La fic­ción tie­ne ra­zón

La Voz del Interior - Número Cero - - Columna - Ro­ge­lio De­mar­chi Es­pe­cial

Cuan­do las cien­cias se re­de­fi­nie­ron en oposición al ar­te, se des­vin­cu­ló a la li­te­ra­tu­ra de la pro­duc­ción de co­no­ci­mien­to. La fic­ción que la ca­rac­te­ri­za, en con­se­cuen­cia, fue iden­ti­fi­ca­da co­mo lo que no tie­ne ni ex­pre­sa “vo­lun­tad de ver­dad”; al no ser al­go ver­da­de­ro, pe­ro tam­po­co fal­so, se­ría otra co­sa muy dis­tin­ta: un jue­go de la ima­gi­na­ción, una con­je­tu­ra, sin más pre­ten­sión que el pla­cer es­té­ti­co.

Ese rí­gi­do es­que­ma ha si­do ana­li­za­do des­de dis­tin­tas pers­pec­ti­vas, por his­to­ria­do­res y fi­ló­so­fos, en las úl­ti­mas dé­ca­das. Paul Vey­ne, Paul Ri­coeur y Hay­den Whi­te son al­gu­nos de los que bus­ca­ron po­ner en cri­sis la se­pa­ra­ción en­tre la his­to­ria y la li­te­ra­tu­ra. Aho­ra le to­ca el turno al his­to­ria­dor Ivan Ja­blon­ka. En La his­to­ria es una li­te­ra­tu­ra con­tem­po­rá­nea sos­tie­ne que “la li­te­ra­tu­ra no es ne­ce­sa­ria­men­te el reino de la fic­ción” y que “la his­to­ria es más li­te­ra­ria de lo que pre­ten­de”. Con to­do, su pro­vo­ca­dor (y con­vin­cen­te) plan­teo se pre­sen­ta co­mo “una re­fle­xión so­bre los gé­ne­ros” que le per­mi­te “su­ge­rir una po­si­bi­li­dad”. Se­gún una de sus for­mu­la­cio­nes, “la his­to­ria es tan­to más cien­tí­fi­ca cuan­to más li­te­ra­ria es”.

Ja­blon­ka ex­pli­ca có­mo eran las co­sas an­tes de esa gran di­vi­sión y en qué con­tex­to se pro­du­jo. Su aná­li­sis del 1800, épo­ca en la que lee una fuer­te “com­pe­ten­cia” en­tre la his­to­ria na­cio­nal y la no­ve­la rea­lis­ta, es muy in­tere­san­te, pues am­bas –ad­vier­te– ri­va­li­za­ban en “el ob­je­ti­vo de ver­dad, la ca­pa­ci­dad de des­ci­fra­mien­to, la epi­fa­nía de pue­blo, la re­ge­ne­ra­ción del pa­sa­do”. Y si tu­vie­se que pre­miar a uno de esos pro­yec­tos, no du­da­ría: “El es­cri­tor no só­lo rea­li­za un tra­ba­jo más di­fí­cil que el his­to­ria­dor, sino que sus no­ve­las son más au­tén­ti­cas, más de­mos­tra­ti­vas; en su­ma, más ver­da­de­ras”.

En­ton­ces, en aque­llos no­ve­lis­tas ha­bía un es­pí­ri­tu cien­ti­fi­cis­ta, aun­que sus con­trin­can­tes se lo ne­ga­sen. Si lle­ga­mos a esa con­clu­sión, nos to­ca­ría a no­so­tros, hoy, re­co­no­cer­lo. A esa reivin­di­ca­ción apunta el seg­men­to cen­tral del en­sa­yo: a de­mos­trar que la fic­ción, cuan­do es­tá sos­te­ni­da por un “ra­zo­na­mien­to his­tó­ri­co”, ex­ce­de la de­fi­ni­ción de li­te­ra­tu­ra y se pro­yec­ta so­bre el cam­po de la his­to­ria, lo mis­mo que el pe­rio­dis­mo o la cró­ni­ca de un via­je, por­que “la his­to­ria (co­mo ra­zo­na­mien­to) es­tá pre­sen­te en ac­ti­vi­da­des que no tie­nen na­da de his­tó­ri­co”.

Ese ra­zo­na­mien­to his­tó­ri­co, a tra­vés de una se­rie de ope­ra­cio­nes, ha­ce emer­ger la ver­dad. Y una fic­ción pue­de trans­mi­tír­se­la a un lec­tor con una ins­tan­ta­nei­dad que la his­to­ria no po­see. Es­to no sig­ni­fi­ca que ha­ya que abo­lir la fron­te­ra en­tre reali­dad y fic­ción, sino al­go más atrac­ti­vo: acep­tar que exis­te una li­te­ra­tu­ra de lo real y que la his­to­ria pue­de asu­mir la ex­pe­ri­men­ta­ción li­te­ra­ria.

La his­to­ria es una li­te­ra­tu­ra con­tem­po­rá­nea Ivan Ja­blon­ka Fon­do de Cultura Eco­nó­mi­ca, 2017

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.