga­rran la ca­be­za ca­da vez que de­ben li­diar con aje­dre­cis­tas za­pa­rras­tro­sos en las sa­las de jue­go.

Hay una co­lec­ción de gran­des ju­ga­do­res –y de malos ex­po­nen­tes tam­bién– que no tie­nen a la du­cha ni a la ves­ti­men­ta co­mo pa­sa­tiem­po pre­fe­ri­do.

El maes­tro cor­do­bés Fer­nan­do Ber­to­na cuen­ta que du­ran­te su es­tan­cia en Eu­ro­pa, en una oca­sión, tu­vo que so­por­tar el fuer­te mal olor que des­pe­día un gran maes­tro ru­mano mien­tras ju­ga­ban su par­ti­da.

Pe­ro el te­ma co­bró gran no­to­rie­dad ha­ce po­cos días, en una de las rondas de la Co­pa del Mun­do que con­ti­núa dis­pu­tán­do­se en Ti­flis, la ca­pi­tal de Geor­gia.

El in­ci­den­te fue pro­ta­go­ni­za­do por el jo­ven gran maes­tro ca­na­dien­se An­ton Ko­val­yov (25), quien se for­mó aje­dre­cís­ti­ca­men­te en Ar­gen­ti­na.

An­ton ve­nía de de­rro­tar al ex­cam­peón del mun­do Vishy Anand y se dis­po­nía a ju­gar la ter­ce­ra ron­da fren­te a Maxim Rodsh­tein. Pe­ro To­masz De­le­ga, el ár­bi­tro ge­ne­ral del torneo, le pi­dió que cam­bia­se las ber­mu­das cua­dri­cu­la­das por otro pan­ta­lón “más de­cen­te”.

De­le­ga se apo­yó en el ar­tícu­lo 8.1 del ma­nual de Fe­de­ra­ción In­ter­na­cio­nal de Ajedrez (Fi­de) que es­ti­pu­la: “To­dos los ju­ga­do­res de ajedrez de­ben te­ner cui­da­do de su apa­rien­cia per­so­nal. La ima­gen del ju­ga­dor de ajedrez de­be ser dig­na y ves­tir­se co­rrec­ta­men­te. No só­lo mos­tra­ría res­pe­to por el jue­go, sino tam­bién a los pa­tro­ci­na­do­res, po­ten­cia­les o no, para que val­ga la pe­na gas­tar su di­ne­ro”.

El cues­tio­na­mien­to sor­pren­dió a Ko­val­yov, pues lle­va­ba ya dos rondas ju­gan­do con la mis­ma in­du­men­ta­ria. Aun­que la po­lé­mi­ca ter­mi­nó de ex­plo­tar cuan­do el pre­si­den­te de Fi­de-Eu­ro­pa, Zu­rab Zu­rab Az­mai­pa­rash­vi­li, se su­mó a la dis­cu­sión e in­cre­pó al jo­ven maes­tro: “¡Pa­re­ces un gi­tano!”.

An­te se­me­jan­te im­pro­pe­rio, An­ton de­ci­dió aban­do­nar la Co­pa del Mun­do y ha­cer pú­bli­co su des­con­ten­to en las re­des so­cia­les.

An­te­ce­den­tes

En abril pa­sa­do tam­bién se pro­du­jo un in­ci­den­te del mis­mo ti­po, cuan­do los or­ga­ni­za­do­res de un torneo na­cio­nal de ajedrez en Ma­la­sia obli­ga­ron (y hu­mi­lla­ron) a una ni­ña de 12 años a cam­biar de ves­ti­do por con­si­de­rar que era “ten­ta­dor des­de cier­to án­gu­lo”.

Para al­gu­nos, la ob­se­sión por el buen ves­tir en el ajedrez vie­ne del di­cho que sos­tie­ne que se tra­ta de un “jue­go de ca­ba­lle­ros”.

El cu­bano José Raúl Ca­pa­blan­ca, ade­más de ser un ge­nio en el ta­ble­ro, era un ejem­plo de ele­gan­cia. Siem­pre lu­cía im­pe­ca­bles tra­jes y su atrac­ti­vo na­tu­ral ha­cía sus­pi­rar a las mu­je­res que con­cu­rrían a los tor­neos.

Quien se atre­vió a desafiar esa cos­tum­bre en aque­lla épo­ca, pe­ro a la in­ver­sa, fue la gran ju­ga­do­ra ale­ma­na So­nia Graf, quien jugaba con tra­je de hom­bre para ha­cer vi­si­ble el ma­chis­mo im­pe­ran­te en el ajedrez. Ella fue, sin du­das, la ma­yor lu­cha­do­ra por la li­ber­tad y por la igual­dad de gé­ne­ro en­tre hom­bres y mu­je­res.

Co­mo se ve, la ves­ti­men­ta tie­ne un re­cua­dro des­ta­ca­do en la prác­ti­ca del jue­go cien­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.